CJ Ramone en Espacio San Diego: Punk Rock por siempre

CJ Ramone en Espacio San Diego: Punk Rock por siempre
2 de noviembre 2018.

Por Guillermo Ziem.
Fotografías por Eric Parra.

El bajista nos visitó en el inicio de su tour por Sudamérica para mostrar su material solista y los grandes éxitos de The Ramones. La noche del pasado viernes, en el novedoso Domo San Diego, se abrió nuevamente el espacio para la música underground, pero esta vez con tono de punk rock nivel leyenda. Y es que CJ Ramone, uno de los sobrevivientes de The Ramones, nos visitó nuevamente y en esta oportunidad nos trajo parte de su ya extensa carrera solista y los hits mas potentes de su antigua banda.

El recinto pequeño se llenó de a poco, pero a tiempo para el show de las bandas teloneras. El espectáculo inició con la repentina aparición de la banda Paranoia sobre el escenario, quienes, en una apuesta cruda del punk de raíces norteamericanas, presentaron un repertorio variado, peligroso y potente, con una lírica cargada de política y reflexión, de importante crítica social que convocaba al choque de creencias de todo tipo. Paranoia es, sin duda, una de muchas bandas que carga con la responsabilidad de la participación social del punk más visceral.

La segunda banda telonera son los ya consolidados Los Sin Retornos, que llevan un buen tiempo sonando, y es que en ya cuatro discos han dado sentido al punk rock mas clásico, pero rebautizado en sus propias palabras como “Garage Rock”. Nuevamente nos encontramos con una letra real y visceral, pero con un discurso de foco certero y directo; claramente es un trío de buen rock que se ha ganado decididamente un espacio entre los grandes del estilo a nivel nacional.

Después de unos breves minutos en que el escenario se aprestó para el plato principal y cuando ya estaba todo listo, sube a escena CJ Ramone con su banda: Chris Eller en la batería, Nate Sander y Dan Root en guitarra. El show, intrínsecamente íntimo para el par de centenas de personas que atestaban el recinto, era algo que se veía muy auspicioso, sobre todo considerando que el material que CJ nos trae nunca deja de ser interesante a los fans de Ramones, así como de su carrera solista, y es que sus últimas placas Last Chance y American Beauty lo demostraron de manera potente, moviéndose ágilmente en el circuito underground convirtiéndose en clásicos del punk rock.

Volviendo al show, comenzó potentemente con “Lets Go” de su último álbum, para continuar con “The Crusher” del disco Adios Amigos de The Ramones. El pequeño recinto resistía incólume cada embestida del público en la losa del segundo piso del local, se percibía la vibración y movimiento del suelo durante “Cretin Family”, que terminó siendo una marca de la apuesta de este show: el público se remecía coreando todas las canciones y ya comenzaban a aparecer tímidamente los fans más valientes que se treparon hasta el escenario para cantar con él, mientras otros volaban sobre los asistentes. La temperatura seguía subiendo en el reducto de San Diego y los asistentes subían su euforia, en ese lapso de tiempo interminable siguieron “Rockaway Beach”, “I Got a Lot To Say”, el éxito “The KKK Took My Baby Away” y “Psychotherapy”. Posterior a ese álgido momento, se dio paso a “3 Angels” dedicada, como siempre, a los fundadores de The Ramones ya fallecidos, pero al término también fue dedicada a Steve Soto, miembro permanente de su banda en vivo y quien participó activamente en sus discos solistas que tristemente falleció hace pocos meses. Continuaron con el punk rock de “Commando” y ocurrió un hecho que culturalmente fue difícil de digerir: cuando el bajista anunciando el tema pregunta a los asistentes “quién ha servido a la patria, quién ha hecho el servicio militar” -contextualizando que CJ es un Marine retirado, que claramente se desajusta a lo que conocemos nosotros respecto al tema- si bien fue un poco incómodo, en ese momento era más importante oír la canción y seguir disfrutando de lo que se estaba presentando.

La sala comenzaba a ebullir y a cada segundo se veían más osados que subían al escenario a cantar con el músico o tomarse selfies, a tal punto que pudimos notar que del setlist a la vista de los que estábamos mas cerca del escenario, el musico comenzó a restar canciones adelantando el orden, hasta llegar a “R.A.M.O.N.E.S.” de Motorhead versionada por los mismos Ramones, y sucedió que un par de jóvenes literalmente le quitaron el micrófono para cantar y en la euforia empujaron el atril del mismo, golpeando violentamente la cara de una joven en primera fila, en vista de esto, CJ y compañía se retiraron un par de minutos para volver con “I Wanna Be Sedated” y luego el cierre apresurado con “Blitzkrieg Bop”, que lamentablemente en esta ocasión se transformó en el epílogo lamentable de un show donde los fans, que en su euforia de acercarse a su ídolo, manosearon a tal nivel que terminaron por desvirtuar un show que era muy prometedor, generando el término abrupto del espectáculo. Cabe destacar que CJ Ramone fue muy calmo en la interacción con los fans, sin embargo, se podía ver en su cara preocupación viendo que la escasa seguridad alrededor del escenario eran sus roadies y frustración por no poder mostrar completamente su show.

