Santiago Gets Louder Meets Solid Rock: I know it’s only rock ‘n’ roll but I like it

Santiago Gets Louder Meets Solid Rock: I know it’s only rock ‘n’ roll but I like it
Movistar Arena, 2 de noviembre 2018.

Por Sebastián Allende.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

El Parque O’Higgins y específicamente el Movistar Arena y sus alrededores serían el escenario escogido para cobijar la versión 2018 del festival bautizado como Santiago Gets Louder Meets Solid Rock. Una jornada que contenía la particularidad de rendirle culto a las guitarras y a los sonidos pesados y que podíamos apreciar desde distintos detalles desde la ornamentación del lugar hasta en cada uno de los looks de los presentes.

Banco de Chile Stage y Monster Stage, serían los nombres de los dos escenarios montados para la embestida rockera que viviríamos en esta larga jornada. Para el comienzo tendríamos a los locales de Temple Agents quienes, a base de buenas canciones pertenecientes a sus dos discos dos discos publicados, Find The Place y Rise!, calentaron el ambiente del Monster Stage con dosis de un hard rock bien ejecutado y de un gran nivel. A tener presente este nombre ya que seguramente dará (y ya lo está haciendo) mucho que hablar.

Finalizado el batacazo de los Temple, logramos apreciar cómo los presentes se dirigían hacia las instalaciones del Movistar Arena, para instalarse en el Banco de Chile Stage y así vivir el show de los norteamericanos de Black Star Riders. Esta banda tiene la particularidad de nacer de las cenizas de una de las agrupaciones más legendarias de la historia del rock, Thin Lizzy, quienes una vez que comenzaron a componer nuevo material decidieron grabar usando otro nombre. Con el legendario Scott Gorham y su guitarra a la cabeza de los Black nos entregaron muestras de los mejor de su discografía con canciones como “All Hell Breaks Loose” y “Bound for Glory” y también se dieron el tiempo para tributar a su banda de origen con los sendos covers de “Jailbreak” y la pegajosa “The Boys Are Back in Town”, canciones que fueron disfrutadas por los presentes. Un show conciso y cargado de rock and roll que rinde un tributo musical y en gran manera al legado de los irlandeses de Thin Lizzy.

Mientras el Movistar exudaba rock con Black Star Riders, de vuelta al Monster Stage, una de las bandas más destacadas de la actual escena metalera nacional, Recrucide, daba pie a uno de los shows mejor ejecutados y poderosos de la tarde noche. Los presentes seriamos testigos de la buena salud que demuestra esta agrupación, quienes con una sólida interpretación durante más de media hora, nos entregarían un show lleno de riffs potentes, voces guturales y baterías rápidas y concisas como lo son parte de las canciones de su aclamado disco The Cycle, logrando así las primeras muestras de mosh de la jornada y del movimiento de cabezas de los “chascones” (y los no tanto) o el llamado headbanging. Una sólida muestra de la banda nacional liderada por Rodrigo Zepeda quienes coronaron su show con una agresiva versión “Mambo de Machaguay” de Los Jaivas.

Post show de Recrucide, el Monster Stage se comienza a poner a punto para la presentación de Criminal, dándonos algunos minutos para recorrer los stands disponibles alrededor de los escenarios. Porque SGL no es solo música sino que también es una muestra de distintas instancias como lo son la muestra choppera Caballeros Mag, quedar listo y fresco junto a un corte de pelo con Mondaca Barbería o revisar las novedades musicales de los sonidos extremos con Sick Bangers, lo que vendrían a confirmar una vez más que el Metal es uno de los sonidos predominantes en nuestro país, ya que posee una cultura común y es mucho más que una tribu urbana. Cientos de padres y niños con poleras de sus bandas favoritas que demuestran que vivir el metal es ser parte de una forma de vida, de una familia, que traspasa generaciones y que apasiona.

Volviendo a la música, lo que se vendría sería una muestra más de lo que podríamos llamar una verdadera máquina de matar. Criminal saldría a cerrar el Monster Stage de la mano del incombustible Anton Reisenegger y el comienzo con el clásico “Collide”, de su segundo disco, Dead Soul, sería el inicio de un show que vendría cargado a lo mejor de su historia. Junto a Anton en guitarra y voz, secundan la agrupación Sergio Klein como guitarrista líder, Dan Biggin en el bajo y la potencia de Zac O’Neil en la batería quienes nos presentarían un show acorde a la calidad que nos tiene acostumbrados la banda gracias a canciones como “Victimized”, “El Azote”, “Self Destruction“ y “New Disorder”, entre otras, las que fueron parte de los ritos invocados por el grupo de Reisenegger, quienes en cada canción nos concedieron todo el dominio y técnica de su música, la que los ha llevado a recorrer distintas plazas en el orbe y a ser reconocidos como referentes, no solo a nivel nacional, en su estilo.

Una vez finalizado el golpe de Criminal el Banco de Chile Stage comenzaría a vivir una verdadera procesión de gente a tan solo minutos de la presentación de uno de los platos fuertes de este festival, Alice In Chains, quienes nos tendrían preparado un gran comienzo con los sonidos de “Check My Brain”. “We Die Young”, “Your Decision”, “Would?”, “Heaven Beside You” y “Never Fade” y “Rooster”, fueron parte de un grandioso show que combinó los éxitos de los de Seattle junto a lo nuevo de su último disco, el aclamado Rainier Fog que, seguramente estará dentro de lo más destacado de este año por la energía desplegada y la calidad sonora que viene a confirmar que el nivel de la banda no decae y, al contrario, han encontrado en un William DuVall el reemplazante perfecto y, respetuosamente, el continuador del legado que dejó Layne Staley.

