Justin Timberlake en Toronto: Con ustedes ¡el padre del espectáculo!

Justin Timberlake en Toronto: Con ustedes ¡el padre del espectáculo!
Scotiabank Arena, 9 de Octubre

Por Bernardita Ponce.
Fotos por Tom Pandi (Scotiabank Arena Facebook)

Después de un inolvidable show de medio tiempo del Super Bowl en la primera semana de febrero, el regreso en 2018 de Justin Timberlake comenzaba lleno de victorias, incluyendo un nuevo disco bajo el brazo. Es así como tras cuatro años de ausencia el 2 de febrero salía a la luz su nueva producción, Man Of The Woods, que aparecía para sorprender a los fans y la crítica con un concepto más personal (y su experiencia como padre y esposo), en el que las letras cobran más importancia que los ritmos. Una propuesta que fue criticada y alabada, pero que nos presenta al ex chico NSYNC como un artista que acepta desafíos y se propone salir de su zona de confort.

Su show en el Scotiabank Arena de Toronto, Canadá (el tercero del año en esta ciudad), tuvo una ambiciosa puesta en escena con una larga y sinuosa pasarela de color negro con forma de “S”, decorada con unos pocos árboles y una parte que se cubría ocasionalmente con pasto holográfico, imitando la apariencia de un bosque. Aquel fue el lugar donde Timberlake, sus seis bailarines y la gran banda de Tennessee Kids pasaron la mayor parte de su tiempo en el transcurso de un espectáculo de dos horas, impecable y alegre que logró deleitar a la gente, especialmente a los que pudieron estar más cerca del artista en el sector de cancha. Sin embargo, a aquellos que quedaron más alejados en los sectores de palco y galerías, el artista los compensó visualmente con un complejo sistema de pantallas de membranas que se iban desplegando para adaptarse a cualquier plano que Timberlake había pensado.

Durante su espectáculo, el solista y sus bailarines se esforzaron por realizar diversas coreografías que iban repasando los estilos musicales que proponía el artista. Un punto a parte que vale mencionar es la gran calidad vocal y física que logra el oriundo de Memphis que, a sus 37 años, se presentó como un artista consumado, incluso liderando la arena en el baile y la música. Esa generosidad que muestra sobre el escenario se reparte en cada una de sus interpretaciones, en las que expresa su gratitud y amor por la música. El show nació para él y eso se nota.

La noche comenzó con “Filthy” y “Midnight Summer Jam”, las dos canciones de su último disco Man of the Woods. A Timberlake no le llevó mucho tiempo llegar a lo que la multitud quería escuchar: “LoveStoned”, “SexyBack” y “Señorita”, que fueron recibidos con entusiasmo por la multitud. Con una voz potente y un falsete inconfundible, el protagonista de la noche se abrió camino a través de su catálogo en la primera mitad de su set y con guitarra eléctrica y su banda interpretó canciones como “My Love”, “Cry Me a River” y “Mirrors” con un sonido completamente nuevo.

Tras el arsenal de hits, llegó el momento de frenar un poco las cosas y cantar alrededor de la fogata al final de la pasarela. Timberlake, a cargo de una guitarra acústica, dejó que sus coristas interpretaran en voces principales versiones como “Dreams” de Fleetwood Mac, “Ex-factor” de Lauryn Hill, “Come Together” de The Beatles y “Thank God I’em A Country Boy” de John Denver. Quizás este fue el punto en el que la gente perdió el foco y se mostró desinteresada, quizás porque muchos esperan más baile que tranquilidad. Cuando terminó esta parte del set, Timberlake reencontró el sonido acústico que había estado buscando en todo el show. Con su banda rodeándolo interpretó en formato desenchufado “What Goes Around, Comes Around”, permitiendo que el público se centrara en la canción.

La velada ya estaba llegando a su fin, pero no por eso iba a desteñir. Llegaría el momento de la gloriosa interpretación de “Say Something” de su nueva placa, que sorprende tanto en vivo como en el disco. Un momento mágico, que fue perdurando hasta “Montana” el siguiente tema nuevo y que nos llevó literalmente al bosque y a los sonidos más folk. Para el cierre llegaría toda la energía de “Can’t Stop the Feeling!” de la banda sonora de la película animada Trolls. Un perfecto cierre para 26 temas que nos demuestran que Justin Timberlake se ha consolidado como uno de los grandes íconos del pop. Su música nunca termina de sorprender y los amantes de los buenos sonidos deberían asistir a uno de sus conciertos, sean o no sus fans ya que, sin duda, vivirán una gran experiencia.

