Por Sebastián Allende.

Sundaya nace el año 2013 a partir de la dupla creativa que conforma Cristian Rozas en bajo y Karin Hofmann en la voz, quienes en una intensa búsqueda decidieron profundizar sus estudios para empaparse de la cultura afro americana y latina inserta en los barrios más icónicos de Nueva York.

Elévate es el nombre de su última apuesta musical en la que plasman todo el conocimiento y sentimiento que le entregan a la música.

Para conocer sobre los orígenes de la banda, su música y acerca de lo que les deparará el futuro conversamos con la vocalista, Karin Hofmann, en la entrevista que puedes revisar a continuación:

Karin, muchas gracias por conversar con nosotros. Para comenzar nos gustaría saber ¿cómo nace la idea de crear una banda como Sundaya? ¿Cuál fue la génesis de la banda?

La banda nació de la necesidad de crear algo. Cristian ya había estado tocando en Dracma unos años antes, yo estaba metida como en el mundo del flamenco, del teatro, no estaba inmersa profesionalmente en la música y, a raíz de un accidente que tuve en un pie, dejé de bailar. Entonces me puse a estudiar canto profesionalmente. Yo siempre canté, desde chica. Entre el Cristian y yo se formó algo súper sincrónico ya que resultó ser que yo venía con muchas aptitudes musicales que se combinaron y a raíz de eso surgieron algunos demos y canciones que se empezaron a acumular y fue un momento en que dijimos “empecemos a grabar”, varios meses lo tocamos en vivo, primero, lo que derivó en que las canciones se desarrollaron en ese contexto.

En sus comienzos ustedes estuvieron radicados afuera…

Sí, primero estuvimos radicados en España, pedimos la visa para quedarnos allá y nos negaron. Por esas cosas del destino nos fuimos a Nueva York por dos años y nos pusimos a estudiar, allá hay mucha música, mucho hip hop, hay arte en general, en todo sentido, musicalmente está bien arriba la vara.

Hablando un poco de su sonido, su música es una cruza que va desde el funk, soul, algunos ritmos latinos, el hip hop hasta llegar al jazz, con un toque de rock ¿Cómo definirías el estilo de la banda?

Es como súper difícil decir eso, es súper cliché decir que cuesta encasillarse, porque la música es natural. Es un rock setentero, quisimos darle ese tinte, a mí me encanta el rock de los setenta ya que tiene harta guitarra blusera, como del black music, tiene muchos tintes de música negra, tiene hiphop, mucho soul y un poco de funk. Yo le puse un apellido que es medio híbrido que es Neosoulfunkrock, que es un género bien mestizo que mezcla todo eso con harto toque latino.

Si bien la banda te tiene en la base a ti, Karin, en voces y a Cris en el bajo, nos gustaría saber más acerca de los músicos que los acompañan.

Los músicos han ido cambiando a medida de dónde hemos estado radicados, sea en Estados Unidos o en el Sur de Chile fueron distintos los artistas que nos acompañaron. Ahora estamos en Santiago con una formación bastante interesante, hay dos músicos que trabajan con varios artistas: el guitarrista, Diego, toca con Myriam Hernández. Estamos hoy en día con la mejor formación que podríamos tener, ya que en el fondo un buen músico hace que tu proyecto y tu música crezca en músculo. Es gratificante escuchar tu sonido de la mano de músicos bien buenos.

Siguiendo con la conversación en torno a su música ¿Cómo es el proceso de creación de una canción en Sundaya? ¿Existe algún tipo de rol asignado en la banda?

Digamos que hay cosas que ya están súper probadas y que nos funcionan harto, hay decir que Cristian propone una base y yo le pongo una melodía, hay otras ocasiones en que yo compongo la letra con melodía y Cris le hace algunos arreglos. Yo creo que la composición, por mi parte, es súper libre. Hay veces que estoy esperando en un semáforo y se me viene una melodía a la cabeza y me pongo a grabarla con el celular. Yo, en realidad, estoy siempre grabando melodías que se me ocurren y después eso sale en alguna base. Me gusta mucho componer desde la melodía ya que yo siempre estoy cantando. Soy súper melódica para componer y por eso las podemos tocar en un formato acústico, tipo fogata y son muy oreja. La melodía pesa mucho en una canción. Hay veces que hago un beat, le pongo un bajo, pero si no me convence la melodía de ella no me convence la canción. Para mí lo más importante es la melodía.

Hablando de vuestro último disco ¿Qué deseaban transmitir con Elévate?

“Elévate” es una canción que la grabamos después de un viaje que hicimos al Cusco, a Machupichu. Era un viaje que los dos teníamos pendiente ya que ninguno había ido antes. Ahí hicimos una ceremonia con un chamán de Ayahuasca y San Pedro, entonces, cuando nosotros volvimos, unos seis u ocho meses después de ese viaje, esa canción salió sola de una sesión musical que tuvimos con el Cris en donde en 5 minutos ya estaba lista. Como que se canalizó ese tema y después de eso, empezamos a juntar las canciones, a tocarlas en vivo y se materializó el disco. El disco tenía que llamarse Elévate, como esa canción, ya que ese fue el punto de comienzo, aunque cada canción tiene una historia por detrás.