De lo bueno del espectáculo podemos decir que es un músico que sigue sonando a Ramones y eso de por sí es algo que los fanáticos del punk rock siempre agradecerán, siempre será así para quienes vibramos con su música. Un show redondo, pese a que no pudo ser completo, pero con la favorable novedad que entre tanto alboroto nadie fue lastimado, excepto la expectativa de lo que se quería ver de principio a fin.

Setlist:
Let´s Go
The Crusher
Yeah Yeah Yeah
You´l Never Make me Believe
Cretin Family
Girlfriend in a Graveyard
Judy is a Punk
Low on Ammo
Rockaway Beach
One more Chance
Before the Lights go out
I Got a Lot To Say
Steady As She Goes
The KKK took My Baby Away
Psychotherapy
3 Angels
Won´t stop Swinging´
Commando
Sheena is a Punk Rocker
I Wanna be your Boyfriend
Glad to see you go
Last Chance to Dance
California Sun
R.A.M.O.N.E.S.
53rd And 3rd

Encore:
I wanna be Sedated
Blitzkrieg Bop

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE PARANOIA Y LOS SIN RETORNOS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CJ RAMONE <<<

CJ Ramone en Espacio San Diego: Punk Rock por siempre 2 de noviembre 2018. Por Guillermo Ziem. Fotografías por Eric Parra. El bajista nos visitó en el inicio de su tour por Sudamérica para mostrar su material solista y los grandes éxitos de The Ramones. La noche del pasado viernes, en el novedoso Domo San Diego, se abrió nuevamente el espacio para la música underground, pero esta vez con tono de punk rock nivel leyenda. Y es que CJ Ramone, uno de los sobrevivientes de The Ramones, nos visitó nuevamente y en esta oportunidad nos trajo parte de su ya extensa carrera solista y los hits mas potentes de su antigua banda. El recinto pequeño se llenó de a poco, pero a tiempo para el show de las bandas teloneras. El espectáculo inició con la repentina aparición de la banda Paranoia sobre el escenario, quienes, en una apuesta cruda del punk de raíces norteamericanas, presentaron un repertorio variado, peligroso y potente, con una lírica cargada de política y reflexión, de importante crítica social que convocaba al choque de creencias de todo tipo. Paranoia es, sin duda, una de muchas bandas que carga con la responsabilidad de la participación social del punk más visceral. La segunda banda telonera son los ya consolidados Los Sin Retornos, que llevan un buen tiempo sonando, y es que en ya cuatro discos han dado sentido al punk rock mas clásico, pero rebautizado en sus propias palabras como “Garage Rock”. Nuevamente nos encontramos con una letra real y visceral, pero con un discurso de foco certero y directo; claramente es un trío de buen rock que se ha ganado decididamente un espacio entre los grandes del estilo a nivel nacional. Después de unos breves minutos en que el escenario se aprestó para el plato principal y cuando ya estaba todo listo, sube a escena CJ Ramone con su banda: Chris Eller en la batería, Nate Sander y Dan Root en guitarra. El show, intrínsecamente íntimo para el par de centenas de personas que atestaban el recinto, era algo que se veía muy auspicioso, sobre todo considerando que el material que CJ nos trae nunca deja de ser interesante a los fans de Ramones, así como de su carrera solista, y es que sus últimas placas Last Chance y American Beauty lo demostraron de manera potente, moviéndose ágilmente en el circuito underground convirtiéndose en clásicos del punk rock. Volviendo al show, comenzó potentemente con “Lets Go” de su último álbum, para continuar con “The Crusher” del disco Adios Amigos de The Ramones. El pequeño recinto resistía incólume cada embestida del público en la losa del segundo piso del local, se percibía la vibración y movimiento del suelo durante “Cretin Family”, que terminó siendo una marca de la apuesta de este show: el público se remecía coreando todas las canciones y ya comenzaban a aparecer tímidamente los fans más valientes que se treparon hasta el escenario para cantar con él, mientras otros volaban sobre los asistentes. La temperatura…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario