Camila Moreno en Live Music Experience: La resistencia de la reina Cyborg
Blondie, 24 de septiembre 2020.

Por Manuela Beltrán.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

La experiencia virtual de Camila Moreno fue preparada para ser mucho más que solamente un concierto vía streaming. Había planeada toda una narrativa y estética extravagante que comenzaba con la proyección de una inédita historieta animada de corte cyborg punk post-apocalíptica llamada “X y M”, creada por Moreno y Gowosa. El concierto a su vez se componía de un repertorio musical curado en función de esta historieta, y ejecutado con tecnologías sonoras muy sofisticadas por intérpretes brillantes. Pero la animación, apenas alcanzó a verse completa debido a problemas técnicos que interrumpieron el final del video y la transmisión de las dos primeras canciones que abrieron el evento, “Julia” y “Máquinas sin Dios”.

No obstante algo interesante ocurrió cuando la señal se fue. La ironía de la caída tecnológica, se terminó mezclando con la realidad post-apocalíptica de la historieta que había quedado flotando en el público durante esa partida falsa. El argumento relataba la historia de “X” (Camila Morenoz), y su tribu de mujeres cyborgs y de mutantes no binaries intentando salvar lo que queda de humanidad de un violento patriarcado de máquinas-robots militarizados. Al caerse la señal, el chat del evento de la plataforma Eventrid entró en modo humor desconcertado. “No! Mis tres lucas!”, habían mensajes de todo tipo, algunos confirmando la situación de común desperfecto, otros comentando la trama “Qué pasó con las perras cyborg?” (Porque en la trama futurista efectivamente las mujeres se transformaban en canes), “No importa, apruebo”, “Piñera QL, todo es tu culpa”, “Grande Las Tesis”, “Se venden chelas”. A pesar de la adversidad, se estableció un hermosísimo vínculo virtual entre la alegre y fidelísima audiencia y su diva, que apareció desde Instagram live a dar explicaciones, mientras el equipo técnico retomaba la señal. Ahí Camila Moreno, saliendo de aquel personaje teatral que ya había entrado en escena, rellenó de manera natural y se integró a la comunidad que espontáneamente se había creado en el chat de streaming. “No tengan pena” respondía ligera ante los comentarios que llegaban, “La vida es un juego, si se nos olvida eso estamos cagados”. Salir del impasse y pasar al reacomodo de las tecnologías a esta nueva era virtual de conciertos online, en este caso solo requirió paciencia.

“Manden Mierda” conjuró la cantante al retomar el concierto desde el inicio. De inmediato afloraron sonidos sólidos, que llenaron el ciberespacio en un armónico romance virtual entre instrumentos musicales y sintetizadores en el que toda la banda estaba conectada. Bárbara PDA en el bajo, el músico Hakanna en guitarra, Nico Ramírez en batería, y todas sus máquinas SPD, 404, y múltiples pedales y distorsiones. La puesta en escena además incluía una instalación retro futurista, de televisores con estática y pantallas con imágenes de militares del universo de “X y M” dispuestos por la artista visual Gowosa. Luego de repetir las primeras canciones, el concierto siguió con “Piedad”, “Tu mamá te mató” y “Sin mí”, temas clásicos y cargados de emoción, cuya conmovedora frecuencia sonora culminaba en silencio, en aplausos imaginarios, haciendo sentir la Blondie vacía y oscura, añorando ser llenada otra vez por la bohemia santiaguina. “Esta es la verdadera tristeza de la pandemia, la carencia de la cuerpa, de ese calor de la gente cuando te abraza con su aplauso”, manifestó Camila Moreno entre canciones.

Las nuevas composiciones “Cerca” y “Es real” fueron verdaderos regalos de resonancias explosivas y sofisticadas. Como alimentando un alter ego, la cantante distorsionaba su voz en ecos robóticos y tapaba su nariz con las manos para lograr sonidos aún más especiales delante del micrófono. Siguiendo la narrativa y la estética cyborg, “Cerca” sería una canción de amor que “X” le escribió a “M”. “En el siglo XXIII ya no hay monogamia” leía divertida la cantante en el chat cuando el público comentaba la trama de la historieta. Es interesante también que se haya considerado esta canción en el afiche promocional del evento. Junto con “Es real” se complementa el vínculo de cercanía de esta relación humana – máquina, mediante la electricidad que atraviesa toda materia sensible, cinética, motriz y viva.

Ya para el final del concierto y en las canciones “Libres y estúpidos”, “Incendié” y “Quememos el reino”, se reiteraron las fuerzas políticas que alimentan el fuego de las canciones de Camila Moreno, y que se sintetizan actualmente en temas como el Apruebo y la nueva constitución, así como el feminismo y la invitación a las mujeres a destruir el opresivo patriarcado. Sumado aquello a la complicidad de les musiques que hacían tronar sus instrumentos, el chat ya no podía más de comentarios de ovación. “Reina Cyborg”, “Aborto libre”, “Apruebo”, se leía en la pantalla erguida junto a la banda. Luego de interactuar alegre con dicha audiencia impalpable, Camila Moreno termina el concierto añadiendo “Ojos Azules” al repertorio, asumiendo aquella ovación que exige una última canción. “Todo es demasiado coherente con el mundo cyborg, me asusta, pero lo repetiría todo de nuevo” mencionó profética la artista. Y como una despedida de cantina retro futurista en el altiplano, el cover con guitarra eléctrica del boliviano Gilberto Rojas Enríquez, se transformó como en la escena final de este universo de ciencia ficción que Camila Moreno nos invita a visitar.

Si bien los problemas técnicos del inicio fueron superados con paciencia y humor, estos dieron pie a un causal espacio de interacción positiva. Dejaron en evidencia las diferentes dimensiones que estaban operando simultáneas. Si imaginamos cada computador como una extensión de la mente humana y la tecnología de los instrumentos musicales como extensiones de los sentimientos, los sintetizadores musicales modernos vendrían a responder a una naturaleza artística que se va acercando cada vez más a lo cyborg. Si el concierto como experiencia trascendental colectiva ya no es sólo en un espacio físico, sino que un espacio virtual donde todas las mentes se juntan, es desde ahí que Camila Moreno pareciera invitarnos a tomar conciencia de una revolución. A la necesidad de resistir con amor como una sola conciencia colectiva cuyos sentidos convergen en la máquina.

Setlist:
Julia
Máquinas sin Dios
Piedad
Tu mamá te mató
Sin mí
Cerca
Es real
Libre y estúpidos
Incendié
Quememos el reino
Extra
Ojos azules

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario