Emociones Clandestinas y los 30 años de “Abajo en la Costanera”: Cuando la música es un acto político

Emociones Clandestinas y los 30 años de “Abajo en la Costanera”: Cuando la música es un acto político
Matucana 100.

Por Francisca Neira.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Anoche, sin movernos del 2018, viajamos al pasado en medio de una cita imperdible concretada en uno de los míticos galpones ubicados en los suburbios de lo más antiguo de Santiago Centro, específicamente en la conocida dirección de Matucana 100. La razón que nos reunió en el centro cultural, bastión de un periodo de resistencia (contra) cultural, fue la conmemoración de los 30 años del lanzamiento de Abajo en la Costanera, el único disco hasta el momento de la banda penquista Emociones Clandestinas.

Todo comenzó con la presentación del periodista, escritor y responsable del proyecto literario radial “La Carpa del Diablo”, Walter Contreras. Con su voz rasposa y trasnochada leyó un poema que era, a su vez, un discurso y una declaración política, un llamado a no olvidar porque la historia se repite; luego, justo antes de salir a escena los músicos, cerró con un “y hoy se repite con lo mejor”. A esa hora, temprano aún, el público presente esperaba ansioso lo que estaba por ocurrir.

“Ponte a Vivir” abrió la batería de canciones que durante una corta pero intensa hora colmarían cada espacio del lugar y de los pensamientos de una audiencia que aplaudió a rabiar el final de cada una de las canciones que el cuarteto liderado por Yogui Alvarado, el único integrante original de la banda, disparaban con energía y, a veces, rabia. Pese a ser conocida como una banda pop rock, Emociones Clandestinas suena a punk rock, a música callejera de baterías rápidas y certeras a las que los asistentes no responden con mosh sino con saltos y movimientos espasmódicos que nos recuerdan las tocatas del oscuro Londres de principio de los 80.

Comienzan a sonar uno tras otros los tracks incluidos en Abajo en la Costanera y, como buen cumpleaños, los invitados se suceden abrazando y acompañando a un Alvarado que expele energía y actitud. El primero en subir al tablado fue el vocalista de La Patogallina Saun Machin, Martín Erazo, quien llama micrófono en mano a “renovarse o morir” al ritmo de “Tiempos Modernos”. Más tarde, Don Rorro, vocalista de Sinergia, toma la posta para entonar a una velocidad arrolladora el clásico “No Me Puedo Acostumbrar” en el que hizo gala de su estilo personal al recitar un discurso crítico y contingente en contra de los vicios sociales que a la vista de todos se desarrollan. Ambos invitados se encontrarían después de unos momentos arriba de la tarima para interpretar todos juntos la contestataria “¿Es Esto Revolución?” que fue coreada, a su vez, por todos los presentes.

Si bien el LP celebrado anoche es el único trabajo de estudio que la banda ha publicado hasta el momento, la rotación continua de sus integrantes no ha impedido la creación de nuevo material que ha venido sonando desde hace ya varios años en las presentaciones en vivo de los músicos y a través de algunos videos instalados en plataformas virtuales. Lo nuevo como “Árbol” o “En la Cima” suena tan radical como lo antiguo y pareciera tener tintes teatrales en la interpretación vocal así como sonidos electrónicos mezclados con el característico rock sucio y potente que caracteriza y da identidad al cuarteto.

Se acerca el final y suenan los dos hits de la banda, “Un Nuevo Baile” que, pese a cumplir 30 años suena tanto o más actual que muchas de las canciones que colman las parrillas radiales o los carteles de tocatas en medio de la noche santiguina, y “Cajitas Rectangulares” que, acompañada por la voz de Álvaro España, vocalista de Fiskales Ad-hok y la bajada al público de Yogui Alvarado, pone el broche de oro a una jornada que nos recordó que hubo en Chile un momento en que rescatar la mirada urbana de la realidad era un acto de rebeldía y que, lejos de lo que pudiéramos pensar, tres décadas después lo sigue siendo.

Setlist:
Ponte a Vivir
Anímate
Te Tengo Atrapada
Mal Dolor
Tiempos Modernos
Radio Clandestina
De Pepepé a Papapá
Extraña Sensación
No Me Puedo Acostumbrar
Árbol
En la Cima
¿Es Esto Revolución?
Un Nuevo Baile
Cajitas Rectangulares

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Emociones Clandestinas y los 30 años de “Abajo en la Costanera”: Cuando la música es un acto político Matucana 100. Por Francisca Neira. Fotografías por Francisco Aguilar A. Anoche, sin movernos del 2018, viajamos al pasado en medio de una cita imperdible concretada en uno de los míticos galpones ubicados en los suburbios de lo más antiguo de Santiago Centro, específicamente en la conocida dirección de Matucana 100. La razón que nos reunió en el centro cultural, bastión de un periodo de resistencia (contra) cultural, fue la conmemoración de los 30 años del lanzamiento de Abajo en la Costanera, el único disco hasta el momento de la banda penquista Emociones Clandestinas. Todo comenzó con la presentación del periodista, escritor y responsable del proyecto literario radial “La Carpa del Diablo”, Walter Contreras. Con su voz rasposa y trasnochada leyó un poema que era, a su vez, un discurso y una declaración política, un llamado a no olvidar porque la historia se repite; luego, justo antes de salir a escena los músicos, cerró con un “y hoy se repite con lo mejor”. A esa hora, temprano aún, el público presente esperaba ansioso lo que estaba por ocurrir. “Ponte a Vivir” abrió la batería de canciones que durante una corta pero intensa hora colmarían cada espacio del lugar y de los pensamientos de una audiencia que aplaudió a rabiar el final de cada una de las canciones que el cuarteto liderado por Yogui Alvarado, el único integrante original de la banda, disparaban con energía y, a veces, rabia. Pese a ser conocida como una banda pop rock, Emociones Clandestinas suena a punk rock, a música callejera de baterías rápidas y certeras a las que los asistentes no responden con mosh sino con saltos y movimientos espasmódicos que nos recuerdan las tocatas del oscuro Londres de principio de los 80. Comienzan a sonar uno tras otros los tracks incluidos en Abajo en la Costanera y, como buen cumpleaños, los invitados se suceden abrazando y acompañando a un Alvarado que expele energía y actitud. El primero en subir al tablado fue el vocalista de La Patogallina Saun Machin, Martín Erazo, quien llama micrófono en mano a “renovarse o morir” al ritmo de “Tiempos Modernos”. Más tarde, Don Rorro, vocalista de Sinergia, toma la posta para entonar a una velocidad arrolladora el clásico “No Me Puedo Acostumbrar” en el que hizo gala de su estilo personal al recitar un discurso crítico y contingente en contra de los vicios sociales que a la vista de todos se desarrollan. Ambos invitados se encontrarían después de unos momentos arriba de la tarima para interpretar todos juntos la contestataria “¿Es Esto Revolución?” que fue coreada, a su vez, por todos los presentes. Si bien el LP celebrado anoche es el único trabajo de estudio que la banda ha publicado hasta el momento, la rotación continua de sus integrantes no ha impedido la creación de nuevo material que ha venido sonando desde hace ya varios años en las presentaciones en vivo…

0

Calificación del usuario : 3.53 ( 10 Votos)
0

Deja un comentario