John, El último día de Lenn9n en el Teatro Nescafé: Vida, pasión y muerte de un genio

John, El último día de Lenn9n en el Teatro Nescafé: Vida, pasión y muerte de un genio
21 de junio 2018.

Por Nicolás Morán.
Fotografías por Javier Valenzuela (Teatro Nescafè)

El poder revivir un día de la vida de uno de los músicos más influyentes del siglo XX es, sin lugar a dudas, uno de los momentos más bellos que nos ha tocado presenciar. La obra teatral inspirada en el último día en que pisó este mundo uno de los fundadores de The Beatles, estuvo plagada de recuerdos, éxitos, tormentos y decepciones en todo ámbito.

Ambientado en su departamento en Nueva York en el transcurso del 8 de Diciembre de 1980, hora de NY y 9 de diciembre, hora de Liverpool, es que transcurre un viaje por los momentos que preceden a la muerte de Lennon y que van a mezclarse con los recuerdos de su vida y las impresiones de lo que vivió el artista británico. Notables fueron las actuaciones, plagadas de sentimiento y naturalidad, que le dieron el toque justo para hacernos sentir que Gabriel Urzúa era John Lennon y que Tamara Ferreira era Yoko Ono, puesto que la química entre ambos era innegable y dejaban respirar el sentimiento tan verdadero que le profesó el ex Beatle a la artista conceptual japonesa, algo que quedó patente en los 80 minutos que duró el espectáculo y, más aún, cuando Ferreira cantó “Love”.

En este viaje por la mente del músico nos toparemos de manera surrealista con su madre, Carmen Gloria Bresky en el papel de la mujer que lo dejó con su hermana para poder rearmar su vida, creando en el pequeño Lennon un sentimiento de pérdida irrefrenable. Julia siendo muy joven va a ser atropellada, dejando una deuda impaga con su hijo, pero nos deja claro que en el poco tiempo que va a estar con él, incentivará su faceta creativa y que aquella sería una relación ambivalente hasta el momento de su muerte. Además nos toparemos con su futuro asesino, David Chapman, caracterizado por Guilherme Sepúlveda, quien abrirá la mente de John y nos mostrará, como si de un fantasma se tratara, las contradicciones de vivir entre lujos y predicar el desapego a lo material, las contradicciones de ser violento y predicar la paz. De algún modo, esta obra nos muestra las luces y sombras del ser humano; nos asombra con la idea de cómo en nuestro camino a la redención podemos tener tropiezos. De hecho, creo que una de las cosas más emocionantes de la obra se da cuando, producto del azar o del destino (juzgue usted), Lennon se disponía a tener un día normal, como cualquier otro, pero es asesinado y cómo “Across the Universe” suena fuerte en nuestras mentes, siendo la frase “nothing’s gonna change my world” la ironía hecha carne.

En la obra también veremos el matrimonio fallido con Cynthia Powell, interpretada por Adriana Stuven y cómo Lennon estuvo al debe con su hijo Julian, repitiendo el patrón de abandono, sobre todo cuando decidió quedarse con Yoko Ono, creando así una atmósfera de culpa e incomodidad en el ambiente. De hecho, la musicalización de la obra ayuda enormemente a crear el efecto justo para cada instante de la producción, porque el conjunto de banda sonora en vivo, Urzúa cantando y tocando instrumentos, las luces y las proyecciones en el escenario hicieron de anoche, una de las mejores veladas de este 2018.

Escapando un poco del teatro convencional, John, El último día de Lenn9n se encuentra entre las producciones nacionales más potentes de la actualidad. Desde la dramaturgia y la dirección en adelante, nos podemos dar cuenta de que estamos ante un trabajo cuyo profesionalismo es de otro nivel. Mientras Urzúa interpreta “Imagine” en piano y las luces se extinguen como su aliento, esta última parte de la obra nos invita a reflexionar y a volvernos soñadores, recodándonos que no estamos solos. Nos recuerda que debemos tener esperanza de que otros se unan a nosotros en la construcción de un mundo mejor, y que en la búsqueda del arte, siempre podemos encontrarnos con joyas como la que vimos en el Teatro Nescafé de las Artes esa fría noche de Junio.

"John, el último día de Lennon" – Opiniones del público

"John, el último día de Lennon" en palabras del público 😃 ¡Recuerden que tendremos funciones hasta el 24 de junio! #LENN9N

Posted by Teatro NESCAFÉ de las Artes on Monday, June 11, 2018

null
null
null
null
null
null

John, El último día de Lenn9n en el Teatro Nescafé: Vida, pasión y muerte de un genio 21 de junio 2018. Por Nicolás Morán. Fotografías por Javier Valenzuela (Teatro Nescafè) El poder revivir un día de la vida de uno de los músicos más influyentes del siglo XX es, sin lugar a dudas, uno de los momentos más bellos que nos ha tocado presenciar. La obra teatral inspirada en el último día en que pisó este mundo uno de los fundadores de The Beatles, estuvo plagada de recuerdos, éxitos, tormentos y decepciones en todo ámbito. Ambientado en su departamento en Nueva York en el transcurso del 8 de Diciembre de 1980, hora de NY y 9 de diciembre, hora de Liverpool, es que transcurre un viaje por los momentos que preceden a la muerte de Lennon y que van a mezclarse con los recuerdos de su vida y las impresiones de lo que vivió el artista británico. Notables fueron las actuaciones, plagadas de sentimiento y naturalidad, que le dieron el toque justo para hacernos sentir que Gabriel Urzúa era John Lennon y que Tamara Ferreira era Yoko Ono, puesto que la química entre ambos era innegable y dejaban respirar el sentimiento tan verdadero que le profesó el ex Beatle a la artista conceptual japonesa, algo que quedó patente en los 80 minutos que duró el espectáculo y, más aún, cuando Ferreira cantó “Love”. En este viaje por la mente del músico nos toparemos de manera surrealista con su madre, Carmen Gloria Bresky en el papel de la mujer que lo dejó con su hermana para poder rearmar su vida, creando en el pequeño Lennon un sentimiento de pérdida irrefrenable. Julia siendo muy joven va a ser atropellada, dejando una deuda impaga con su hijo, pero nos deja claro que en el poco tiempo que va a estar con él, incentivará su faceta creativa y que aquella sería una relación ambivalente hasta el momento de su muerte. Además nos toparemos con su futuro asesino, David Chapman, caracterizado por Guilherme Sepúlveda, quien abrirá la mente de John y nos mostrará, como si de un fantasma se tratara, las contradicciones de vivir entre lujos y predicar el desapego a lo material, las contradicciones de ser violento y predicar la paz. De algún modo, esta obra nos muestra las luces y sombras del ser humano; nos asombra con la idea de cómo en nuestro camino a la redención podemos tener tropiezos. De hecho, creo que una de las cosas más emocionantes de la obra se da cuando, producto del azar o del destino (juzgue usted), Lennon se disponía a tener un día normal, como cualquier otro, pero es asesinado y cómo “Across the Universe” suena fuerte en nuestras mentes, siendo la frase “nothing’s gonna change my world” la ironía hecha carne. En la obra también veremos el matrimonio fallido con Cynthia Powell, interpretada por Adriana Stuven y cómo Lennon estuvo al debe con su hijo Julian, repitiendo el patrón de abandono, sobre todo cuando…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Francisco Aguilar

Melómano, cinéfilo, futbolero y soñador.

Deja un comentario