Cosquín Rock Chile 2018, día 2: Cerrar en alto

Cosquín Rock Chile 2018, día 2: Cerrar en alto
Movistar Arena, 7 de octubre 2018.

Por Johanna Dagnino.
Fotografías por Agustín León.

La tarde de ayer domingo estuvo nuevamente marcada por la potencia de la música en español gracias a la primera edición de Cosquín Rock en nuestro país. El festival que nació en el año 2001 vino cargado con una variedad ecléctica que dejó en claro de forma contundente lo que el español tiene para aportar en materia musical.

La jornada partió al igual que en el día anterior, con un apego al reloj sólido. La encargada de abrir los fuegos fue Alika en la cúpula del Movistar Arena. Dueña de una voz potente y un ángel indescriptible supo cautivar a los primeros en decir “presente” en Cosquín, demostrando que la cantidad no influye al momento de dar un buen espectáculo pues motivó a los asistentes a levantarse, sacudirse y corear junto a ella.

null

Mientras tanto, en el escenario temático de Escudo, Mamma Soul ponía otra cuota de poder femenino para el arranque. Las nacionales lograron conquistar con un show que incluyó una versión propia de “Estrechez de Corazón” como guiño a Jorge González y lo mismo con “Respect” de la siempre eterna Aretha Franklin.

Siendo las 15.45 horas y con una puntualidad extrema se abrió La Casita del Blues con Thiago Lyra, el brasileño que se abrió camino en las micros del Transantiago y que conquistó a todos aquellos transeúntes que vagaban y terminaron por quedarse en el lado norte del recinto. Hay nubes en el cielo, el día está notablemente más frío que la jornada anterior, pero el estilo playa que cultiva Thiago Lyra disipa las nubes y nos demuestra que Latinoamérica es grande en idioma, en propuestas y en corazón. De paso, el brasileño agradeció a todos por hacer de ese día, que coincidía con su cumpleaños, de uno inolvidable.

null

Media hora más tarde, en el lado sur, aparecía Drefquila, el cantante nacional que se encargó de representar al trap dentro de la parrilla. Con un público preferentemente joven que se encargó de responder a la base típica y vibrante de este género con sus cabezas en bailes retraídos, el joven cantante agradeció a todos quienes ya pasaron por ese escenario y a los que vendrán.

null

Marcadas las 16.30 horas regresamos a la cúpula para presenciar a uno de los grandes del rock argentino. Ciro y Los Persas conquistaron a un escenario que alcanzaba su mitad pero que saltó, gritó y bailó con cada una de las canciones del antes líder de Los Piojos. El repertorio incluyó precisamente de todo, desde clásicos como “Verano del 92” y “Tan Solo” hasta temas de su último disco, Naranja Persa 2, transitando por infaltables como “Antes y después” y “Mírenla”. Así, pese a lo temprano de la tarde, se dieron el lujo de entregar los coros a un público fiel e, incluso, jugar al sí y al no entre melodías para ver si tocaban o no su último tema del día.

null

Cigarbox Man, mientras, hacía lo suyo en la Casita con un público creciente, calma y entregado que se dejó llevar por la propuesta de acid blues de los nacionales quienes, además, abrieron en el momento un concurso para los asistentes: la oportunidad de ganar una cigarbox guitar fabricada por los mismos miembros con materiales reciclados para la mejor foto sacada por el público y subida a las redes.

null

Rompiendo con la onda hasta el momento, el escenario sur recibió a los BBS Paranoicos, quienes en esta oportunidad se presentaron con otro guitarrista y que llenaron con facilidad el espacio disponible para la audiencia. En una presentación más estática que lo usual, el público puso el movimiento con bailes, saltos y moshs. Punto importante, además, fue la mención con todo el respeto a Alejandro Castro, momento en el que la banda señaló que “no es el primer dirigente social que matan en Chile” y, de paso, nos recuerdan que la música no solo se baila, sino que es una voz potente de verdad y crítica.

null

Un poco antes de lo presupuestado, a eso de las 18.20 horas en el interior del Movistar Arena, encendían las luces y la fiesta los nacionales de Chico Trujillo, quienes dieron el vamos con un público que no dejaba de llegar para sumarse. Con temas ya clásicos de su repertorio como “Gran pecador” y “Loca”, fueron ampliamente coreados, bailados y festejados.

null

Rulo, en tanto, hacía lo suyo en la casita, frente a un público que lo miraba hipnotizado, sentados en el pasto, dejándose envolver por la calidez de sus ritmos. Un claro ejemplo de cómo la tradición y el color local latinoamericano nos enseña que la nostalgia y la soledad se cantan. El espacio es ideal para el cantautor, quien hasta se dio el espacio de bromear y pedir al ambiente si “podían bajarle un poco” mientras cada vez más gente se sumaba a esta íntima presentación.

Después de un enroque anunciado por las redes sociales, subió Gondwana puntualmente a las 19.30 horas al escenario temático, con un lleno que completaba terrazas, pasillos y escaleras. El público sabía que se acercaba la hora de desplazarse a la cúpula e hizo sentir las ganas de ver de igual modo a esta icónica banda de reggae criollo, quienes hicieron saber lo especial que era esta jornada tras haber estado en otras oportunidades en la edición argentina del festival.

