Babasónicos en Teatro Coliseo: el talento se mantiene vivo
13 de abril 2019.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Una de las noches más frías de este extraño otoño invernal en la capital. Los transeúntes estaban cubiertos hasta el cuello con aquellos atuendos que, a estas alturas, aún habrían estado arrugados en uno de esos closets destinados a guardar la llamada ropa de temporada. Había palidez en sus rostros y pasos acelerados por las veredas para mantener la temperatura del cuerpo.

Eso era en las calles eso sí, porque dentro, en las inmediaciones del Teatro Coliseo, la gente apostada elucubraba un calor humano perentorio. Babasónicos estaba por subir al escenario y los cientos de fans reunidos en el acogedor recinto de Nataniel Cox ya se movían en torno a las vibraciones invisibles del sonido que estaba por cubrir el ambiente. Y es que la banda argentina tiene un público ferviente que los sigue desde siempre, atravesando incluso todos los aciertos y reveses que la continuidad de más de 25 años de carrera te puede generar.

Noventa minutos de espectáculo fueron suficiente para lograr esa catarsis descontrolada que provoca Adrián “Dárgelos” Rodríguez y su banda que se mantiene prácticamente intacta en su composición desde sus inicios. (El bajista fundador Gabriel Manelli falleció en 2008). Los colores eclécticos, los sonidos variados y la sincera llegada con el público hizo que el show se viera íntimo y reservado para un grupo selecto de personas que, en todo momento, se sintió protagonista de una obra en la que su participación parecía esencial.

null

La puesta en escena era literalmente alucinante, si de luces estamos hablando. El verde, el violeta, el rojo, el blanquinegro. Cada canción se interpretaba por medio de una paleta cromática. Colores vivos, colores cerrados, colores surcados por medio de melodías de ayer y hoy en la discografía de la banda. Si bien el setlist incluyó canciones salpicadas de varios de sus discos como la inicial “Desfachatados” de Miami (1999) o “Flora y Fauno” incluida en A propósito (2011), el grueso de la presentación estuvo determinado por dos momentos particulares de su carrera: los éxitos de su período de mayor esplendor musical y Discutible (2018) su más reciente disco., el que ha tenido una gran recepción.

null

Comenzaba el nuevo milenio y el recorrido avanzado por Babasónicos ya se enmarcaba en una década cuando comenzó a caer, cual chaparrón, la fama que atraviesa las fronteras políticas divisorias. Jessico (2001) fue la bisagra que abrió las puertas para un futuro esplendor en ese entonces, y ahora también, pues “Pendejo” y “Soy Rock” fueron de las primeras en ser interpretadas. Infame (2003) es, sin lugar a dudas, una de sus mejores creaciones y eso quedó claro entre los nostálgicos que poblaron el Coliseo Santiago pues, más que cantar, gritaron las canciones “Risa”, “Y que” y “Putita” dejada al final de la presentación para cerrar con satisfacción completa. “Saturno” y “Fan de Scorpions” fueron otras de las canciones interpretados durante la jornada.

null

Anoche fue quizás, su último gran disco exitoso, aquel que, de seguro, se pelea codo a codo el nivel de popularidad con Infame. Esta placa vio la luz en 2005 y precisamente anoche se escucharon los grandes clásicos que de allí emanaron: “Carismático”, “Yegua” y la inextinguible “El Colmo”.

null

La segunda gran parte que ocupó el concierto estuvo protagonizada por su más reciente disco, interpretado casi en su totalidad y donde hubo claras muestras de aprobación en un público que suele vivir de los recuerdos y que, cuando de verdad le gusta lo que escucha, se abre tímidamente a las nuevas canciones de una banda que les hace revivir lindos momentos. Discutible es un disco que se acerca mucho a esos años de gloria, por lo que, valga la paradoja y redundancia, no es para nada discutible que los trasandinos son una banda que envejece con ganas de permanecer en la palestra y no solo vivir de aquellas canciones que los llevaron al pináculo de la escena musical latinoamericana. Así lo refrendan buenos sencillos como “La pregunta”, “Bestia Pequeña” y “Adiós en Pompeya” solo por nombrar algunas pocas de las que se escucharon con mayor efervescencia.

null

La Argentina está próxima a nosotros y Babasónicos parece estar más cerca aún. Es habitual verlos en algún escenario de nuestro extenso país, sea este en Iquique o en la gran Concepción. Se visten de gala para venir a mostrar lo que hacen a su país hermano, ese que los cobija con aplausos cómplices y con los coros nítidos de gargantas que los consideran ídolos atravesando décadas por medio de la más alta impronta musical.

Setlist:
Desfachatados
Pendejo
Trans-algo
Lanza
Bestia pequeña
Tormento
Saturno
Ingrediente
Soy Rock
Ciegos por el Diezmo
El baile de Odín
Como eran las cosas
Risa
Fan de Scorpions
Adiós en Pompeya
La pregunta
Teóricos
Y Que
Carismático
Yegua
El colmo
Cretino
Orfeo

Encore:
Flora y fauno
Putita

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario