Altertango en Tocatas Mil 2019: una noche para la transversalidad del tango

Altertango en Tocatas Mil 2019: una noche para la transversalidad del tango
Centro Cultural Gabriela Mistral, 10 de enero 2019.

Por Constanza Paredes.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Con un inicio melancólico y con sonidos duros y cortantes suavizado por la destreza de la violinista, el Quinteto del Revés abrió la noche porteña traída a la capital, con bandoneón, guitarra, contrabajo, violín y piano, todos fuimos sumidos en esta fatídica melodía en 3/4, que llena de intensidad el ambiente y por su puesto con ayuda de la voz del vocalista que le da el toque clásico a la canción con la que comienzan, una vez oí que si la voz no es grave y profunda no es tango, al parecer es así, porque su vozarrón fue como escuchar el eco de las profundidades del espíritu. Su penúltima canción deja ver partes de “El pueblo unido”, tema que dedicaron a los trabajadores del GAM, que están pasando por momentos difíciles y de movilización. Un hermoso comenzar para esta noche apertura de Tocatas Mil y que mostró un poco del trabajo de su disco Tango de porfía.

Con la sala 1 del GAM llena en casi su totalidad, aparecen e inician sus toques musicales de manera estruendosa los de Altertango, tal como dice el nombre de la canción primera que eligieron, “El Arrebato”, llegaron para arrebatarnos suspiros y asombro por tan buena puesta en escena desde el comienzo. El sonido sella esta noche de jueves que promete sensualidad a través de la voz de Marianela Martín, quien los acompaña en la tercera canción, que da espacio a una melodía más tranquila y con toques más dulces del bandoneón que se ha robado la película de este inicio intenso y con destellos de Argentina y ganas de café y tabaco en el ambiente. Rocío, del quinteto del revés se une al cuarteto de mendocinos y le da continuidad a la noche tanguera.

La banda se acerca a las dos décadas tocando tango alternativo, contemporáneo o del siglo XXI como lo llamaron ellos, experiencia que muestran en la comunicación musical que tienen en el escenario, donde con miradas y zapateos van marcando los compases y siguiendo la partitura mental de cada canción. Probablemente el único otro escenario donde se disfrutaría igual o más que aquí estos sonidos y ritmos sería en una plazoleta de algún lugar con una copa de vino en mano, pero esta sala ajusta este espacio que se vuelve íntimo y nos da espacio y comodidad para la avasalladora tempestad que se genera con cada nota y ritmo, canciones que sin necesidad de letras hacen pensar en historias, quizás desde la nostalgia que de manera innata provoca.

Una de las cosas lindas del tango son esos momentos ruidosos y como de tormenta que después llaman a la calma, como navegar a mar abierto y sentir lo que es atravesar a remo una ola: angustia, susto, pero con la calma y tranquilidad apareciendo de un momento a otro. Altertango con sus canciones tienen la característica de explorar límites, nos muestra un mundo no explorado por las generaciones más jóvenes probablemente y que reinventa la música tradicional argentina, con historias del tango y de milongas, como en la canción “Remolino de Recuerdos”, que con su ritmo rápido habla de un domingo y una chica, convirtiendo la simpleza de su historia en una fogosa y energética canción que generó movimiento en los presentes y fuertes aplausos al llegar al fin.

Sus canciones hablan de panoramas domingueros, se inspiran en sonidos de pájaros mendocinos, pero también albergan la posibilidad de hablar sobre tópicos sociales que reflejan el ahora, como en “Fuga de Suerte”, que según lo que comenta la cabecilla de la banda, está inspirada en el triste pasar argentino y que también se puede extrapolar a otros lugares como una generalidad, que quizás no tiene que ver con la suerte, pero sí hay fuga de algo, como si las oportunidades no aparecieran nunca, una firme canción con figuras que resonarán en los oyentes.

Uno de los momentos más interesantes y esperados por algunos fue cuando Rulo apareció para acompañar con una de las canciones de su disco Vendaval, en donde con un vals disfrazado de milonga hizo vibrar a todos en la noche. También compartieron escenario con Raimundo Santander, quien mostró gran destreza en la guitarra y dio su toque personal a la canción “Sin Palabras”. Fue así como lo mágico de la música pudo traer por un instante lo lindo del otro lado de la cordillera y hacernos sentir que el tango está más vivo que nunca sin la necesidad de situarlo en una época específica, Altertango nos mostró que el tango y la milonga son transversales a los tiempos, siglos y generaciones.

Setlist:
El arrebato
Madrugón
Conspiración
Buenos andes
Reflejo
El arte de la espera
Sie7e cuchillos
Remolino de recuerdos
Fuga de suerte
Tu misterio
Las palabras
La sal, la herida
Dale!
Milonga negra

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Altertango en Tocatas Mil 2019: una noche para la transversalidad del tango Centro Cultural Gabriela Mistral, 10 de enero 2019. Por Constanza Paredes. Fotografías por Francisco Aguilar A. Con un inicio melancólico y con sonidos duros y cortantes suavizado por la destreza de la violinista, el Quinteto del Revés abrió la noche porteña traída a la capital, con bandoneón, guitarra, contrabajo, violín y piano, todos fuimos sumidos en esta fatídica melodía en 3/4, que llena de intensidad el ambiente y por su puesto con ayuda de la voz del vocalista que le da el toque clásico a la canción con la que comienzan, una vez oí que si la voz no es grave y profunda no es tango, al parecer es así, porque su vozarrón fue como escuchar el eco de las profundidades del espíritu. Su penúltima canción deja ver partes de “El pueblo unido”, tema que dedicaron a los trabajadores del GAM, que están pasando por momentos difíciles y de movilización. Un hermoso comenzar para esta noche apertura de Tocatas Mil y que mostró un poco del trabajo de su disco Tango de porfía. Con la sala 1 del GAM llena en casi su totalidad, aparecen e inician sus toques musicales de manera estruendosa los de Altertango, tal como dice el nombre de la canción primera que eligieron, "El Arrebato", llegaron para arrebatarnos suspiros y asombro por tan buena puesta en escena desde el comienzo. El sonido sella esta noche de jueves que promete sensualidad a través de la voz de Marianela Martín, quien los acompaña en la tercera canción, que da espacio a una melodía más tranquila y con toques más dulces del bandoneón que se ha robado la película de este inicio intenso y con destellos de Argentina y ganas de café y tabaco en el ambiente. Rocío, del quinteto del revés se une al cuarteto de mendocinos y le da continuidad a la noche tanguera. La banda se acerca a las dos décadas tocando tango alternativo, contemporáneo o del siglo XXI como lo llamaron ellos, experiencia que muestran en la comunicación musical que tienen en el escenario, donde con miradas y zapateos van marcando los compases y siguiendo la partitura mental de cada canción. Probablemente el único otro escenario donde se disfrutaría igual o más que aquí estos sonidos y ritmos sería en una plazoleta de algún lugar con una copa de vino en mano, pero esta sala ajusta este espacio que se vuelve íntimo y nos da espacio y comodidad para la avasalladora tempestad que se genera con cada nota y ritmo, canciones que sin necesidad de letras hacen pensar en historias, quizás desde la nostalgia que de manera innata provoca. Una de las cosas lindas del tango son esos momentos ruidosos y como de tormenta que después llaman a la calma, como navegar a mar abierto y sentir lo que es atravesar a remo una ola: angustia, susto, pero con la calma y tranquilidad apareciendo de un momento a otro. Altertango con sus canciones…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario