New Order en Chile: nunca paremos de bailar
Teatro Caupolicán, 9 de enero 2018.

Por Jaime Farfán.
Fotografías por Carlos Muller (Lotus Producciones)

No hay fecha que no se cumpla ni deuda que no se pague. Ayer, en la fresca noche del 9 enero, se presentaron en el Teatro Caupolicán los ingleses de New Order tras la cancelación del show agendado para noviembre del año pasado por dificultades en el traslado del equipo. Tal contratiempo, en todo caso, no desanimó a los seguidores locales que repletaron el recinto de San Diego buscando disfrutar lo que prometía ser una jornada dinámica, bailable y llena de clásicos.

Un show de New Order, después de todo, es sinónimo de una cita imperdible. Aunque los ingleses están intrincados profundamente en las fibras de lo que fue la música de los 80, al día de hoy se mantienen frescos y creativos, buscando nuevos horizontes sonoros mientras hacen honor a su legado. Reinvención es la palabra que los define desde sus inicios entre las cenizas de Joy División, algo que no ha cambiado y tras la salida del bajista Peter Hook, el 2007, se reestructuraron en la alineación actual que incluye al núcleo de Bernard Sumner, Stephen Morris y Gillian Gilbert, con el apoyo más reciente de Tom Chapman como bajista y la guitarra de Phil Cunningham.

Un público impaciente aseguró desde temprano su posición mientras una cuidadosa selección de cortes ochenteros electrificaba el aire y animaba la espera de una audiencia de generaciones notablemente variadas, algo evidente si pensamos que la historia del grupo se mueve a través de cinco décadas de música.

Con solemnidad, poco después de las 21 hrs., los ingleses abrieron su cuarta presentación en nuestro país con los compases de Richard Wagner apoyados por impresionantes visuales de gimnastas y trampolines. Introducidos por la dinámica batería de Stephen Morris y una sólida línea de bajo por parte de Chapman inician con “Singularity”, perteneciente al último disco, Music Complete, del 2015. Las imágenes de Berlín y del muro que alguna vez la atravesó, sacadas del documental B-movie: lust & sound in West Berlin, apoyan a la perfección la presentación del grupo. Un corte nostálgico, compatible con los inicios de la banda que luego rompe con fuertes sintetizadores que sacan a los asistentes los primeros pasos de la jornada. La nostalgia continúa con “Ceremony”, una canción en la que New Order muestra su lado más rockero, con un sonriente Bernard Sumner moviéndose sobre el escenario.

Con una atractiva puesta en escena, incluyendo láser y luces atravesando el aire, imparables máquinas de humo y cinco pantallas proyectando estimulantes visuales, resulta evidente la experiencia de los ingleses sobre el escenario. Estimulando al público a corear y aplaudir, se dedican por completo a brindar un buen show, entregándole a los legendarios temas bailables como “Age of Consent”, “Bizarre Love Triangle” y “The Perfect Kiss” la energía necesaria para prender a los asistentes.

Recorriendo su amplio catálogo en casi dos horas, lo de ayer fue una jornada para recordar cuántas buenas canciones y singles exitosos tiene New Order. Sin embargo, la banda no temió incluir cortes de sus discos más recientes, temas que no vienen a ampliar su legado y que fueron recibidos tibiamente por el público, pero que suenan muy bien junto al resto de tracks. “Blue Monday”, clásico entre los clásicos, suena adelantada a su tiempo incluso ahora, pero el verdadero clímax de la jornada vino con “Temptation”, en la que una majestuosa bola disco coronó la pista de baile.

La noche termina, como ya ha sido la tónica en las últimas presentaciones, con un tributo a Joy Division. Los sintetizadores y los secuenciadores son reemplazados por la magnífica “Atmosphere”, en la que Sumner se hace cargo de la voz mientras la figura en blanco y negro de Ian Curtis se proyecta en las pantallas. El último tema es una animada versión de “Love Will Tear Us Apart”, reemplazando la melancolía por celebración. Después de destruirse y rearmarse, New Order no se queda atrapado en viejos dolores. A veces la vida puede ser una tragedia, pero la invitación es a levantarse y a bailar sin parar.

Setlist:
Singularity
Ceremony
Age Of Consent
Restless
Crystal
Academic
Your Silent Face
Tutti Frutti
Subculture
Bizarre Love Triangle
Vanishing Point
World
Plastic
The Perfect Kiss
True Faith
Blue Monday
Temptation

Encore:
Atmosphere (Joy Division)
Decades (Joy Division)
Love Will Tear Us Apart (Joy Division)

null
null
null
null
null
null
null
null
null

Deja un comentario