Morrissey en Movistar Arena: la música también es política

Morrissey en Movistar Arena: la música también es política
15 de diciembre 2018.

Por Francisca Neira.
Fotografías por Sergio Cortese – T4F+Bizarro

Este fin de semana se concretó, por partida doble, el anhelado regreso a nuestro país de uno de los músicos y letristas más importantes de la historia y el devenir del pop y el indie contemporáneos, Steven Patrick Morrissey. Con una primera presentación en Gran Arena Monticello, el día viernes, el británico abrió el apetito de un público acérrimo que lo sigue fervientemente en cada uno de sus shows y que se encargó de copar también, el día sábado, el recinto elegido para el que podría ser considerado su concierto más político en Chile, el Movistar Arena.

Varias horas antes del horario programado para el inicio del espectáculo se podían divisar, en las inmediaciones del Parque O’higgins, peinados con jopo, lentes de marcos gruesos e infinitos diseños de poleras alusivas al trabajo de Moz, quien en algo más de 20 canciones, cumplió las más diversas expectativas al hacer un recorrido por su carrera musical que incluyó temas de su mítica banda de origen, The Smiths, y se paseó por su extendida producción como solista, incluyendo tracks de su primer LP en dicha condición, Viva Hate (1988) hasta algunos de su más reciente entrega discográfica, Low in High School (2017), título que también da nombre a la gira que anoche tuvo su fin en Santiago.

Ya desde el comienzo del show, que partió a eso de las 21.40 hrs., quedaría establecida la línea de mensajes potentes que se sucederían durante toda la noche: tras sonar los primeros acordes de “William, It Was Really Nothing” aparece sobre el escenario Moz enfundado en una camiseta con la imagen de una vaca y la frase “no + rodeo” junto al hashtag “#noesdeporte”, recordándonos que para él la música también tiene que ver con una forma de transmitir un mensaje político, social y cultural, una visión del mundo en el que vivimos y que del queremos y que hace extensiva a su equipo, ya que sus músicos lo secundan uniformados en poleras con la frase “meat is murder”, canción que, por cierto, no sonó durante la jornada. En la misma línea uno de los momentos más estremecedores de la noche se dio cuando durante la interpretación de “Life is a Pigsty” que fue acompañada de una serie de imágenes de corridas de toros en las que se evidenciaba el sufrimiento de los animales y las consecuencias que puede tener para los toreros que, frecuentemente, son corneados, pisoteados y agredidos por toros que buscan defenderse del insensato ataque.

No obstante, la militancia animalista del ex líder de The Smiths, quien casi al final del show apareció con una polera de Peta Latino, no fue la única vertiente política que explotó durante su presentación. “I’m Throwing My Arms Around Paris” se llevó una ovación de proporciones al ser acompañada de la fotografía de un manifestante francés usando un chaleco amarillo, al mismo tiempo que Moz gritaba, puño en alto, “yellow vests!”. Así, toda una serie de gestos fueron ocurriendo durante la noche, como cuando en “Who Will Protect Us From the Police?” se calzó una camiseta de la selección Venezolana de fútbol, o cuando pide dejar de creer en las noticias antes de entonar “Spent the Day in Bed”.

Resulta inevitable pensar que, pese a las polémicas declaraciones que el artista ha realizado durante el último tiempo en cuanto a la migración y otros temas, sigue manteniendo y defendiendo una línea de acción social y política transgresora, de corte popular, empática y que aún siendo una de las protagonistas de su show, no le roba ni un ápice de importancia a lo que nos convocó anoche como público: la música. “Hairdresser on Fire” evidenció que la voz del cantante permanece intacta ante el paso de los años, potente, grave y fiera cuando es necesario; mientras que “Back on the Chain Gang”, el último single de su más reciente trabajo demuestra la capacidad del músico de hacer propio un tema que ya tiene una personalidad definida, pero que él es capaz de reescribir en una clave muy personal.

En todo caso, los momentos más altos de la noche estuvieron dados por la interpretación de “How Soon is Now?” una de las más conocidas canciones de The Smiths que anoche se presentó con un final realmente épico al ritmo de un gong, “Everyday is Like Sunday”, que abrió el encore y puso a todo el Movistar a cantar y bailar y, sin duda alguna, “Let Me Kiss You”, la sorpresa de la noche ya que no había sido tocada durante toda la gira y que sonó en la voz de los miles de asistentes que acompañaron a Morrissey en un espectáculo que hizo cantar y disfrutar cada uno de los tracks a todos los presentes en el recinto.

