Battles en Club Chocolate: Como animales salvajes
11 de Octubre 2019.

Por Jaime Farfán.
Fotografías por Agustín León.

Densas ondas de ambient y algunos selectos cortes de rock alternativo, hicieron vibrar el aire del Club Chocolate, como precalentamiento para lo que fue la frenética presentación de la banda neoyorquina Battles. Un comando de músicos unidos bajo la bandera de la experimentación, vuelven a Chile en su versión más simple, compuesta por el baterista John Stanier y el guitarrista Ian Williams, tras la reciente partida del bajista, Dave Konopka. Sin embargo, la reducción de personal no disminuyó ni un fragmento el poderío de la agrupación, quienes enfrentaron las dificultades con renovadas versiones de viejos clásicos, y un disco nuevo pronto a estrenarse de nombre Juice B Crypts.

Desde los primeros pasos, cuando moldeaban el álbum que los haría conocidos, Mirrored, editado el 2007, Battles se ha definido a si misma mediante su arquitectura sonora, con una versión del rock que resiste clasificación. Ritmos complejos y propulsivos, sumados a bajos robustos y sintetizadores distorsionados en loops constantes, son características de una banda que destaca por su genialidad en estudio, pero especialmente por el vigor de las presentaciones en vivo. A través Gloss Drop, del 2011, y La Di Da, del 2014, los norteamericanos han persistido en la construcción de un sonido instrumental, atractivo y moderno, expandiendo la propuesta al nutrirse de diversos estilos.

null

En esa exploración, el grupo ha debido adaptarse a importantes cambios de formación, pasando del cuarteto original a sólo un dúo. Pero el conjunto reorganiza sus filas, abriendo fuego en el escenario de Bellavista cerca de las 21:15 hrs., con varios temas del nuevo disco. “Fort Greene Park” inicia pausadamente como una maquinaria recién partiendo. Cuando los engranajes toman su lugar, la precisa batería de Stanier y las capas de sintetizadores de Williams no se hacen esperar, construyendo un denso muro sonoro que no bajó durante todo el set. Las recientemente estrenadas “A loop so nice…” y “They played it twice” resultaron en un juego de tira y afloja entre ambos músicos, a la vez que los intrincados ritmos sincopados arrancaban saltos de los presentes.

null

John Stanier, siempre ha sido el centro de atención de los shows de Battles, y esta vez no fue la excepción. Una imparable “The Yabba” reafirmó las capacidades del baterista, cuya musculosa técnica otorgó la columna vertebral para sostener los distorsionados sonidos de Williams. Atractiva y estridente, hipnotizó entre sus laberinticos loops y volcánicos platillos. Luego, una renovada versión del single grabado junto a Matias Aguayo, “Ice Cream”, sacó varios pasos de baile e hizo brotar el sudor de las frentes.

null

Por su lado, el multiinstrumentalista Ian Williams controló con habilidad buena parte de las canciones, ya sean los riffs de guitarra en una mano, o los varios samples a desencadenar, con la otra. En la tribal “Atlas”, uno de los temas más icónicos de la banda, construye capa tras capa de vocales distorsionados y drones, entretejidos hasta alcanzar un explosivo clímax coreado a todo pulmón.

null

El Club Chocolate brindó el dinamismo ideal para disfrutar del estrepitoso show de los neoyorquinos, con una visualización y calidad de sonido perfectas. En una hora y media de nuevos temas y clásicos memorables Battles evoluciona y se arroja nuevamente a la exploración musical, mientras expanden los límites de la relación hombre- máquina. El resultado es crudo, energizante y atrapante, creando tensión entre partes y repeticiones que corren como animales salvajes, pero que se reúnen en perfecta armonía.

Setlist:
Fort Greene Park
A Loop so nice…
They played it twice
Titanium 2 Step
The Yabba
Sugar Foot
Ice Cream
IZM
Atlas
Last Supper on Shasta
Ambulance

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Sobre El Autor

Jaime Farfán

Artículos Relacionados

Deja un comentario