Por Bernardita Ponce.

A veces nos preguntamos si todo el esfuerzo de emprender con algún proyecto vale la pena, en casi 1 hora 30 minutos, el chef peruano Gastón Acurio nos demuestra que con pasión y convicción las cosas pueden lograrse.

Durante su documental podemos ver al dueño del premiado restaurant Astrid y Gastón, sus pasos para conseguir este imperio de la comida peruana. Una que te lleva a olores, sabores y sensaciones, donde lo más importante es poner corazón a lo que te apasiona, porque la cocina es eso, amor y talento.

Este connotado chef nos ha mostrado que la comida va más allá de un simple plato y que necesita ser parte de una identidad local. Tal como señala, su sueño siempre fue ser un cocinero, dejó su carrera universitaria de leyes con la convicción de que la cocina iba a ser parte de su vida. Si bien el camino no fue fácil, con perseverancia logró construir una de las mayores franquicias del país, llevando así su gastronomía a lugares como Londres, Miami y Nueva York, al mismo tiempo dando a conocer al Perú alrededor del mundo y creando una identidad culinaria que vas más allá de un plato bien montado sino uno que es reconocido por un sabor único y particular.

El país, que antiguamente era reconocido solamente por Machu Picchu, ahora tiene todo un camino en la gastronomía, siendo reconocido por todos. Al menos, agradezco la existencia de la comida peruana, una llena de sabores, de frescura y ese no sé qué que te hacer volver a probarla una y otra vez.

Durante este viaje por el país del suspiro limeño, vas conociendo parte de la comida regional y los agricultores que forman parte de todo este arte gastronómico. Desde los campesinos de la quinua, que practican técnicas tradicionales de cultivo, desde los pescadores artesanales de ICA que hace 30 años aplican métodos que privilegian la sostenibilidad, en un país donde existen más de 20 mil cevicherías.

La documentalista peruana-estadounidense Patricia Pérez, nos muestra cosas que van más allá de toque gastronómico sino la importancia que tiene Gastón en todo el Perú, siendo un ejemplo para emprendedores, productores campesinos y, por supuesto, los niños. En un paisaje deja plasmado la importancia que tiene fortalecer el talento de los más pequeños, el querer la riqueza de la tierra y sentirse orgulloso del lugar donde viven. Se agradece que no sólo se muestre lo culinario como un simple hecho del cocinar, sino todo lo que va intrínseco a ello.

Gastón Acurio podríamos decir que es el rockstar de la comida peruana con restaurantes tan importantes con Astrid y Gastón, La Mar, Tanta y Madam Tusan, que llevan la gastronomía local a un nivel de estándares internacionales y rompen fronteras. Me da la sensación, al verlo en pantalla, que su misión va más allá y que ha creado algo importante con la identidad y cultura peruana. Imagino que cualquiera de sus compatriotas debe sentir orgullo por su gastronomía y sino es así debieran, porque tienen algo único difícil de reproducir a menos que lo lleves en la sangre.

El documental te hace una invitación a conocer más de la gastronomía peruana, y la importancia de crear identidad con lo que haces. Una historia que te inspira a creer en tus sueños, que luego de verla es inevitable no querer ir por un tiradito, un ceviche o una causita limeña. Buen apetito y salud.

Lo puedes ver en:

Centro Arte Alameda (Stgo), desde el jueves 27 de abril, 19 hrs
Cineteca Nacional (Stgo), desde el jueves 27 de abril, 19.30 hrs
Teatro Centenario (La Serena), jueves 27 a sábado 29 abril, y jueves 4 a sábado 6 mayo, 18 hrs.
Cine Radical (Stgo), sábados 29 abril, 6 y 13 mayo, 17.30 hrs.
Próximas funciones: Balmaceda Arte Joven (Concepción), Sala Mafalda Mora, Casa del Arte Diego Rivera (Puerto Montt), Centro Cultural San Antonio.

X