El ganador del Grammy apuesta por la experiencia musical personal con Esquimal, un largaduración visionario, lleno de apuestas compositivas y estructurales que reafirman la inmensidad de su universo.

El que inventa el ritual, formas raras y melodías caras. Andrés Landon tiene una historia infinita con la música: sesionista de bandas de rock, pop, soul, latino y jazz fusión; multiinstrumentista, compositor, director, productor, ganador de un Grammy y el responsable de la música que se escuchó al despegue y aterrizaje de LATAM.

null

Más allá de las etiquetas superficiales, el chileno ha pavimentado un puente con artistas como Carla Morrison -con quien ganó el galardón latino en el 2012-, Natalia Lafourcade, Ximena Sariñana, Mariel Mariel, Denise Rosenthal, Paz Court, Carolina Nissen, Oddó, entre otros. Pero eso no es excluyente a su propio puente, porque el músico abraza una discografía pensada, paulatina, sin prejuicios sonoros y con mucha paciencia para armar este rompecabezas musical que significa Andrés Landon.

Su segundo disco, sucesor de un aplaudido Indias, es Esquimal. Álbum con data del 2018 que este año sigue presentando sus procesos y detalles. Luego de estrenar el monocromático video para ‘El Fantasma en tus ojos’, es el turno de celebrar ‘De Esclavo a King’, un letargo experimental que transita sin pudor entre lo urbano y lo ceremonial.

El octavo track de la historia Esquimal llega en condición de sencillo; canción que será protagonista este próximo 27 de abril en Bar Loreto en el marco del lanzamiento oficial de la placa, instancia en donde además compartirá escenario con Kinética.

Deja un comentario