Angra en Club Blondie: Un sonido Ømnipresente

Angra en Club Blondie: Un sonido Ømnipresente
9 de junio 2018.

Por Guillermo Ziem.
Fotografías por Javier Martínez.

La helada noche del sábado fue el momento y nuestro reconocido Club Blondie, el lugar, para el retorno en grande a nuestro país de Angra, reconocida banda paulista que ha recorrido el mundo matizando el heavy-power metal con una complicidad y acompañamiento bien elaborado y afiatado entre sus miembros y que, a lo largo de 27 años de carrera musical y 16 álbumes de estudio se ha caracterizado por reinventarse constantemente. En esta ocasión, de hecho, llegaron a presentarnos su última placa, ØMNI.

Al grano. Un frío importante, pero soportable, ese fue el ambiente que nos recibió para disfrutar de uno de los buenos espectáculos de rock que se mantienen girando en la actualidad. A las 21 horas en punto sube a escena Angra, encabezado por su fundador Rafael Bittencourt y la inconfundible voz de Fabio Lione (icónico vocalista de Rhapsody), en un local lleno, ansioso y expectante. Una bomba de tiempo que detonó al son de “Nothing to Say” de 1996, pero que gracias a la capacidad camaleónica de la banda suena siempre fresca; le siguen “Travelers of Time”, del disco que vinieron a presentar para continuar con “Angels And Demons”, en una triada importante que se paseó por todas las escalas y acordes posibles en cada uno de los instrumentos ejecutados por los integrantes de la agrupación. Cabe señalar que durante este inicio del show, Lione se vio muy desconcentrado debido a problemas en su retorno in-ear y, aparentemente, también con la batería de su sistema inalámbrico de amplificación, pero como buen profesional y frontman, continuó el show poniendo en práctica toda la sagacidad de líder que lleva de manera innata, mientras sus técnicos solucionaban el impase.

Pese a lo anterior, Angra se lució mostrando material de aproximadamente ocho de sus dieciséis álbumes de estudio, incluyendo en el show temas como “Newborn Me”, “Time” y “Light of trascendence”, además de mantener una particular forma de acercarse al público hablándoles en español e inglés alternadamente. No hay duda de que la banda se muestra como lo que es: un bastión realmente profesional del espectáculo musical.

Quizás uno de los aspectos más llamativos durante todo el show fue la performance del baterista Bruno Valverde, joven que está a cargo de la base rítmica de Angra y que con solo 27 años, los mismos que tiene de vida la banda, se posiciona como un instrumentista sólido y preciso en su ejecución, dueño de un dominio del tiempo y técnica única, además de una gran simpatía con el público del que fue cómplice acompañando con su instrumento el ritmo de los cánticos de la fanaticada con los que se celebró cada segundo del concierto, lo que claramente lo deja como un grande en su área. Cuento aparte es Felipe Andreoli, quien con su bajo Fretless de 6 cuerdas hace todo lo que está a su alcance por no morir en el intento de ser un gran músico, lográndolo con creces por medio de una técnica móvil entre slap, tapping y tocando sin uso de uñetas, logrando generar atmósferas puras pocas veces alcanzadas de manera tan agraciada como lo realiza él.

Los paulistas continuaron con un show impecable en que los puntos neurálgicos de su carrera fueron interpretados de manera íntegra y próspera: se lucieron con “Black Widow Web”, single de ØMNI, así como clásicos de las épocas de Matos y Falaschi, sin dejar a un lado los aportes históricos de Kiko Lureriro (actual Megadeth), entre sus más reconocibles miembros anteriores. En esa línea, Rafael Bittencourt, como único integrante fundador que permanece en la banda, fue el encargado de celebrar a sus antiguos compañeros, reconociendo en ellos el aporte a Angra y a su historia, enalteciéndolos con una hidalguía digna de replicar en muchas otras agrupaciones. Demás está decir que también fue el encargado de presentar la actual alineación, que además de los ya mencionados Valverde, Andreoli y Lione contempla a Marcelo Barbosa en guitarra. Una formación de lujo para una muestra de heavy-power metal con matices progresivos impresionantes y sin fallas de ejecución que se exhibe con una prolijidad excéntrica que, claramente, otras bandas deberían emular, pero en su propio estilo.

