Asepsia, El drama de la salud pública chilena
Teatro Camilo Henríquez, 25 de octubre 2015.

Por Pamela Mardones Guicharrousse

Este domingo con un teatro lleno y una pieza teatral de aproximadamente una hora de duración fue lo que dio termino a la última función de la obra Asepsia en el teatro Camilo Henríquez, donde el dramatismo y la comedia fueron parte de la escena de este espectáculo tragicómico.

Asepsia4

El tema principal del trabajo del dramaturgo Bosco Cayo, dirigida por Alfonso Arenas mostró una cruda realidad de un grupo de funcionarios dentro de la salud pública chilena, el cual se basó principalmente en el infanticidio, sabotaje y el poder de querer escalar lo más alto pasando incluyendo sobrepasar todos los limites y principios del ser humano.

Asepsia fue interpretada por la compañía “Teatro sin dominio” personificada por cuatro actores, dos hombres y 2 mujeres cuya presentación fue impecable, sacando unas cuantas carcajadas, como también momentos de dramatismo vivo.

Asepsia

Esta obra no solo reflejó problemas en la salud pública que son contingentes, hace 11 años fue presentada y ahora en su reestreno se mantiene porque tiene temas actuales. Pero el argumento va más allá de la salud pública, sino que muestra el tipo de personas sin escrúpulos, calculadoras y macabras en cuanto se sienten amenazados en el trabajo, tratando de salirse con la suya a toda costa y dejando de lado los valores humanos en cuanto a situaciones tan delicadas como la muerte.

Asepsia2

Asepsia también deja entrever la injusticia hacia las personas que no tienen recursos mostrando el sacrificio de estar días completos en el consultorio esperando ser atendidos cuyas veces esa atención no es bien recibida.

Este drama tragicómico es una pieza teatral que valía la pena ver ya que muchas veces uno no dimensiona la verdadera realidad, donde el más vivo es el que tiene la última palabra y el más débil siempre pierde. Sin duda una obra con un mensaje claro, dejando al debe a la salud pública chilena y la cual nos deja un mensaje claro: exigir nuestros derechos.

Deja un comentario