No hay duda de que muchas cosas, buenas y malas, pueden decirse de uno de los artistas más controvertidos del último tiempo, sin embargo, la calidad musical de sus shows y la sensibilidad artística y social que imprime en cada una de sus presentaciones hablan por sí solas. Moz es un artista que constantemente visita Chile, la última vez había sido en 2015 y, a decir verdad, para ver lo que vimos este fin de semana, es de esperar que cada vez lo haga más seguido.

Setlist:
William, It Was Really Nothing
Alma Matters
I Wish You Lonely
Hairdresser on Fire
I’m Throwing My Arms Around Paris
Is It Really So Strange?
Back on the Chain Gang
Dial-a-Cliché
Jack’s the Ripper
If You Don’t Like Me, Don’t Look at Me
Munich Air Disaster 1958
Break Up the Family
Spent the Day in Bed
How Soon is Now?
Life is a Pigsty
Who Will Protect Us From the Police?
Hold On To Your Friends
Let Me Kiss You

Encore:
Everyday is Like Sunday
First of the Gang to Die

null
null
null
null
null
null

Morrissey en Movistar Arena: la música también es política 15 de diciembre 2018. Por Francisca Neira. Fotografías por Sergio Cortese - T4F+Bizarro Este fin de semana se concretó, por partida doble, el anhelado regreso a nuestro país de uno de los músicos y letristas más importantes de la historia y el devenir del pop y el indie contemporáneos, Steven Patrick Morrissey. Con una primera presentación en Gran Arena Monticello, el día viernes, el británico abrió el apetito de un público acérrimo que lo sigue fervientemente en cada uno de sus shows y que se encargó de copar también, el día sábado, el recinto elegido para el que podría ser considerado su concierto más político en Chile, el Movistar Arena. Varias horas antes del horario programado para el inicio del espectáculo se podían divisar, en las inmediaciones del Parque O’higgins, peinados con jopo, lentes de marcos gruesos e infinitos diseños de poleras alusivas al trabajo de Moz, quien en algo más de 20 canciones, cumplió las más diversas expectativas al hacer un recorrido por su carrera musical que incluyó temas de su mítica banda de origen, The Smiths, y se paseó por su extendida producción como solista, incluyendo tracks de su primer LP en dicha condición, Viva Hate (1988) hasta algunos de su más reciente entrega discográfica, Low in High School (2017), título que también da nombre a la gira que anoche tuvo su fin en Santiago. Ya desde el comienzo del show, que partió a eso de las 21.40 hrs., quedaría establecida la línea de mensajes potentes que se sucederían durante toda la noche: tras sonar los primeros acordes de “William, It Was Really Nothing” aparece sobre el escenario Moz enfundado en una camiseta con la imagen de una vaca y la frase “no + rodeo” junto al hashtag “#noesdeporte”, recordándonos que para él la música también tiene que ver con una forma de transmitir un mensaje político, social y cultural, una visión del mundo en el que vivimos y que del queremos y que hace extensiva a su equipo, ya que sus músicos lo secundan uniformados en poleras con la frase “meat is murder”, canción que, por cierto, no sonó durante la jornada. En la misma línea uno de los momentos más estremecedores de la noche se dio cuando durante la interpretación de “Life is a Pigsty” que fue acompañada de una serie de imágenes de corridas de toros en las que se evidenciaba el sufrimiento de los animales y las consecuencias que puede tener para los toreros que, frecuentemente, son corneados, pisoteados y agredidos por toros que buscan defenderse del insensato ataque. No obstante, la militancia animalista del ex líder de The Smiths, quien casi al final del show apareció con una polera de Peta Latino, no fue la única vertiente política que explotó durante su presentación. “I’m Throwing My Arms Around Paris” se llevó una ovación de proporciones al ser acompañada de la fotografía de un manifestante francés usando un chaleco amarillo, al mismo tiempo que Moz…

0

Calificación del usuario : 4.75 ( 1 Votos)
0

Deja un comentario