Comic Ink Chile 2017: El placer de ser un Superhéroe

Comic Ink Chile 2017: El placer de ser un Superhéroe
Estación Mapocho, 10 y 11 de junio 2017.

Por Nicolás Morán.
Fotografías por Victor Santibañez/Francisco Aguilar A.

Este fin de semana recién pasado estuvimos a punto de ser aniquilados por Ultrón, tuvimos la oportunidad de ser entrenados por el Conde Dooku, recibimos los consejos del Gran Saiyaman, fuimos reclutados por la Alianza Rebelde y la sensual Vampirella casi nos muerde el cuello pero, a pesar de todo, sobrevivimos a la Comic Ink.

Desde el momento en que te encuentras en la Estación Mapocho, resulta inevitable pensar en cómo el arte corporal y el mundo de las historietas o los videojuegos son una tendencia masiva. Lo que durante muchos años pudiese considerarse como un tabú o un pasatiempo extraño y antisocial, que pasaba desde las ideas religiosas de no hacerse marcas en el cuerpo por ser considerado impuro, pasando por la discriminación del qué dirán por estar tatuado o por gozar leyendo novelas gráficas o cómics, ha logrado dar un salto enorme en Chile, que se traduce en, primero, que haya mucha gente que se tatúe o que le guste leer historias de ficción en papel “cuché”, y segundo, lógicamente, este tipo de eventos que pretenden juntar a toda esa generación que dejó de lado el prejuicio de ser “raro” y se dedicó a vivir como le viniera en gana.

Desde la patada inicial, este evento que se extendió por todo el fin de semana nos mostró a los mejores exponentes nacionales del tatuaje, el cosplay y la ilustración. En esta ocasión, que calzaba justo con el cuadragésimo aniversario del estreno del Episodio IV de Star Wars, nos encontramos en una de las mejores convenciones a las que hemos asistido. Todo, desde la entrada en adelante, auguraba cosas buenas. Más de cien stands llenos de tatuadores, modelos, vendedores e ilustradores, quienes mostraban su arte, sus productos y su talento, dejando impactado a más de alguno por el desplante o la técnica.

La Comic Ink nos pareció de lo más entretenida y llevadera, además de contar con un espacio físico que privilegia la llegada, el precio de las entradas era más que conveniente. Recorriendo unas 3 horas, lograste ver todo y pasarlo bien, sin cansarte, ya que apenas llegamos tuvimos a decenas de personas a nuestro lado haciendo cosplay.

Adultos, jóvenes y niños representando a sus personajes de ficción favoritos, dieron la certeza de que este es un evento familiar, y que puedes disfrutar de todo lo que puede ofrecerte este lugar. Una de las cosas que más nos tuvo ocupados fue poder probar las máquinas y videojuegos abiertos al público. Con las consolas ahí, esperando que te acercaras y tomaras un control, o bien los Arcade para los nostálgicos, no podías negarte al placer de sentarte y jugar unas partidas de Injustice, su pelea en Street Fighter II o una maratónica y adictiva sesión de Super Smash Bros.

También estuvo Manuel Rodríguez Papic, el mítico y querido Señor Lápiz, que con su talento en el dibujo hizo de las suyas en esta ocasión. Otro de los puntos altos de esta convención, fue la calidad de los trajes de los Cosplayers, quienes personificando a grandes como Jack Sparrow o Poison Ivy, le dieron frescura y dinamismo al festival visual. Muchos grandes tatuadores como Felipe Oyarce o El Ilusionista, mostraron el nivel que manejan nuestros artistas de la tinta. Desde charlas sobre Star Wars, pasando por concursos y cómo no, muchos tatuajes, la Comic Ink, supera, y por mucho (según mi humilde opinión) a la Comic Con. Más barato, más céntrico, más vacío, más variado y con mejor ambiente.

Lo que se robó un trocito de mi corazón, fue el stand de Fundación ProHand3d, que busca mejorar la calidad de vida de personas con amputaciones o malformaciones de las extremidades usando una impresora 3D, para de ese modo, fabricarles prótesis con diseños de superhéroes o personajes que les gusten, para que de algún modo, se sientan tan poderosos como sus ídolos. Me alegra poder dormir tranquilo al saber que las calles están seguras, porque este mundo está lleno de Superhéroes.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DEL DÍA SÁBADO EN LA COMIC INK <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DEL DÍA DOMINGO EN LA COMIC INK <<<

Comic Ink Chile 2017: El placer de ser un Superhéroe Estación Mapocho, 10 y 11 de junio 2017. Por Nicolás Morán. Fotografías por Victor Santibañez/Francisco Aguilar A. Este fin de semana recién pasado estuvimos a punto de ser aniquilados por Ultrón, tuvimos la oportunidad de ser entrenados por el Conde Dooku, recibimos los consejos del Gran Saiyaman, fuimos reclutados por la Alianza Rebelde y la sensual Vampirella casi nos muerde el cuello pero, a pesar de todo, sobrevivimos a la Comic Ink. Desde el momento en que te encuentras en la Estación Mapocho, resulta inevitable pensar en cómo el arte corporal y el mundo de las historietas o los videojuegos son una tendencia masiva. Lo que durante muchos años pudiese considerarse como un tabú o un pasatiempo extraño y antisocial, que pasaba desde las ideas religiosas de no hacerse marcas en el cuerpo por ser considerado impuro, pasando por la discriminación del qué dirán por estar tatuado o por gozar leyendo novelas gráficas o cómics, ha logrado dar un salto enorme en Chile, que se traduce en, primero, que haya mucha gente que se tatúe o que le guste leer historias de ficción en papel “cuché”, y segundo, lógicamente, este tipo de eventos que pretenden juntar a toda esa generación que dejó de lado el prejuicio de ser “raro” y se dedicó a vivir como le viniera en gana. Desde la patada inicial, este evento que se extendió por todo el fin de semana nos mostró a los mejores exponentes nacionales del tatuaje, el cosplay y la ilustración. En esta ocasión, que calzaba justo con el cuadragésimo aniversario del estreno del Episodio IV de Star Wars, nos encontramos en una de las mejores convenciones a las que hemos asistido. Todo, desde la entrada en adelante, auguraba cosas buenas. Más de cien stands llenos de tatuadores, modelos, vendedores e ilustradores, quienes mostraban su arte, sus productos y su talento, dejando impactado a más de alguno por el desplante o la técnica. La Comic Ink nos pareció de lo más entretenida y llevadera, además de contar con un espacio físico que privilegia la llegada, el precio de las entradas era más que conveniente. Recorriendo unas 3 horas, lograste ver todo y pasarlo bien, sin cansarte, ya que apenas llegamos tuvimos a decenas de personas a nuestro lado haciendo cosplay. Adultos, jóvenes y niños representando a sus personajes de ficción favoritos, dieron la certeza de que este es un evento familiar, y que puedes disfrutar de todo lo que puede ofrecerte este lugar. Una de las cosas que más nos tuvo ocupados fue poder probar las máquinas y videojuegos abiertos al público. Con las consolas ahí, esperando que te acercaras y tomaras un control, o bien los Arcade para los nostálgicos, no podías negarte al placer de sentarte y jugar unas partidas de Injustice, su pelea en Street Fighter II o una maratónica y adictiva sesión de Super Smash Bros. También estuvo Manuel Rodríguez Papic, el mítico y querido Señor Lápiz, que con…

0

Calificación del usuario : 1.55 ( 3 Votos)
0
Nicolás Morán

Profesor y Fan de los osos panda

1 comentarios

  1. Oye pero el Ilusionista no estaba tatuando D:

Deja un comentario