Setlist:
Filthy
Midnight Summer Jam
LoveStoned
SexyBack
Man of the Woods
Higher Higher
Señorita
Suit & Tie
My Love
Cry Me a River
Mirrors
Drink You Away
Until the End of Time (acoustic)
Dreams (Fleetwood Mac cover)
Ex-Factor (Lauryn Hill cover)
Come Together (The Beatles cover)
Thank God I’m a Country Boy (John Denver cover)
Morning Light
What Goes Around… Comes Around (acoustic)
Say Something
Montana
Summer Love
Rock Your Body
Supplies
Like I Love You
Can’t Stop the Feeling!

null
null
null
null
null
null
null
null
null
null

Justin Timberlake en Toronto: Con ustedes ¡el padre del espectáculo! Scotiabank Arena, 9 de Octubre Por Bernardita Ponce. Fotos por Tom Pandi (Scotiabank Arena Facebook) Después de un inolvidable show de medio tiempo del Super Bowl en la primera semana de febrero, el regreso en 2018 de Justin Timberlake comenzaba lleno de victorias, incluyendo un nuevo disco bajo el brazo. Es así como tras cuatro años de ausencia el 2 de febrero salía a la luz su nueva producción, Man Of The Woods, que aparecía para sorprender a los fans y la crítica con un concepto más personal (y su experiencia como padre y esposo), en el que las letras cobran más importancia que los ritmos. Una propuesta que fue criticada y alabada, pero que nos presenta al ex chico NSYNC como un artista que acepta desafíos y se propone salir de su zona de confort. Su show en el Scotiabank Arena de Toronto, Canadá (el tercero del año en esta ciudad), tuvo una ambiciosa puesta en escena con una larga y sinuosa pasarela de color negro con forma de “S”, decorada con unos pocos árboles y una parte que se cubría ocasionalmente con pasto holográfico, imitando la apariencia de un bosque. Aquel fue el lugar donde Timberlake, sus seis bailarines y la gran banda de Tennessee Kids pasaron la mayor parte de su tiempo en el transcurso de un espectáculo de dos horas, impecable y alegre que logró deleitar a la gente, especialmente a los que pudieron estar más cerca del artista en el sector de cancha. Sin embargo, a aquellos que quedaron más alejados en los sectores de palco y galerías, el artista los compensó visualmente con un complejo sistema de pantallas de membranas que se iban desplegando para adaptarse a cualquier plano que Timberlake había pensado. Durante su espectáculo, el solista y sus bailarines se esforzaron por realizar diversas coreografías que iban repasando los estilos musicales que proponía el artista. Un punto a parte que vale mencionar es la gran calidad vocal y física que logra el oriundo de Memphis que, a sus 37 años, se presentó como un artista consumado, incluso liderando la arena en el baile y la música. Esa generosidad que muestra sobre el escenario se reparte en cada una de sus interpretaciones, en las que expresa su gratitud y amor por la música. El show nació para él y eso se nota. La noche comenzó con "Filthy" y "Midnight Summer Jam", las dos canciones de su último disco Man of the Woods. A Timberlake no le llevó mucho tiempo llegar a lo que la multitud quería escuchar: “LoveStoned”, "SexyBack" y “Señorita”, que fueron recibidos con entusiasmo por la multitud. Con una voz potente y un falsete inconfundible, el protagonista de la noche se abrió camino a través de su catálogo en la primera mitad de su set y con guitarra eléctrica y su banda interpretó canciones como "My Love”, “Cry Me a River” y "Mirrors" con un sonido completamente nuevo. Tras el arsenal…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Bernardita Ponce

Periodista 🇨🇱 #doglover🐶 #patiperra☀️ ❤️❤️ la música, el cine, el yoga, andar en bici, el sour y la #UC. Moviendo mi vida con Parlante.cl

Deja un comentario