12 de marzo de 2017
Teatro Caupolicán

Por: Jorge Tello

La tarde de ayer, fue una de esas que podríamos llamar precisa, ya que fijar un concierto de día domingo a las 19:00 hrs., es algo perfecto, considerando que se está ad portas de terminar el fin de semana y todos queremos holgura de tiempo después de ir a cualquier lugar.

A pesar de que la partida del show se vio algo atrasada, no fueron más de treinta minutos los que impacientaron a los presentes. Fue así, que pasadas las 19:20 hrs, y luego de ese juego de palmas que el público produce para hacer saber que el evento está demorando, salió a escena Caetano Veloso, con un atuendo sobrio como lo caracteriza.

“Don” Caetano se comunicó con el público mientras ellos aplaudían, pero su intervención, sin embargo, fue para introducir la primera parte del espectáculo. Llamó a Teresa Cristina junto a su guitarrista Carlinhos Sete Cordas, quienes subieron a saludar y a tomar posiciones. En ese momento, Caetano abandonó el proscenio para presentar a Teresa, tal como el nombre de la gira lo dice.

La historia de esta vuelta al mundo, que realiza Teresa junto a Caetano, surge luego de que la nacida en Río de Janeiro fuera influenciada por los más clásicos cantores de Brasil, además de otros artistas tan distintos como Barry White o Iron Maiden. Durante su trayectoria, tuvo la oportunidad de homenajear a Cartola (considerado el mejor músico sambista), con un disco llamado Canta Cartola, el cual presentó en Teatro Net de Rio, donde Caetano Veloso estuvo presente y quien, posterior al show, hizo saber por las redes sociales la completa satisfacción de la presentación. Eso llegó a oídos de Teresa, quien no dudó en, una siguiente oportunidad, invitarlo a compartir escenario, encendiendo la idea de Caetano en presentarle al mundo una nueva embajadora de la música de su país.

Teresa Cristina es elegante, dulce y tiene todos los calificativos de una dama de la música, que representa de la mejor manera sus raíces y lo hizo saber desde un principio, cuando se acercó al micrófono, mientras de fondo los acordes de “O Mundo é um Moinho», comenzaban a sonar. Prosiguió con “Corra e olhe o céu”, todo de su disco de homenaje, llegando a uno de los momentos más altos y bellos cuando interpretó “Preciso Me Encontrar”, una canción que tiene muchas versiones pero, sin dudas, esta se transformó en una de las más hermosas.

Fueron un poco más de 35 minutos de contacto directo con el público antes de que Teresa se transformara en la anfitriona y presentadora, haciendo saber que era el turno de Caetano. El músico subió al plató y, sólo acompañado de su guitarra, comenzó su incursión en el escenario del Caupolicán, quien cobijó la bella tarde.

Con un show algo más extenso que su antecesora, lo que se condice con la trayectoria de ambos, los presentes pudimos recibir parte de los éxitos de Veloso, como también de algunas canciones más desconocidas, tal como él mismo lo hizo saber. Escogió un par de temas que no acostumbra a interpretar, pero que para su carrera y su historia son de vital importancia, como dos canciones de su disco Tropicalia del año 1968.

Otro de los momentos mágicos fue su interpretación de la canción “Cucurrucucu Paloma”, en un perfecto español. Cabe recordar, que esa canción es parte de la banda sonora de “Hablé con ella” de Pedro Almodóvar, y una de las más ovacionadas de la velada.

Posteriormente, Caetano invita a Teresa junto a Carlinhos, comenzando los tres una nueva parte del show, donde en la mayoría de las canciones, es Teresa Cristina quien se lleva la responsabilidad y, a la vez, las miradas de todos los presentes con la interpretación de cada uno de los temas elegidos. “Desde Que o Samba É Samba” de su disco Tropicalia 2 y “Qualquer coisa” del disco del mismo nombre de 1975, fue posible escuchar en los dos encore que se produjeron, ya que el público, por muy formal que pareciese, rompió cualquier protocolo para extender lo que se brindó ayer.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X