Killing Joke en Blondie: El rugido asesino

Killing Joke en Blondie: El rugido asesino
27 de septiembre 2018.

Por Francisco Otto.
Fotografías por Felipe Morales.

El ansiado debut de Killing Joke, con su formación más clásica con Jaz Coleman, Geordie Walker, Youth y Paul Ferguson, hizo explotar la noche de ayer 27 de septiembre a una rebosante discoteque Blondie. La expectativa por ver a una banda que hace 40 años irrumpió en el género industrial, donde bandas como Nirvana, Nine Inch Nails y Metallica han sido influenciados por los formados en Londres; y el legendario guitarrista de Led Zeppelin, Jimmy Page, no se perdía sus conciertos.

“Hemos querido tocar en Sudamérica y en Chile desde hace mucho tiempo, esperamos mucha energía por parte de los fans y tener un concierto explosivo”, comentó Coleman en una entrevista a un medio local en la previa al show y los asistentes no defraudaron. Pasadas las 22 horas apareció el conjunto que mostró todos los estilos que han marcado su transversal carrera. Son capaces de cubrir desde lo melódico al heavy, pasando por el punk, llenando las expectativas de los fanáticos que eran una figura homogénea que se perdía en el intenso humo del espacio ubicado en metro ULA.

Entre gritos e insultos al voleo, la figura del frontman, que levantó los brazos, aprobando la recepción que tuvo, se elevaba ante la leyenda viviente que es. Sin previo aviso colores violetas se apoderaron del escenario ante “Love Like Blood”, donde los presentes mostraron todo su frenesí entonando el himno de 1985.

Ese primer impacto dio paso al primer saludo de Coleman: “¡Buenas noches, Chile!”, para luego torpedear con “European Super State”. El vocalista volvió a tomarse un momento para asegurar que estaba “fucking happy de estar aquí” y afirmó que Chile “es un país libre”, marcando el primer guiño del discurso antifascista de la noche. “Auto Zone”, “80s” y “New Cold War” sucedieron una tras otra, ante los fanáticos que bailaron y saltaron sin parar.

“Requiem” dio paso a la crítica política más dura del frontman, donde dijo que “no creo en los políticos, ni en la política. Menos en las elecciones como las de Trump y Clinton por ejemplo”. Puño en alto para “Follow The Leader” y con “Bloodsport”, Coleman se desató cantando y los fans se contagiaron ante tanta energía y levantaron a un tipo por los aires, muy cerca del prosaico, ante una intensa luz roja.

Ante la humareda que complicaba divisar lo que pasaba en la tarima, fue momento de “Butcher” que coincidió con una alta cantidad de personas que sacaron sus celulares y grabaron el tema. Ya de cara al final de la primera parte del show, fue momento de las canciones más pesadas del conjunto británico con “Loose Cannon”, “Labyrinth”, “Corp Elect”, “Asteroid” y “Wait”, que posicionaron a Coleman en un intensa “disputa” con el guitarrista Geordie Walker, donde combo a combo se disputaban el cetro al más bullicioso de la noche.

De la mano de “Psyche” salieron del escenario, tras un espectacular solo de batería de Paul Ferguson. Los gritos por el regreso del conjunto fueron escuchados y Killing Joke se dio un momento para agradecer la energía que sus fans que llegaron a Blondie.

Con una fiesta de luces cerraron el show que se extendió hasta las 23.40 horas y dejó en éxtasis a los fans que salieron perplejos, destacando lo espectacular de la banda. Así se cerró el debut del grupo que pasó por Chile celebrando 40 años en su gira Laugh at Your Peril 40th Anniversary World Tour y que han justificado su longevidad en la “¡Magia! Creo que tenemos un destino, la banda nació de la magia y aún no hemos completado nuestra tarea. Seguimos marchando hacia ese destino”, según afirmó Coleman en entrevista con una radio capitalina.

Setlist:
Love Like Blood
European Super State
Auto Zone
80s
New Cold War
Requiem
Follow The Leader
Bloodsport
Butcher
Loose Cannon
Labyrinth
Corp Elect
Asteroid
Wait
Psyche

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE IMAGINARY NOISE <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE KILLING JOKE <<<

Killing Joke en Blondie: El rugido asesino 27 de septiembre 2018. Por Francisco Otto. Fotografías por Felipe Morales. El ansiado debut de Killing Joke, con su formación más clásica con Jaz Coleman, Geordie Walker, Youth y Paul Ferguson, hizo explotar la noche de ayer 27 de septiembre a una rebosante discoteque Blondie. La expectativa por ver a una banda que hace 40 años irrumpió en el género industrial, donde bandas como Nirvana, Nine Inch Nails y Metallica han sido influenciados por los formados en Londres; y el legendario guitarrista de Led Zeppelin, Jimmy Page, no se perdía sus conciertos. "Hemos querido tocar en Sudamérica y en Chile desde hace mucho tiempo, esperamos mucha energía por parte de los fans y tener un concierto explosivo", comentó Coleman en una entrevista a un medio local en la previa al show y los asistentes no defraudaron. Pasadas las 22 horas apareció el conjunto que mostró todos los estilos que han marcado su transversal carrera. Son capaces de cubrir desde lo melódico al heavy, pasando por el punk, llenando las expectativas de los fanáticos que eran una figura homogénea que se perdía en el intenso humo del espacio ubicado en metro ULA. Entre gritos e insultos al voleo, la figura del frontman, que levantó los brazos, aprobando la recepción que tuvo, se elevaba ante la leyenda viviente que es. Sin previo aviso colores violetas se apoderaron del escenario ante “Love Like Blood”, donde los presentes mostraron todo su frenesí entonando el himno de 1985. Ese primer impacto dio paso al primer saludo de Coleman: “¡Buenas noches, Chile!”, para luego torpedear con “European Super State”. El vocalista volvió a tomarse un momento para asegurar que estaba “fucking happy de estar aquí” y afirmó que Chile “es un país libre”, marcando el primer guiño del discurso antifascista de la noche. “Auto Zone”, “80s” y “New Cold War” sucedieron una tras otra, ante los fanáticos que bailaron y saltaron sin parar. “Requiem” dio paso a la crítica política más dura del frontman, donde dijo que “no creo en los políticos, ni en la política. Menos en las elecciones como las de Trump y Clinton por ejemplo”. Puño en alto para “Follow The Leader” y con “Bloodsport”, Coleman se desató cantando y los fans se contagiaron ante tanta energía y levantaron a un tipo por los aires, muy cerca del prosaico, ante una intensa luz roja. Ante la humareda que complicaba divisar lo que pasaba en la tarima, fue momento de “Butcher” que coincidió con una alta cantidad de personas que sacaron sus celulares y grabaron el tema. Ya de cara al final de la primera parte del show, fue momento de las canciones más pesadas del conjunto británico con “Loose Cannon”, “Labyrinth”, “Corp Elect”, “Asteroid” y “Wait”, que posicionaron a Coleman en un intensa “disputa” con el guitarrista Geordie Walker, donde combo a combo se disputaban el cetro al más bullicioso de la noche. De la mano de “Psyche” salieron del escenario, tras un espectacular solo de…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0

Deja un comentario