Marcando las 20.00 horas la cúpula ya vibraba con la expectación de un público que esperaba con ansiedad a los mexicanos de Molotov. Así, despertaron al público con temas como “Amadeus”, “Chinga tu madre” y “Hit me”, tema para el cual contaron (al igual que en su unplugged) con la participación de Anita Tijoux, siendo uno de los momentos altos de la noche junto a la altamente esperada y pedida “Puto”.

null

Para cerrar la noche en La Casita del Blues, tomaron lugar Ángel Parra y los Retornados. Con un público más reducido por la simultaneidad del show con Molotov, esta presentación se convirtió en un verdadero respiro entre tantas vibraciones; el aire libre, las luces del escenario y vítores honestos del tipo “viva el rock chileno” y “somos pocos, pero locos” nacidos del mismo público, Ángel Parra y los Retornados dejaron en claro lo que se vivió estos dos días en este stage: una mística que hace volar.

null

También clausurando escenario, llega el turno de Ana Tijoux. Sublime, sólida como siempre, dueña de una voz y un desplante únicos, nos entregó una selección nutrida de temas en un escenario que no sabía de espacios vacíos. Entre los gritos, sonó un “grande, Anita”, frente al cual la intérprete plantea que de grande no tiene nada. Con el corazón lleno, el público coreó temas de adentro como “A veces”, “Calaveritas” y “Sacar la voz” y volvió al pasado con “Protesto manifiesto”.

null

Para finalizar una jornada que se prolongó por todo el fin de semana, aparece en la cúpula Mix Master Mike. El público comienza a llegar paulatinamente desde el escenario sur hacia el interior del Movistar Arena. El público espera ansioso mientras se deja llevar por los beats enajenados de la tornamesa, la que calienta el ambiente para dar paso a los californianos de Cypress Hill. Cuando el lleno se secreta, pasadas las 22.15 horas, aparecen los hiphoperos y estalla el espectáculo. Definitivamente, una muestra clara de que lo latino tiene muchas formas de manifestarse y que fue ampliamente celebrada con temas como “Tequila Sunrise” y “Insane in the brain”.

null

El día estuvo marcado una vez más por los saltos y bailes de un público que sabe agradecer este tipo de instancias, sobre todo cuando existe la posibilidad de salir de la zona de confort y enfrentarse a nuevos estilos, todos unidos por una misma lengua. Así pasó la primera edición en Chile de Cosquín Rock, al filo del reloj, sincrónico, ecléctico y potente.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ALIKA <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE THIAGO LYRA <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE DREFQUILA <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CIRO Y LOS PERSAS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CIGARBOX MAN <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE BBS PARANOICOS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CHICO TRUJILLO <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE MOLOTOV <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ÁNGEL PARRA Y LOS RETORNADOS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ANITA TIJOUX <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CYPRESS HILL <<<

Cosquín Rock Chile 2018, día 2: Cerrar en alto Movistar Arena, 7 de octubre 2018. Por Johanna Dagnino. Fotografías por Agustín León. La tarde de ayer domingo estuvo nuevamente marcada por la potencia de la música en español gracias a la primera edición de Cosquín Rock en nuestro país. El festival que nació en el año 2001 vino cargado con una variedad ecléctica que dejó en claro de forma contundente lo que el español tiene para aportar en materia musical. La jornada partió al igual que en el día anterior, con un apego al reloj sólido. La encargada de abrir los fuegos fue Alika en la cúpula del Movistar Arena. Dueña de una voz potente y un ángel indescriptible supo cautivar a los primeros en decir “presente” en Cosquín, demostrando que la cantidad no influye al momento de dar un buen espectáculo pues motivó a los asistentes a levantarse, sacudirse y corear junto a ella. Mientras tanto, en el escenario temático de Escudo, Mamma Soul ponía otra cuota de poder femenino para el arranque. Las nacionales lograron conquistar con un show que incluyó una versión propia de “Estrechez de Corazón” como guiño a Jorge González y lo mismo con “Respect” de la siempre eterna Aretha Franklin. Siendo las 15.45 horas y con una puntualidad extrema se abrió La Casita del Blues con Thiago Lyra, el brasileño que se abrió camino en las micros del Transantiago y que conquistó a todos aquellos transeúntes que vagaban y terminaron por quedarse en el lado norte del recinto. Hay nubes en el cielo, el día está notablemente más frío que la jornada anterior, pero el estilo playa que cultiva Thiago Lyra disipa las nubes y nos demuestra que Latinoamérica es grande en idioma, en propuestas y en corazón. De paso, el brasileño agradeció a todos por hacer de ese día, que coincidía con su cumpleaños, de uno inolvidable. Media hora más tarde, en el lado sur, aparecía Drefquila, el cantante nacional que se encargó de representar al trap dentro de la parrilla. Con un público preferentemente joven que se encargó de responder a la base típica y vibrante de este género con sus cabezas en bailes retraídos, el joven cantante agradeció a todos quienes ya pasaron por ese escenario y a los que vendrán. Marcadas las 16.30 horas regresamos a la cúpula para presenciar a uno de los grandes del rock argentino. Ciro y Los Persas conquistaron a un escenario que alcanzaba su mitad pero que saltó, gritó y bailó con cada una de las canciones del antes líder de Los Piojos. El repertorio incluyó precisamente de todo, desde clásicos como “Verano del 92” y “Tan Solo” hasta temas de su último disco, Naranja Persa 2, transitando por infaltables como “Antes y después” y “Mírenla”. Así, pese a lo temprano de la tarde, se dieron el lujo de entregar los coros a un público fiel e, incluso, jugar al sí y al no entre melodías para ver si tocaban o no su último tema…

0

Calificación del usuario : 2.33 ( 2 Votos)
0

Deja un comentario