Para finalizar esta velada guitarrera los legendarios Judas Priest, dueños de una carrera de más de 39 años de vida, serían quienes nos entregarían un show marcado por el pulcro y demoledor sonido de los oriundos de Birminghan, Inglaterra, gracias a clásicos del estilo como “The Ripper”, “Painkiller”, “Breaking the Law” y “Living After Midnight”, canciones que dejaron en evidencia la gran etapa en que se encuentra la agrupación de Rob Halford quienes volverían a sellar la comunión existente con la fanaticada nacional, lo que viene a confirmar que el Santiago Gets Louder es un festival que ya se encuentra arraigado en nuestra cultura, gracias a grandes presentaciones y una buenísima producción y que para muchos de los que amamos las guitarras se ha transformado en un panorama imperdible al que resulta imposible faltar.

Setlist Criminal:
Collide
Self Destruction
Down Driven
Victimized
Slave Master
Rise and Fall
Por la fuerza de la razón
Hijos de la miseria
Akelarre
El azote
New Disorder

Setlist Black Star Riders:
All Hell Breaks Loose
Jailbreak (Thin Lizzy cover)
Finest Hour
Heavy Fire
Soldierstown
The Killer Instinct
Before the War
When the Night Comes In
The Boys Are Back in Town (Thin Lizzy cover)
Kingdom of the Lost
Bound for Glory

Setlist 
Judas Priest:
Firepower
Running Wild
Grinder
Sinner
The Ripper
Lightning Strike
Desert Plains
No Surrender
Turbo Lover
The Green Manalishi (Fleetwood Mac cover)
Night Comes Down
Rising From Ruins
Freewheel Burning
You’ve Got Another Thing Comin’

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE TEMPLE AGENTS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE BLACK STAR RIDERS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE RECRUCIDE <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CRIMINAL <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ALICE IN CHAINS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE JUDAS PRIEST <<<

Santiago Gets Louder Meets Solid Rock: I know it's only rock 'n' roll but I like it Movistar Arena, 2 de noviembre 2018. Por Sebastián Allende. Fotografías por Francisco Aguilar A. El Parque O’Higgins y específicamente el Movistar Arena y sus alrededores serían el escenario escogido para cobijar la versión 2018 del festival bautizado como Santiago Gets Louder Meets Solid Rock. Una jornada que contenía la particularidad de rendirle culto a las guitarras y a los sonidos pesados y que podíamos apreciar desde distintos detalles desde la ornamentación del lugar hasta en cada uno de los looks de los presentes. Banco de Chile Stage y Monster Stage, serían los nombres de los dos escenarios montados para la embestida rockera que viviríamos en esta larga jornada. Para el comienzo tendríamos a los locales de Temple Agents quienes, a base de buenas canciones pertenecientes a sus dos discos dos discos publicados, Find The Place y Rise!, calentaron el ambiente del Monster Stage con dosis de un hard rock bien ejecutado y de un gran nivel. A tener presente este nombre ya que seguramente dará (y ya lo está haciendo) mucho que hablar. Finalizado el batacazo de los Temple, logramos apreciar cómo los presentes se dirigían hacia las instalaciones del Movistar Arena, para instalarse en el Banco de Chile Stage y así vivir el show de los norteamericanos de Black Star Riders. Esta banda tiene la particularidad de nacer de las cenizas de una de las agrupaciones más legendarias de la historia del rock, Thin Lizzy, quienes una vez que comenzaron a componer nuevo material decidieron grabar usando otro nombre. Con el legendario Scott Gorham y su guitarra a la cabeza de los Black nos entregaron muestras de los mejor de su discografía con canciones como “All Hell Breaks Loose” y “Bound for Glory” y también se dieron el tiempo para tributar a su banda de origen con los sendos covers de “Jailbreak” y la pegajosa “The Boys Are Back in Town”, canciones que fueron disfrutadas por los presentes. Un show conciso y cargado de rock and roll que rinde un tributo musical y en gran manera al legado de los irlandeses de Thin Lizzy. Mientras el Movistar exudaba rock con Black Star Riders, de vuelta al Monster Stage, una de las bandas más destacadas de la actual escena metalera nacional, Recrucide, daba pie a uno de los shows mejor ejecutados y poderosos de la tarde noche. Los presentes seriamos testigos de la buena salud que demuestra esta agrupación, quienes con una sólida interpretación durante más de media hora, nos entregarían un show lleno de riffs potentes, voces guturales y baterías rápidas y concisas como lo son parte de las canciones de su aclamado disco The Cycle, logrando así las primeras muestras de mosh de la jornada y del movimiento de cabezas de los “chascones” (y los no tanto) o el llamado headbanging. Una sólida muestra de la banda nacional liderada por Rodrigo Zepeda quienes coronaron su show con una agresiva versión “Mambo…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Francisco Aguilar

Melómano, cinéfilo, futbolero y soñador.

Deja un comentario