Franz Ferdinand en Teatro Caupolicán: Un carnaval sin límites

Franz Ferdinand en Teatro Caupolicán: Un carnaval sin límites
9 de octubre 2018.

Por Francisca Neira.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Ya desde un buen rato antes que comenzara el show de anoche en el teatro Caupolicán los pantalones pitillo, zapatos mocasines y los looks cuidadosamente descuidados comenzaron a merodear el recinto del centro capitalino que prometía ser el refugio de una fiesta que muchos esperaban repetir desde hace cuatro años, tras la última visita de la banda en 2014, y que varios otros esperaban disfrutar por primera vez. Para cuando se apagaron las luces, se encendió el escenario y sonaron los primeros acordes, todos supimos que “defraudado” no sería la palabra que llenaría ninguna boca al final del concierto de Franz Ferdinand, banda que se anunciaba a sí misma con grandes y brillantes letras manuscritas que custodiaban a los cinco músicos que nos hicieron disfrutar por cerca de una hora y media de un amplio recorrido por su trayectoria musical.

En una apuesta que tenían ganada desde el principio “Glimpse of Love”, perteneciente a Always Ascending (2018), la placa más reciente de la banda de la que sonaron también otros seis temas y que es además la que los trajo de vuelta a nuestro país, fue la encargada de abrir los fuegos de la noche y marcar el ritmo de lo que sería un festín para los amantes de los sonidos limpios y bien ejecutados, enérgicos y con reminiscencias del punk, post punk y el new wave que tanto gustan por este lado del planeta.

Las melodías pegajosas tan características de Franz Ferdinand y el carisma del frontman Alex Kapranos y el tecladista Julian Corrie hicieron saltar a todos los presentes desde el primer momento, siempre bajo un juego de luces que realmente nos hizo pensar que estábamos en la saturada pista de baile de una discoteque en vez de la cancha de un lugar habilitado para eventos musicales.

Los puntos más altos de la noche estuvieron dados por “No You Girls” y “The Dark of the Matinée”, mientras que el toque emotivo lo pusieron “Walk Away”, coreada masivamente en el ir y venir de un lado a otro de las apretadas primeras filas y “Slow”, primera canción el encore, en la que las luces de los celulares de se movieron como luciérnagas en lo alto del teatro primero y en todo el lugar después.

De todas formas, pese a ser un espectáculo bien cuidado y en el que se mantuvo en todo momento la energía en alto, los puntos más fuertes de la noche se dieron cuando los escoceses interpretaron “Do You Want To”, momento en que de tantos saltos parecía que el viejo Caupolicán se vendría abajo, lo mismo que casi al terminar la primera parte de la presentación provocó “Take Me Out”, clásico primer single relevante de la banda y que forma parte de su debut homónimo de 2004.

Para el encore cuatro temas que siguieron al “¿una más, Santiago?” enunciado por Kapranos como si no supiera la respuesta, como si el entusiasmo y energía de los instantes previos no le hubiesen augurado la respuesta y se lanzó entonces el quinteto para poner fin a la noche con “Fire” y dejar los corazones tan agitados que salían corriendo de los sudados pechos de todos los que saltamos con los brazos en alto en un carnaval que caló hasta los huesos.

Definitivamente, lo de anoche fue una fiesta impecable, con un sonido de primer nivel, juegos de voces que daban profundidad a los temas, un intento constante por comunicarse en español con el público y un setlist en que se mostró casi entero el nuevo trabajo de la banda, pero que no bajó las revoluciones en ningún momento. Sin duda alguna, uno de los mejores shows de este segundo semestre en nuestro país.

Setlist:
Glimpse of Love
Lazy Boys
No You Girls
Do You Want To
Walk Away
Paper Cages
The Dark of the Matinée
Lucid Dreams
Feel The Love Go
Illumination
Finally
Shopping
Michael
Take Me Out
Ulysses

Encore:
Slow
Always Ascending
Fire

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Franz Ferdinand en Teatro Caupolicán: Un carnaval sin límites 9 de octubre 2018. Por Francisca Neira. Fotografías por Francisco Aguilar A. Ya desde un buen rato antes que comenzara el show de anoche en el teatro Caupolicán los pantalones pitillo, zapatos mocasines y los looks cuidadosamente descuidados comenzaron a merodear el recinto del centro capitalino que prometía ser el refugio de una fiesta que muchos esperaban repetir desde hace cuatro años, tras la última visita de la banda en 2014, y que varios otros esperaban disfrutar por primera vez. Para cuando se apagaron las luces, se encendió el escenario y sonaron los primeros acordes, todos supimos que “defraudado” no sería la palabra que llenaría ninguna boca al final del concierto de Franz Ferdinand, banda que se anunciaba a sí misma con grandes y brillantes letras manuscritas que custodiaban a los cinco músicos que nos hicieron disfrutar por cerca de una hora y media de un amplio recorrido por su trayectoria musical. En una apuesta que tenían ganada desde el principio “Glimpse of Love”, perteneciente a Always Ascending (2018), la placa más reciente de la banda de la que sonaron también otros seis temas y que es además la que los trajo de vuelta a nuestro país, fue la encargada de abrir los fuegos de la noche y marcar el ritmo de lo que sería un festín para los amantes de los sonidos limpios y bien ejecutados, enérgicos y con reminiscencias del punk, post punk y el new wave que tanto gustan por este lado del planeta. Las melodías pegajosas tan características de Franz Ferdinand y el carisma del frontman Alex Kapranos y el tecladista Julian Corrie hicieron saltar a todos los presentes desde el primer momento, siempre bajo un juego de luces que realmente nos hizo pensar que estábamos en la saturada pista de baile de una discoteque en vez de la cancha de un lugar habilitado para eventos musicales. Los puntos más altos de la noche estuvieron dados por “No You Girls” y “The Dark of the Matinée”, mientras que el toque emotivo lo pusieron “Walk Away”, coreada masivamente en el ir y venir de un lado a otro de las apretadas primeras filas y “Slow”, primera canción el encore, en la que las luces de los celulares de se movieron como luciérnagas en lo alto del teatro primero y en todo el lugar después. De todas formas, pese a ser un espectáculo bien cuidado y en el que se mantuvo en todo momento la energía en alto, los puntos más fuertes de la noche se dieron cuando los escoceses interpretaron “Do You Want To”, momento en que de tantos saltos parecía que el viejo Caupolicán se vendría abajo, lo mismo que casi al terminar la primera parte de la presentación provocó “Take Me Out”, clásico primer single relevante de la banda y que forma parte de su debut homónimo de 2004. Para el encore cuatro temas que siguieron al “¿una más, Santiago?” enunciado por Kapranos como si no…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario