BBS Paranoicos en Bar Remolienda: La contienda sigue siendo igual
7 de Abril 2017.

Por Jorge Fernández
Fotografías por Agustín León

Hablar de BBS Paranoicos es referirse a una de las bandas más importantes de punk rock en Chile. Y es que, desde su aparición en la escena nacional hace poco más de 25 años, sólo han sabido de aciertos musicales, por lo que tienen una fanaticada acérrima y completamente leal.

El lugar elegido para el concierto, que se llevó a cabo el pasado viernes por la noche, fue el Bar Remolienda, local ubicado en el corazón del barrio Bellavista y que, a estas alturas, ya se consolida como marca registrada para apreciar buenos espectáculos musicales.

Como teloneros, hubo dos bandas encargadas de encender los fuegos de lo que sería una noche cubierta del más oscuro rock. Ruta 1210, banda punk rock con sonidos agradablemente noventeros y Cleaver, con acercamientos directos al metal y al rock alternativo. Ambas agrupaciones estuvieron a la altura de las circunstancias y, a través de sus estilos propios, fueron capaces de sostener a un público que, ya pasada la 1 de la madrugada, se impacientaba por saborear el plato de fondo.

BBS Paranoicos hizo su aparición en el escenario cuando faltaban 15 minutos para las 2 de la mañana y con la sencillez que los caracteriza, comenzaron un show potente que se extendería por 24 canciones de todos sus tiempos. Los primeros gritos desaforados de los que, a esas alturas, ya repletaban La Remolienda, se produjeron tras las canciones “Sin Salida” y “Cristales” de los discos Cruces (2014) y Capital (2003), respectivamente.

Conforme avanzaba el concierto, Carlos “Oso” Kretschmer (voz y bajo), Omar Acosta (guitarra y voz), Pedro López (guitarra) y Juan Herrera (batería), hicieron desfilar gran parte de sus clásicos, entre los que siempre son destacables temas de excelsa calidad tales como “Calla y Espera”, “Cosa de Gusanos”, “Lo peor de mí” y “Corazón al Barro”. Sin embargo, el momento de mayor catarsis se experimentó, cuando los acordes distorsionados y sólidos de los BBS, atacaron con un tridente ofensivo letal: “Mentira”, “La Rabia” y “El regreso”, Verdaderos himnos para la gran fanaticada paranoica.

El principio del final, estuvo cargado de mucha información. Las buenas noticias son, que se vienen grandes presentaciones de la banda, como por ejemplo la revisión del disco completo Hardcore para señoritas (1997) en Valparaíso o una serie de conciertos masivos y conmemorativos junto a bandas de categoría nacional e internacional como Los Miserables, Sinergia o los argentinos de Shaila.

Los tres últimos temas, concluyeron la noche de un modo magistral. “Piensa en algo”, “Tac” e “Irreparable”, canción, está última, característica de final para sus presentaciones ya que parte de su letra dice precisamente “Con estas palabras digo adiós”, aunque siendo justos con lo que se vio en el escenario y lo mucho que disfrutaron los asistentes, el tema debería llamarse imparables, porque es eso lo que son y lo que están viviendo por estos días.

En el concierto hubo ausencia y nostalgia, pero sólo como dos temas extraídos de su potente discografía plagada de éxitos. BBS Paranoicos están más vivos que nunca. Y lo mejor de todo es que, llenando un Caupolicán o reduciendo su público a menos espectadores, se paran en el escenario con la misma energía y deseos de hacer lo que más les gusta. Junto al gran reconocimiento que han tenido en el último tiempo es bueno resaltar, que para ellos, la contienda, siempre seguirá siendo igual y eso se agradece con devoción y por sobre todo, con una profunda admiración.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario