Soul Asylum en Teatro Cariola: nostalgia noventera

Soul Asylum en Teatro Cariola: nostalgia noventera
27 de noviembre 2018.

Por Sebastián Allende.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Cuando corrían los años noventa la fiebre por las guitarras estridentes y las buenas melodías se tomaban los charts de todo el mundo y ayudaban a la proliferación, difusión y estrellato de muchas bandas que, si bien no provenían de la meca musical de aquellos años, Seattle, también reunían elementos que les permitían ser parte de aquel movimiento que fue conocido como rock alternativo.

Soul Asylum fue una de aquellas bandas que, si bien ya llevaba más de 10 años de ruedo, alcanzó en 1992 la gloria musical gracias al disco Grave Dancers Union que contaba con su mega hit “Misery”, canción que los consagraría para ser parte de la primera línea del mainstream.

Más de 25 años ya han transcurrido desde ese suceso, tiempo en el que la banda ha sufrido cambios de integrantes y una baja de popularidad, aspectos que no han mermado las ganas de seguir tocando, sacar discos y girar por el mundo. Bajo esos parámetros y tras el lanzamiento de su más reciente LP, Change of Fortune (2016), es que este martes 27 de noviembre seríamos testigos del debut en nuestro país de los liderados por el vocalista y guitarrista Dave Pirner.

Una tibia jornada, como las que últimamente nos han acompañado en la capital, nos escoltaría para que a las 20:45 de la noche se apagaran las luces del recinto y comenzaran a sonar los primeros acordes de “I Will Still Be Laughing”, canción perteneciente a su disco de 1998 titulado Candy from a Stranger, que serviría para calentar el ambiente de la velada. Tras un breve saludo sonaría el primer hit de la noche, “Just Like Anyone”, canción que haría vibrar a todos los presentes, logrando los primeros saltos y coros de la noche gracias a las melodías pegajosas que posee este tema que es parte del segundo disco más conocido de los norteamericanos, Let Your Dim Light Shine, el que tuvo la particularidad de ser producido por el mismísimo Butch Vig.

Suenan “See You Later”, “Freaks”, “Eyes of a Child” y “Bus Named Desire”, entre otras, canciones melódicas de raíz rockera que mantienen un hilo conductor y que, con el particular tono de voz de Pirner, se hacen tan reconocibles como si fueran un sello de la banda. Sin embargo, hay que reconocer que en el momento de la interpretación de los grandes éxitos de este conjunto, como son “Misery” (uno de los momentos altos de la noche) y, sobre todo, esa tremenda balada rockera que es “Runaway Train”, es que este show toma más fuerza. “Runaway Train”, de hecho, es una canción que cuenta con una historia propia ya que se instaló en los primeros puestos de los rankings a comienzos de los noventa y que trata sobre los jóvenes que deciden abandonar sus hogares con la intención de lograr cambiar sus vidas, un tema sensible para la sociedad norteamericana y que, gracias a su videoclip en el que se aprecian las caras de distintos niños y jóvenes perdidos, se ayudó al rencuentro de estos malogrados muchachos.

Los sonidos de “99%” acompañarían al primer adiós de la noche que, tras el regreso junto a “Stand Up And Be Strong”, “I Did My Best” y “April Fool”, cerrarían un correcto show en el que lograríamos apreciar a una banda honesta que no intenta adornar canciones con largos solos ni excesivo virtuosismo. Una agrupación que si bien no se encuentra en el peak de su popularidad como en décadas anteriores, puede gozar de los frutos del trabajo de años en distintos escenarios como lo fue en Chile un país que ha demostrado ser un enamorado de los colores sonoros de la extinta “Generación X” que dominó esos nostálgicos años noventa.

Setlist:
I Will Still Be Laughing
Just Like Anyone
Lately
See You Later
Freaks
Misery
Watcha Need
Bus Named Desire
String of Pearls
Eyes of a Child
Somebody To Shove
Black Gold
Runaway Train
Closer to the Stars
99%

Encore:
Stand Up And Be Strong
I Did My Best
April Fool

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Soul Asylum en Teatro Cariola: nostalgia noventera 27 de noviembre 2018. Por Sebastián Allende. Fotografías por Francisco Aguilar A. Cuando corrían los años noventa la fiebre por las guitarras estridentes y las buenas melodías se tomaban los charts de todo el mundo y ayudaban a la proliferación, difusión y estrellato de muchas bandas que, si bien no provenían de la meca musical de aquellos años, Seattle, también reunían elementos que les permitían ser parte de aquel movimiento que fue conocido como rock alternativo. Soul Asylum fue una de aquellas bandas que, si bien ya llevaba más de 10 años de ruedo, alcanzó en 1992 la gloria musical gracias al disco Grave Dancers Union que contaba con su mega hit “Misery”, canción que los consagraría para ser parte de la primera línea del mainstream. Más de 25 años ya han transcurrido desde ese suceso, tiempo en el que la banda ha sufrido cambios de integrantes y una baja de popularidad, aspectos que no han mermado las ganas de seguir tocando, sacar discos y girar por el mundo. Bajo esos parámetros y tras el lanzamiento de su más reciente LP, Change of Fortune (2016), es que este martes 27 de noviembre seríamos testigos del debut en nuestro país de los liderados por el vocalista y guitarrista Dave Pirner. Una tibia jornada, como las que últimamente nos han acompañado en la capital, nos escoltaría para que a las 20:45 de la noche se apagaran las luces del recinto y comenzaran a sonar los primeros acordes de “I Will Still Be Laughing”, canción perteneciente a su disco de 1998 titulado Candy from a Stranger, que serviría para calentar el ambiente de la velada. Tras un breve saludo sonaría el primer hit de la noche, “Just Like Anyone”, canción que haría vibrar a todos los presentes, logrando los primeros saltos y coros de la noche gracias a las melodías pegajosas que posee este tema que es parte del segundo disco más conocido de los norteamericanos, Let Your Dim Light Shine, el que tuvo la particularidad de ser producido por el mismísimo Butch Vig. Suenan “See You Later”, “Freaks”, “Eyes of a Child” y “Bus Named Desire”, entre otras, canciones melódicas de raíz rockera que mantienen un hilo conductor y que, con el particular tono de voz de Pirner, se hacen tan reconocibles como si fueran un sello de la banda. Sin embargo, hay que reconocer que en el momento de la interpretación de los grandes éxitos de este conjunto, como son “Misery” (uno de los momentos altos de la noche) y, sobre todo, esa tremenda balada rockera que es “Runaway Train”, es que este show toma más fuerza. “Runaway Train”, de hecho, es una canción que cuenta con una historia propia ya que se instaló en los primeros puestos de los rankings a comienzos de los noventa y que trata sobre los jóvenes que deciden abandonar sus hogares con la intención de lograr cambiar sus vidas, un tema sensible para la sociedad norteamericana y que,…

0

Calificación del usuario : Sé el primero
0
Sebastián Allende

Periodista a ratos, Papá a miles, Cruzado y ClashCityRocker por millones.

Deja un comentario