Karin en términos más amplios ¿Qué significa para ti la música? ¿Qué sentimientos despierta en ti?

Para mí es todo. Yo siento que todas las artes, no solo la música, son terapéuticas. Para mí la música es una entidad que no se puede contener en un recipiente. Realmente es una entidad con una capacidad de sanación enorme. Por ejemplo, cuando tú le pones play a un parlante grande en un asado, te cambia el aire. La energía va cambiando de acuerdo al estilo de música que tu vayas poniendo de acuerdo a lo que escuches.

Cuéntanos qué música es la que están escuchando en este momento ¿Poseen alguna referencia o artistas que los inspiren al momento de crear?

A mí me inspiran todos los artistas. De repente escucho algo que me llama la atención que puede ser de China, Nueva Zelanda o Chile y eso puede ser muy inspirador. Tengo miles de referencias, me gustan mucho las cantantes de soul, cuando chica ese era mi playlist. Me gusta mucho el hip hop, creo que el hip hop es el arma secreta del futuro, porque imagínate que en cuatro compases la cantidad de letras que uno puede meter y la cantidad de información y mensajes que uno puede entregar. También da a conocer cosas que en los medios de repente no van a salir.

En cierto modo el hip hop es más democrático, por decirlo de alguna forma.

Claro, yo creo que el hip hop es algo que a uno le nace del alma. Es música de protesta, ese fue su origen y siempre lo seguirá siendo. Esa esencia nunca va a morir en el hip hop.

Dentro del universo de la música nacional, ¿Dónde crees que están insertos los sonidos de Sundaya?

Yo creo que es una propuesta súper fresca, algo súper nuevo y que no existe. No te podría decir que Sundaya es como tal banda en tal época, porque yo nunca he visto una banda así, ni siquiera en los noventas. Es una propuesta súper entretenida de escuchar. Tenemos muchas ideas que queremos ir materializando. Si bien el primer disco salió mucho más rockero, lo que estamos haciendo ahora es bien soul y eso está bastante entretenido.

Ustedes son una banda muy preocupada del aspecto audiovisual. Hace un mes publicaron su último video titulado “Será Mejor”. ¿Qué es lo que quisieron transmitir con este registro?

La gracia de juntar la música con lo que se ve con los ojos es que puedes darle un sentido a la canción que va más allá de la música. Hay muchas canciones que me empezaron a gustar después de ver un video que fuera interesante. En el último video tratamos de hacer un viaje Sci-fi, es como si estuviéramos en un viaje fuera del tiempo. Somos bien ñoños los dos y eso se nota en las cosas que hacemos.

Ustedes son una banda de hartas tocatas. ¿Cómo ven la escena? ¿Creen que se puede armar una carrera musical en nuestro país?

Estamos tratando de respondernos nosotros mismos esa pregunta. Estamos probando suerte acá en Santiago y ver qué pasa después que estuvimos en Estados Unidos. Claro, hay muchas cosas que se extrañan en el ámbito técnico sobre todo, en los espacios, en lugares que estén hechos para recibir una banda. En Santiago no hay lugares grandes para tocar. Ahora último hay mucho festival y eso está haciendo que el mercado este pujando un poco más, ojala nos fuera bien y si no nos va bien me voy a ir, jajajaj. Sería una lástima eso ya que me gusta estar en mi país.

Cambiando un poco de tema, ¿qué opinas del movimiento feminista y de las luchas sociales que se ven en nuestro país y en base a esto cuál crees que es el rol del músico en la sociedad sobre estos temas?

Yo creo que el movimiento feminista ha sido algo que iba a llegar igual. Toda esa energía y rabia acumulada de años iba a salir. Con un tiempo eso se ha vuelto más amoroso, la energía femenina va a hacer que cambien las cosas y que todo se vuelva nuevo. A mí me han agarrado el poto, me han gritado hueas en la calle y sé lo que pasa. Yo haría una marcha en pro de agradecer y sumar a los hombres conscientes, ya que se ha logrado despertar algo. Eso hace que el movimiento agarre más fuerza, ya que no son solo las mujeres: hay hombres que dicen, yo tengo hermanas, hijas a las que no quiero que le pase nada en la calle.

Sobre el rol del músico, me gusta pensar que el músico puede decir cosas desde una vereda en la que son verdades. Hay artistas que lo hacen a través de sus letras, que participan en política, en distintas cosas de acuerdo sus intereses. En cierto grado el músico es la persona que dices las cosas como son.

Karin, para ir finalizando y agradeciendo tu tiempo nos gustaría saber ¿Qué planes tiene la banda para el segundo semestre de este 2018?

En este periodo estamos produciendo una canción nueva con Cristian Moraga de Los Tetas que está muy bakán. La lanzaremos a finales de septiembre con un video, una propuesta audiovisual interesante. Después de eso estamos viendo la posibilidad de generar una pequeña gira a México, pero aún estamos en proceso de que salga, pero esperemos que sea así.

Deja un comentario