Caligula’s Horse en Blondie: Un viaje soñado por sus fans
1 de septiembre 2019.

Por Paulo Domic.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

La primera visita de Caligula’s Horse a Chile era muy esperada por sus seguidores. Y vaya que valió la pena esa espera, para ser testigos de un gran debut en vivo en nuestras tierras, en un concierto que más que un show en vivo, por varios momentos fue un viaje musical a través de las distintas texturas, formas y colores sonoros que ofrece el arte de los australianos.

Caligula’s Horse nace el 2011 en Birsbane, capital del estado australiano de Queensland, liderados por la unión creativa del cantante Jim Grey y el guitarrista Sam Vallen. Su propuesta transita por el rock y el metal progresivo, y son estandartes de las nuevas generaciones de estos estilos, haciendo gala de un acercamiento mucho más melódico y ambiental de su música, y no tan técnico y matemático como otras bandas contemporáneas del progresivo.

Es una agrupación que poco a poco se ha ido ganando espacio, siendo su disco Bloom de 2015 el que les dio el salto cualitativo que luego consolidaron con su último lanzamiento de 2017, In Contact. La visita de ayer se enmarca en su primera a Latinoamérica que además los llevará a Perú y Mexico, para desembocar en el célebre ProgPower USA que se realiza cada año en Atlanta, EE.UU., y que actualmente es el festival más importante del progresivo.

La jornada de ayer en Blondie comenzó puntualmente a las 19:00 con la presentación del guitarrista nacional Claudio Cordero y su banda Plasma, formada por Atilio Sánchez en batería, Felipe Leyton en el bajo y Elías Martínez en los teclados. El cuarteto entregó un show sólido y poderoso, en el que hicieron gala de gran técnica musical. Alrededor de 40 minutos duró su intensa presentación, en la cual repasaron canciones de sus discos Enlace y Quasar. El público disfrutó mucho la entrega y ofreció generosos aplausos y vítores a estos grandes músicos chilenos que deleitaron con la intensidad de su metal progresivo.

null
null
null
null

A las 20:00 hrs y con puntualidad australiana sale a escena Caligula’s Horse. El primer golpe lo entregaron con la misma canción que abre su disco In Contact, «Dream the Dead». Canción que resume muy bien la esencia musical de la banda, a través de distintos pasajes que desde la sutileza y tranquilidad llevan a la fuerza e intensidad. Ya con la audiencia en el bolsillo, el grupo comienza con el primer tema del repaso por varios temas del disco Bloom, que fue el denominador más común de la velada. «Rust» fue la escogida y los saltos de la Blondie no se hicieron esperar.

null
null

El saludo de Jim Grey sorprendió a todos ya que en perfecto español entregó un mini discurso de bienvenida. El cual luego reconoció que era una ilusión ya que un amigo le ayudó a hacerlo y debió practicarlo mucho. Desde ese comienzo mostró su simpatía y cercanía con el público. La banda completa irradia buena onda y humildad. De hecho, comentaron que en la previa tuvieron un meet and greet con algunos de sus fans y que desde la petición de ellos, tocarían la canción «Into the White», la cual podemos dar fe que no estaba en el setlist impreso, y que interpretaron para regocijo de sus seguidores.

null
null
null

El show de Caligula’s Horse fluye en un espectáculo que no tiene mayor apoyo visual o desborde de carisma. La banda atrapa a su audiencia a través de lo que mejor sabe hacer: con los matices de su música y la perfección de su interpretación. Es una banda de virtuosos, que no están ahí para mostrar al resto lo bien que tocan. Ponen el virtuosismo al servicio del todo, no de si mismos. Y eso es el diferencial que entregan los australianos, una cohesión de equipo que juega para entregar canciones memorables, no un derroche de notas musicales. Algo que el guitarrista Sam Vallen hace de manera magistral, dosificando muy bien la extraordinaria destreza que tiene y que más bien pone a disposición de fraseos y melodías intensas.

null

El broche de oro fue «Graves», un goce progresivo de más de 15 minutos que fue el éxtasis de los presentes, que no quedaron conformes con que fuera el cierre y pidieron otra. Así fue como Caligula’s Horse se despidió con «Bloom» y «Marigold», poniendo fin a un memorable debut en tierras chilenas de poco más de hora y media de duración. Si bien la respuesta a la convocatoria no fue una Blondie repleta, el porcentaje que se llenó no deja de ser una cantidad respetable de público para una banda joven, que no tiene mayor difusión en Chile y que desde el underground se va ganando espacio. Y sin duda la banda lo apreció y agradeció, además de esa entrega propia del público chileno que, por allá en Australia, no se ve.

Setlist Claudio Cordero Plasma
7 Días
Zenith
Letting Go
Outatime
Megalodon
Quasar

Selist Caligula’s Horse
Dream the Dead
Rust
Dark Hair Down
Into the White
Firelight
Turntail
Songs for No One
Daughter of the Mountain
Graves

Encore:
Bloom
Marigold

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X