Arcade Fire vuelve a Chile: ¡Queremos todo, ahora!

Por Francisca Neira.

Por La próxima semana comenzará, definitivamente, de mejor forma que las anteriores de este 2017 ya que el lunes 11 de diciembre se presentará, por segunda vez en Chile, el sexteto canadiense Arcade Fire, quienes vienen precedidos de motes tan significativos como ser la banda más relevante de indie rock del mundo además de ser considerados, por la prensa especializada, como uno de los mejores grupos musicales para ver en vivo del último tiempo, algo que los chilenos ya pudimos comprobar en la presentación que realizaron en estas tierras como cabeza de cartel del Festival Lollapalooza en 2014.

Esta vez, Arcade Fire llega para presentarnos su último disco de estudio, Everything Now, lanzado al mercado a fines de julio de este año y cuyo primer sencillo, del mismo nombre que el LP, vio la luz el 1 de junio, misma fecha en que dieron inicio en Barcelona a su Infinite Content Tour, la gira que los traerá de vuelta en un par de días, esta vez a Movistar Arena.

Cabe destacar que, a pesar de lo fieles que resultan sus fans, y también la crítica, el trabajo musical de los canadienses es muy variado en cuanto a temáticas, inspiraciones y sonidos incorporados en sus canciones y álbumes los que, a su vez, tienen siempre un carácter conceptual que va mucho más allá de la música o la instrumentalización, llevando las ideas a las letras, los videos e, incluso, a los montajes de los conciertos.

En ese sentido, sus dos primeras grabaciones de estudio, Funeral (2004) y Neon Bible (2007), son las que se pueden considerar más oscuras dentro de la discografía de los canadienses. Por una parte, la grabación de su debut estuvo marcada por la muerte de varias personas cercanas a los músicos, lo que se tradujo en guitarras más melancólicas y predominantes. No obstante, es imposible señalar que Funeral sea un disco nostálgico o triste, todo lo contrario, trata temas sombríos, tal como fue el ambiente en el que se grabó, pero no deja nunca de lado la esencia rock de la banda que propone temas enérgicos e innovadores. A esta placa pertenece el single superventas “Wake Up” que, incluso, fue grabado alguna vez con la colaboración de David Bowie, quien se declaró fan de la banda.

Por otra parte, Neon Bible sí tiene un sonido de tintes dark y envolventes, generado con instrumentos menos convencionales para una banda de rock, tales como un órgano o el apoyo de toda una orquesta húngara, que permitió la creación de canciones imponentes y de una potencia arrolladora, capaces de sacar lágrimas de emoción hasta en el humano más frío sobre la Tierra. Cabe destacar que, después del lanzamiento del primer single de este disco, “Black Mirror”, se filtraron en internet las maquetas del LP que aún no salía al mercado, lo que no impidió en ningún caso que Arcade Fire recibiera un disco de platino por las ventas del mismo.

A estas alturas, el éxito y la calidad de Arcade Fire estaban más que comprobados a nivel internacional, no obstante, la consolidación vino con la publicación de The Suburbs, en 2010, ya que debutó en el #1 del ranking de ventas de siete países, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá. Este tercer disco de los oriundos de Montreal también marcó un cambio en el sonido que la banda cultivó (aunque con variaciones) en sus dos primeros trabajos, ya que se dejaron casi completamente de lado las guitarras acústicas, dando paso a referencias más electrónicas y urbanas, distanciándose de la grandilocuencia de las canciones de su disco anterior.

El cuarto trabajo de estudio de la banda es conocido por la influencia que el país de origen de Régine Chassagne, Haití, imprimió en él, sin embargo, y de manera muy personal, me parece que ese aire se presenta en algunos pasajes muy sutiles de, por ejemplo, “Here Comes the Night Time”, sin llegar a ser predominante en el sonido del LP editado en 2013, Reflektor.

Lo que no podemos negar, en ningún caso, es que la campaña publicitaria que precedió al lanzamiento del disco sí incorporó varios elementos propios de la cultura haitiana, por ejemplo, los dibujos Vevé, propios del Vudú, que inspiraron la iconografía utilizada para instalar el concepto de Reflektor alrededor del mundo, incluso simulando que sería el nombre de una banda ficticia, algo que, más tarde, quedaría en evidencia que no era así.

De esa forma, llegamos a Everything Now, un disco que nos presenta un nuevo o, al menos, fresco aire en el trabajo de Arcade Fire, que suena un poco menos rock y más bailable que los anteriores, con claras reminiscencias al pop de fines de los 70 y principios de los 80, pero en una clave más elegante y glamorosa, tal vez dada por los juegos de voces y las letras que critican el estilo de vida actual y la sociedad de consumo, recurriendo a diversas figuras literarias y dejando de lado la superficialidad de las composiciones explícitas de otras bandas contemporáneas.

