Arcade Fire y Everything Now: Alcanzando los límites de la música

Por Bernardita Ponce.

Comenzaré esta reseña diciendo que el gusto musical puede ser variado, nos puede agradar o no una banda, pero sí hay que tener el sentido de reconocer cuando estas son capaces de llegar a los límites del abismo, no caer y volar como un ave libre y sin miedos. Algo así ocurre con Arcade Fire, los chicos de Montreal, Canadá, que desde que llegaron a romper con la escena musical, no han dejado de sorprender a los críticos y a sus seguidores, y porque claro, si tuviste alguna vez la oportunidad de verlos en vivo, pensarás lo bien que se integra la energía, el talento y la creatividad en algo tan maravilloso como lo es la música.

Luego de esa introducción, nos corresponde comentar su nueva placa, una que ya hace meses anda dando vuelta y que era necesario darle un respiro, escucharla y dejarnos envolver por sus emociones. La banda que, en 2013, se atrevió a trabajar con James Murphy (LCD Soundsystem) y dar un giro inesperado, con una vida completamente nueva bajo el nombre de Reflektor, sigue expandiendo la onda que dejó ese trabajo para llegar a la votación que ha sido su nueva propuesta Everything Now.

El quinto álbum comienza con el track que da título al álbum, con una pequeña introducción como pista uno, para seguir con una pista dos del mismo nombre y que abre con un riff de piano muy al estilo Abba de los años 70. Mientras Win Butler, su vocalista, nos habla sobre la cultura del consumo inmediato y lo fácil y desechable que son las cosas, no olvidando un poco el sentido que tienen las letras que tanto los caracterizan.

“Signs of Life”, su segundo track, recuerda películas de los años 70´s con una música pegajosa muy de la onda Daft Punk, que nos dan ganas de seguir sus letras acompañando a Win Butler y Régine Chassagne en las rimas apocalípticas.

Su tercer tema llamado “Creature Comfort”, no lleva hasta los más profundo de las emociones y nos habla de una persona que se ocupa de su depresión provocada por los diversos factores sociales, con términos como el suicidio, la desesperanza y el odio.

El séptimo y octavo track, llamados ambos “Infinite Content” no ofrecen mucho más que una sola idea en su letra : “Infinite content, we’re infinitely content” (Contenido infinito, estamos infinitamente contentos), Pero en dos versiones: una rápida de estilo más rock punk y otra más balada country.

“Electric Blue”, su décima canción, es una joya dulce acompañada con la voz de Régine Chassagne, quién interpreta por única vez un tema en solitario para dar energía, electricidad y potencia a esta larga duración de 13 tracks.

“Put Your Money On Me”, otro tema con sonidos muy setenteros y, probablemente es la que más estilo Abba tiene, con riff de piano, sonidos eléctricos, coros pegajosos y las voces de Win Butler y Régine Chassagne que nos invitan a seguir esta canción con frases como: “All my presents are broken before they’re open; And the promises, the second they’re spoken” (Todos mis regalos son destruidos antes de ser abiertos; y las promesas, lo segundo en hablarse) y “When you bury me, baby, I’ll still be your friend” (cuando me entierres, seguiré siendo tu amigo).

El disco finaliza tal como comienza con un extracto de “Everything Now”, y nos muestra a una banda que tiene claro su rol en la música y cómo ella va cambiando con los años. Quizás a muchos fieles de los primeros discos les costó seguir este trabajo, sin embargo, pueden encontrar en él, varios momentos de la banda como la sensibilidad de Neon Bible y The Suburbs, los momentos de soledad de Funeral o los más bailables de Reflektor, eso sí con un sentido más amplio pensando, quizás, en cosas mayores y en un público más grande y diverso.

Everything Now está producido por Arcade Fire junto con Thomas Bangalter del dúo de Daft Punk y Steve Mackey, bajista de la banda Pulp, quienes agregaron todo el sonido de los años setenta y ochenta, mezclando la música disco, el new wave y el pop, lo que hace de este disco uno de los recomendables del 2017. En Chile tendremos la oportunidad de escucharlo, en vivo, el próximo 11 de diciembre en Movistar Arena.

null

Por Bernardita Ponce. Comenzaré esta reseña diciendo que el gusto musical puede ser variado, nos puede agradar o no una banda, pero sí hay que tener el sentido de reconocer cuando estas son capaces de llegar a los límites del abismo, no caer y volar como un ave libre y sin miedos. Algo así ocurre con Arcade Fire, los chicos de Montreal, Canadá, que desde que llegaron a romper con la escena musical, no han dejado de sorprender a los críticos y a sus seguidores, y porque claro, si tuviste alguna vez la oportunidad de verlos en vivo, pensarás lo bien que se integra la energía, el talento y la creatividad en algo tan maravilloso como lo es la música. Luego de esa introducción, nos corresponde comentar su nueva placa, una que ya hace meses anda dando vuelta y que era necesario darle un respiro, escucharla y dejarnos envolver por sus emociones. La banda que, en 2013, se atrevió a trabajar con James Murphy (LCD Soundsystem) y dar un giro inesperado, con una vida completamente nueva bajo el nombre de Reflektor, sigue expandiendo la onda que dejó ese trabajo para llegar a la votación que ha sido su nueva propuesta Everything Now. https://www.youtube.com/watch?v=zC30BYR3CUk El quinto álbum comienza con el track que da título al álbum, con una pequeña introducción como pista uno, para seguir con una pista dos del mismo nombre y que abre con un riff de piano muy al estilo Abba de los años 70. Mientras Win Butler, su vocalista, nos habla sobre la cultura del consumo inmediato y lo fácil y desechable que son las cosas, no olvidando un poco el sentido que tienen las letras que tanto los caracterizan. “Signs of Life”, su segundo track, recuerda películas de los años 70´s con una música pegajosa muy de la onda Daft Punk, que nos dan ganas de seguir sus letras acompañando a Win Butler y Régine Chassagne en las rimas apocalípticas. https://www.youtube.com/watch?v=_Dx4IAD1NLo Su tercer tema llamado “Creature Comfort”, no lleva hasta los más profundo de las emociones y nos habla de una persona que se ocupa de su depresión provocada por los diversos factores sociales, con términos como el suicidio, la desesperanza y el odio. El séptimo y octavo track, llamados ambos “Infinite Content” no ofrecen mucho más que una sola idea en su letra : “Infinite content, we’re infinitely content” (Contenido infinito, estamos infinitamente contentos), Pero en dos versiones: una rápida de estilo más rock punk y otra más balada country. "Electric Blue”, su décima canción, es una joya dulce acompañada con la voz de Régine Chassagne, quién interpreta por única vez un tema en solitario para dar energía, electricidad y potencia a esta larga duración de 13 tracks. https://www.youtube.com/watch?v=UymXRxJPOQo “Put Your Money On Me”, otro tema con sonidos muy setenteros y, probablemente es la que más estilo Abba tiene, con riff de piano, sonidos eléctricos, coros pegajosos y las voces de Win Butler y Régine Chassagne que nos invitan a seguir esta canción con frases…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Bernardita Ponce

Periodista 🇨🇱 #doglover🐶 #patiperra☀️ ❤️❤️ la música, el cine, el yoga, andar en bici, el sour y la #UC.
Moviendo mi vida con Parlante.cl

Deja un comentario