Por Tomás Soto.

Luego de 14 años, Los Increíbles, una de las películas de Walt Disney Pictures y Pixar más queridas por el público, reaparece con su secuela. Y lo hace de la mejor manera, entregando casi dos horas de acción pura y humor en todo momento.

En 2004 fue la última aparición de la familia increíble, esa que de la mano de creadores de cintas emblemáticas de animación como Toy Story (1995), Monster Inc (2001), Buscando a Nemo (2003), entre otras, alcanzó la cumbre de popularidad de inmediato a las pocas semanas de estrenarse, y que quedó hasta el día de hoy en la mente de todos quienes disfrutaron de ella. Mr increíble (Craig T. Nelson), Elastigirl (Holly Hunter), Dash (Huck Milner), Violeta (Sarah Vowell) y Jack-Jack, nos mostraron que pertenecer a una familia de superhéroes puede ser muy entretenido, y este 2018 vienen a confirmarlo con la secuela y el doble de las aventuras.

Aquellos que vieron la primera parte recordarán el final, porque fue el término perfecto, ese que te deja pensando en que, de todas maneras, debe haber una segunda parte. Por lo mismo, es así como comienza esta nueva película. Con una familia increíble dispuesta a derrotar a Subterráneo (John Raztenberger), el villano que aparece justo cuando todos celebraban la victoria de Dash en su competencia de atletismo. Además, viene a acabar con la gran duda que dejó en todos los fanáticos, ¿Violeta irá al cine el viernes con Tony?

Sin embargo, los días de salvar el mundo para el clan de los trajes rojos con la “I” en su pecho, parecen llegar a su fin, al menos para Mr. Increíble y sus hijos. Esto, ya que Elastigirl será quien tome todo el protagonismo. A raíz de la enorme destrucción que dejaban las acciones por salvar a la ciudad del vandalismo, y la ilegalidad en la que ejercían los super poderosos sus acciones, la desaprobación hacia ellos comienza a crecer.

Sin casa, viviendo en un motel, y justo cuando creíamos que todo acabaría, aparece Winston Deavor (Bob Odenkirk), empresario y dueño de la compañía de celulares DevTech, quien junto a su hermana Evelyn (Catherine Keener), buscan a Elastigirl para darle vida y una nueva imagen a los superhéroes. Con el fin de mostrarles al público realmente todo lo que tienen que pasar en primera persona para combatir el crimen. Esto tendrá un efecto inmediato en la familia, ya que Mr. Increíble tendrá que poner a prueba sus habilidades blandas como padre, enseñando matemáticas, ayudando en problemas amorosos, y cuidando de su hijo más pequeño, Jack-Jack, el cual es uno de los que se roba la película. Y es que podremos ver cómo el más pequeño de la familia comenzará a experimentar con un sinfín de poderes, pero todo obviamente desde su inocencia.

En comparación a la primera parte, una de las cosas que más se rescatan en esta secuela, es el hecho de que está cargada de escenas de acción, humor y contiene una trama que no aburre en ningún momento, es más, te mantiene expectante a cada instante por la manera interesante en que se desarrolla.

Otro aspecto positivo, es que la incorporación de muchos nuevos superhéroes, y de antagonistas como el Rapta-pantallas, se hace de buena manera y no deja ese pensamiento de que solo los pusieron para darle algo nuevo a la cinta, todo lo contrario, puesto que, aportan y de la mejor forma.

Personajes como Frozono (Samuel L. Jackson) y Edna Moda (Brad Bird) son otros personajes que reaparecen, para así dar vida nuevamente a una de las películas más populares de animación en el último tiempo, que de seguro, ahora seguirá por muchos años más en el corazón de los fanáticos y de las nuevas generaciones que la vean por primera vez. Además, viene a acabar con las críticas que digan que las segundas partes nunca son buenas.

Hoy jueves 14 de junio llegó a las principales salas de cine de nuestro país, justo cuando bastan solo un par de semanas para las vacaciones de invierno, donde podrán disfrutar grandes y chicos de una hora y 58 minutos de entretenimiento asegurado.

Sobre El Autor

Tomás Soto

Artículos Relacionados

Deja un comentario