Podemos decir, con toda certeza, que los hermanos Butler y compañía lo hicieron de nuevo: sorprendieron a todos con una apuesta renovada, novedosa, que incorpora sonidos antes no utilizados, pero sin desprenderse por completo de aquella esencia que algún día los unió bajo un nombre colectivo que, más que significar a una banda, sirve para nombrar a un concepto artístico que trasciende la música.

Como era de esperar, estos artistas, constantemente nominados a los premios Grammy y asiduos a los más altos puestos de los rankings musicales y de las revistas especializadas, no tocarán solos este lunes 11 de diciembre, sino que contarán con un show de apertura de primer nivel a cargo de los colombianos de Bomba Estéreo, quienes con 12 años de carrera musical y cinco discos de estudio a su haber, se han presentado un par de veces antes en nuestro país, tanto en la capital, Santiago, como en algunas regiones, siempre con total éxito.

En esta oportunidad, los bogotanos vienen a presentar su último trabajo editado en agosto de este año, Ayo, que retoma de manera menos sutil las raíces musicales latinoamericanas, ya sea en la instrumentalización de las canciones como en la relevancia que se le da ritmos latinos como la cumbia que, anteriormente, le han permitido cosechar importantes éxitos comerciales y en términos de críticas en distintos países de habla hispana, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Esperamos entonces que la jornada que dará inició a la próxima semana con sonidos más vinculados a lo latino a través del trabajo de Bomba Estéreo, así como la elegancia del indie occidental, de la mano de Arcade Fire, se convierta en el broche de oro que este 2017, cargado de conciertos en nuestras tierras, espera y merece.

null

Por Francisca Neira. Por La próxima semana comenzará, definitivamente, de mejor forma que las anteriores de este 2017 ya que el lunes 11 de diciembre se presentará, por segunda vez en Chile, el sexteto canadiense Arcade Fire, quienes vienen precedidos de motes tan significativos como ser la banda más relevante de indie rock del mundo además de ser considerados, por la prensa especializada, como uno de los mejores grupos musicales para ver en vivo del último tiempo, algo que los chilenos ya pudimos comprobar en la presentación que realizaron en estas tierras como cabeza de cartel del Festival Lollapalooza en 2014. Esta vez, Arcade Fire llega para presentarnos su último disco de estudio, Everything Now, lanzado al mercado a fines de julio de este año y cuyo primer sencillo, del mismo nombre que el LP, vio la luz el 1 de junio, misma fecha en que dieron inicio en Barcelona a su Infinite Content Tour, la gira que los traerá de vuelta en un par de días, esta vez a Movistar Arena. https://www.youtube.com/watch?v=zC30BYR3CUk Cabe destacar que, a pesar de lo fieles que resultan sus fans, y también la crítica, el trabajo musical de los canadienses es muy variado en cuanto a temáticas, inspiraciones y sonidos incorporados en sus canciones y álbumes los que, a su vez, tienen siempre un carácter conceptual que va mucho más allá de la música o la instrumentalización, llevando las ideas a las letras, los videos e, incluso, a los montajes de los conciertos. En ese sentido, sus dos primeras grabaciones de estudio, Funeral (2004) y Neon Bible (2007), son las que se pueden considerar más oscuras dentro de la discografía de los canadienses. Por una parte, la grabación de su debut estuvo marcada por la muerte de varias personas cercanas a los músicos, lo que se tradujo en guitarras más melancólicas y predominantes. No obstante, es imposible señalar que Funeral sea un disco nostálgico o triste, todo lo contrario, trata temas sombríos, tal como fue el ambiente en el que se grabó, pero no deja nunca de lado la esencia rock de la banda que propone temas enérgicos e innovadores. A esta placa pertenece el single superventas “Wake Up” que, incluso, fue grabado alguna vez con la colaboración de David Bowie, quien se declaró fan de la banda. https://www.youtube.com/watch?v=z6c9Ejfu-iU Por otra parte, Neon Bible sí tiene un sonido de tintes dark y envolventes, generado con instrumentos menos convencionales para una banda de rock, tales como un órgano o el apoyo de toda una orquesta húngara, que permitió la creación de canciones imponentes y de una potencia arrolladora, capaces de sacar lágrimas de emoción hasta en el humano más frío sobre la Tierra. Cabe destacar que, después del lanzamiento del primer single de este disco, “Black Mirror”, se filtraron en internet las maquetas del LP que aún no salía al mercado, lo que no impidió en ningún caso que Arcade Fire recibiera un disco de platino por las ventas del mismo. https://www.youtube.com/watch?v=aXuymDSGCko A estas alturas, el…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario