Millencolin en Chile: Una verdadera banda de la casa

Millencolin en Chile: Una verdadera banda de la casa
Teatro Cariola, 3 de octubre 2017.

Por Sebastián Allende.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

La quinta presentación de los suecos de Millencolin levantaba unas expectativas dignas de la calidad que poseen como banda. Eso se fue demostrando con un Teatro Cariola que, poco a poco, tomaba forma, lo que hacía prever desde la apertura de sus puertas que la noche de este martes sería una de esas jornadas que quedaría guardada en la retina de cada uno de los asistentes a esta gran velada.

Lo que prometía ser un show verdaderamente intenso y lleno de euforia, moshs y saltos por todas partes, comenzó de la mejor forma con la presentación de los nacionales Los Mox, quienes con sus clásicas canciones hicieron vibrar a todos los presentes que, poco a poco, colmaban el recinto de calle San Diego.

“Toy con caña”, “Bronceado de cantina” y “Un beso y una flor”, fueron parte de un corto pero intenso set, que demostró la gran calidad y vigencia que poseen estos santiaguinos, los que ya son catalogados como unas verdaderas eminencias dentro de la escena de hardcore melódico nacional.

Finalizado el primer zarpazo de la noche de manos de la agrupación local, ya era tiempo para tomar posición para obtener una buena ubicación para el plato fuerte de la noche: Millencolin.

El sonido de un beat electrónico daría pie para la presencia del baterista Fredrik Larzon, quien sería el protagonista del comienzo del show con el ritmo característico de “No Cigar”, para que el teatro comenzara a saltar y el mosh no se hiciera esperar, una vez que las metrallas de Erik Ohlsson y Mathias Färm sonaran en unísono y encabezarán el inicio de este gran concierto.

“Sense & Sensibility” no daría tregua a la audiencia, quienes se rendiría ante unos verdaderos maestros de ceremonia que eran Ohlsson y sobre todo Mathías Färm, quien con su guitarra exudaba una actitud punk, que contagiaba a todos sus compañeros y provocaba una admiración por todos los que estábamos bajos sus pies. “Ray” seguiría con las revoluciones a mil, lo que nos daría a entender que este no sería un show para respiros, al contrario, el público que se apreciaba entre jóvenes veinteañeros y sobre todo treintañeros de la vieja escuela, incendiaban la escena a medida de cada canción que pasaba.

“Olimpic” fue el primer encuentro de la noche con lo más clásico de Millencolin, hecho que se repitió con las interpretaciones de “Fazil´s Friend”, “Mr.Clean” y “Bullion”, que hicieron estallar al recinto de San Diego, desatando el caos y el desorden, es así que pudimos observar a decenas de fans que intentaron subir al escenario para presentar sus respetos a la banda, y que más de un susto hicieron pasar a la producción y seguridad del show.

La noche dio para recorrer temas de casi toda la discografía de esta agrupación, extrañando los sonidos del disco Machine 15 del año 2008, quizás porque tuvo a los suecos un poco alejados de su color habitual, situación que al parecer tomaron nota, ya que esta gira, se ha caracterizado por la poca atención que se ha tomado a esta placa, en comparación con su último lanzamiento True Brew, el que se ha convertido en un verdadero regreso a sus raíces melódicas, una prueba de ello la interpretación de 5 canciones de este LP durante esta noche.

Los shows de Millencolin suelen ser entretenidos y enérgicos, donde predomina la velocidad y la fuerza de sus canciones, que con los años se han transformado en verdaderos himnos para los amantes de la cultura asociada a los skates y las zapatillas vans, pero existen momentos para la emotividad como lo fue la interpretación de los temas “Duckpond” y por sobre todo “The Ballad”, que nos entrega un Nikola Sacevic a cargo de una guitarra acústica, cantando a todo pulmón y en compañía de todos los presentes: “Do you know, who’s that guy, who’s all alone?”. Un gran momento para todos los que estuvimos presentes, debido a la gran comunión que genera entre la banda y todos sus fans este tema, que fue notoriamente registrado (como es la tónica de los conciertos en nuestra era) en los smartphones de cada uno de los asistentes.

Ya con 22 temas interpretados y una banda apresta a decir ese quinto adiós, culmínanos una gran noche con una grata sensación en el ambiente. Una sensación de ser parte y testigos de lo que ya es el recambio de un estilo cargado de fuerza, que hace de local en nuestro país, donde muchos podrán decir que no estuvieron presentes en la era de las grandes glorias como Sex Pistols, The Clash o Ramones, pero sí de quienes ya sentimos que se han tomado la batuta de la furia, de la energía y del carácter como lo son Rancid, Nofx, Bad Religion y nuestros verdaderos regalones Millencolin.

Setlist Los Mox
Curao Manejo Mejor
Mi gran noche
La mansa fiesta
Un beso y una flor
Toy con caña
Rompiendo la Ley
Lo cortes no quita lo caliente
Te daría
Nuestra fuerza
Bronceado de Cantina
Ron Damon
Ataque KK
Más Vale Borrachos Conocidos Que Alcohólicos Anonimos
As de Espadas

Setlist Millencolin
No Cigar
Sense & Sensibility
Ray
Olympic
Penguins & Polarbears
Fazil’s Friend
Bring Me Home
True Brew
Autopilot Mode
The Ballad
Twenty Two
Farewell My Hell
Lozin’ Must
Kemp
Pepper
Mr. Clean

Encore:
Egocentric Man
Fox
Bullion
Duckpond
Battery Check
Black Eye

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE LOS MOX PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE MILLENCOLIN PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Millencolin en Chile: Una verdadera banda de la casa Teatro Cariola, 3 de octubre 2017. Por Sebastián Allende. Fotografías por Francisco Aguilar A. La quinta presentación de los suecos de Millencolin levantaba unas expectativas dignas de la calidad que poseen como banda. Eso se fue demostrando con un Teatro Cariola que, poco a poco, tomaba forma, lo que hacía prever desde la apertura de sus puertas que la noche de este martes sería una de esas jornadas que quedaría guardada en la retina de cada uno de los asistentes a esta gran velada. Lo que prometía ser un show verdaderamente intenso y lleno de euforia, moshs y saltos por todas partes, comenzó de la mejor forma con la presentación de los nacionales Los Mox, quienes con sus clásicas canciones hicieron vibrar a todos los presentes que, poco a poco, colmaban el recinto de calle San Diego. “Toy con caña”, “Bronceado de cantina” y “Un beso y una flor”, fueron parte de un corto pero intenso set, que demostró la gran calidad y vigencia que poseen estos santiaguinos, los que ya son catalogados como unas verdaderas eminencias dentro de la escena de hardcore melódico nacional. Finalizado el primer zarpazo de la noche de manos de la agrupación local, ya era tiempo para tomar posición para obtener una buena ubicación para el plato fuerte de la noche: Millencolin. El sonido de un beat electrónico daría pie para la presencia del baterista Fredrik Larzon, quien sería el protagonista del comienzo del show con el ritmo característico de “No Cigar”, para que el teatro comenzara a saltar y el mosh no se hiciera esperar, una vez que las metrallas de Erik Ohlsson y Mathias Färm sonaran en unísono y encabezarán el inicio de este gran concierto. “Sense & Sensibility” no daría tregua a la audiencia, quienes se rendiría ante unos verdaderos maestros de ceremonia que eran Ohlsson y sobre todo Mathías Färm, quien con su guitarra exudaba una actitud punk, que contagiaba a todos sus compañeros y provocaba una admiración por todos los que estábamos bajos sus pies. “Ray” seguiría con las revoluciones a mil, lo que nos daría a entender que este no sería un show para respiros, al contrario, el público que se apreciaba entre jóvenes veinteañeros y sobre todo treintañeros de la vieja escuela, incendiaban la escena a medida de cada canción que pasaba. “Olimpic” fue el primer encuentro de la noche con lo más clásico de Millencolin, hecho que se repitió con las interpretaciones de “Fazil´s Friend”, “Mr.Clean” y “Bullion”, que hicieron estallar al recinto de San Diego, desatando el caos y el desorden, es así que pudimos observar a decenas de fans que intentaron subir al escenario para presentar sus respetos a la banda, y que más de un susto hicieron pasar a la producción y seguridad del show. La noche dio para recorrer temas de casi toda la discografía de esta agrupación, extrañando los sonidos del disco Machine 15 del año 2008, quizás porque tuvo a los suecos…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Sebastián Allende

Periodista a ratos, Papá a miles, Cruzado y ClashCityRocker por millones.

1 comentarios

  1. No tocaron farewell tocaron cash or clash

Deja un comentario