Angra inicia el cierre de su show con la versión acústica de “Lullaby for Lucifer” con Bittencourt solo sobre el escenario, para luego sumarse sus compañeros en la ejecución impecable de “Rebirth” y definitivamente cerrar el espectáculo con “Carry On/Nova Era” en un estallido de emociones y riffs melódicos, armoniosos e impecables. Cabe señalar que el quinteto se encuentra en medio de una ocupada agenda por Sudamérica: el viernes estuvieron en Argentina, en Teatro Flores, anoche en Club Blondie y hoy en el Mango´s Discoteca de Perú, sin contar que las primeras 4 fechas del tour fueron en Brasil, todas desde inicios de Junio.

Con lo de anoche, Angra nos demostró que están más vigentes que nunca y, en palabras de Bittencourt, siempre es bueno reinventarse y renacer.

Setlist:
Nothing to Say
Travelers of Time
Angels and Demons
Newborn Me
Time
Lights of Trascendence
Running Alone
Storm Of Emotions
Insania
Drum solo Bruno Valverde
Black Widow Web
Upper Levels
Zito
Silence Inside
Ego Painted Grey
Lisbon
Magic Mirror

Encore:
Lullaby For Lucifer
Rebirth
Carry On/Nova Era

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Angra en Club Blondie: Un sonido Ømnipresente 9 de junio 2018. Por Guillermo Ziem. Fotografías por Javier Martínez. La helada noche del sábado fue el momento y nuestro reconocido Club Blondie, el lugar, para el retorno en grande a nuestro país de Angra, reconocida banda paulista que ha recorrido el mundo matizando el heavy-power metal con una complicidad y acompañamiento bien elaborado y afiatado entre sus miembros y que, a lo largo de 27 años de carrera musical y 16 álbumes de estudio se ha caracterizado por reinventarse constantemente. En esta ocasión, de hecho, llegaron a presentarnos su última placa, ØMNI. Al grano. Un frío importante, pero soportable, ese fue el ambiente que nos recibió para disfrutar de uno de los buenos espectáculos de rock que se mantienen girando en la actualidad. A las 21 horas en punto sube a escena Angra, encabezado por su fundador Rafael Bittencourt y la inconfundible voz de Fabio Lione (icónico vocalista de Rhapsody), en un local lleno, ansioso y expectante. Una bomba de tiempo que detonó al son de “Nothing to Say” de 1996, pero que gracias a la capacidad camaleónica de la banda suena siempre fresca; le siguen “Travelers of Time”, del disco que vinieron a presentar para continuar con “Angels And Demons”, en una triada importante que se paseó por todas las escalas y acordes posibles en cada uno de los instrumentos ejecutados por los integrantes de la agrupación. Cabe señalar que durante este inicio del show, Lione se vio muy desconcentrado debido a problemas en su retorno in-ear y, aparentemente, también con la batería de su sistema inalámbrico de amplificación, pero como buen profesional y frontman, continuó el show poniendo en práctica toda la sagacidad de líder que lleva de manera innata, mientras sus técnicos solucionaban el impase. Pese a lo anterior, Angra se lució mostrando material de aproximadamente ocho de sus dieciséis álbumes de estudio, incluyendo en el show temas como “Newborn Me”, “Time” y “Light of trascendence”, además de mantener una particular forma de acercarse al público hablándoles en español e inglés alternadamente. No hay duda de que la banda se muestra como lo que es: un bastión realmente profesional del espectáculo musical. Quizás uno de los aspectos más llamativos durante todo el show fue la performance del baterista Bruno Valverde, joven que está a cargo de la base rítmica de Angra y que con solo 27 años, los mismos que tiene de vida la banda, se posiciona como un instrumentista sólido y preciso en su ejecución, dueño de un dominio del tiempo y técnica única, además de una gran simpatía con el público del que fue cómplice acompañando con su instrumento el ritmo de los cánticos de la fanaticada con los que se celebró cada segundo del concierto, lo que claramente lo deja como un grande en su área. Cuento aparte es Felipe Andreoli, quien con su bajo Fretless de 6 cuerdas hace todo lo que está a su alcance por no morir en el intento de ser…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario