Chancho en Piedra en Teatro Municipal de Las Condes: El tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos
10 de Octubre 2021.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Para muchos de los asistentes, este debe haber sido el primero de sus conciertos tras una larga espera de meses. Para Chancho en Piedra era el tercero al hilo del fin de semana. La efervescencia se dejó notar sobre y bajo el escenario. Nadie estaba dispuesto a perder un minuto de ese preciado momento que se hace llamar música en vivo y en directo. Más aún si de telón de fondo estaba la celebración del primer disco de la banda nacional marrana: su joven y funkrockeado Peor es mascar lauchas (1995).

La cita final se dio en el Teatro Municipal de Las Condes y el repertorio estuvo distribuido en dos partes equilibradas: primero fue el turno de un ramillete de canciones que atravesaron su discografía desde La Dieta del lagarto (1997) en adelante y luego fue el turno del disco ya mencionado. Dos horas íntegras duró la presentación. 120 minutos de alegría para la antigua y para la nueva familia del funk rock nacional, porque no sólo había desaliñadas poleras de la banda en el torso de los fanáticos y fanáticas, sino que entre los actualizados Juanitos, también se dejaban ver niños y adolescentes cargando un trozo de historia nacional, seres que ni siquiera iban camino al ovusol cuando Chancho en Piedra entonó por primera vez esos anacrónicos acordes.

null
null

Su más reciente canción “Todo se me pasa” abrió la presentación y desde ese punto desfilaron canciones representativas de su discografía. “Mi mejor Momento”, “Cóndor”, “Lophophora” y “Huevos revueltos” sólo por nombrar un puñado de éxitos. Entre tanto, las risas a cargo de la histriónica personalidad del Lalo y las siempre muestras de talento que emana de los instrumentos de todos los integrantes hicieron que las butacas del Teatro dejaran de estar ocupadas pues un resorte de emociones no dejó a nadie sentado luego de las primeras muestras de rock.

null
null

Para el sabroso entremés que vino luego de “Bola de fuego” hubo un pequeño receso de los músicos y en su ausencia un gran telón blanco bajó desde las alturas. Eran grabaciones viejas, bien noventeras, con bajo sonido y con deshilachados atuendos. Eran los inicios del profesionalismo de la banda, ese mismo instante donde tuvieron que grabar en estudio ese primer disco que marcaría el inicio de su carrera. Entre bromas y escenas capturadas de los baches y aciertos, de los primeros conciertos y de la complicidad de la banda, también se dibujada la amistad sempiterna con C-Funk, ahora guitarrista de la banda. A esas alturas, con suerte, alguno de ellos tenía un par de décadas en el cuerpo, las canciones habían sido escritas en su mayoría por unos quinceañeros imberbes. Pero ahí estaban poniendo el pecho a las balas y haciendo una vaquita para juntar las lucas que necesitaban para empezar lo que sería una carrera de éxito que ya atravesó el cuarto de siglo.

null
null

Una voz en off dijo al principio que el concierto sería grabado para un posterior lanzamiento en vivo de Peor es Mascar Lauchas. Aplausos resonaron por el teatro, pero se sabe que, siendo grabados o no, la fanaticada entregaría la misma vitalidad y energía. El disco se tocó de principio a fin con pocas modificaciones en el trayecto. Las canciones desfilaron en el orden correspondiente. Lalo intervino con sus discursos siempre bienvenidos y Toñito dejó un momento de lado sus baquetas para irrumpir con una muestra de talento vocal al interpretar brevemente el sencillo “Ámame” de un conocido y, no siempre bien ponderado, artista nacional. Mención aparte fue el momento que se vivió cuando se acercaba el final y su éxito “Guach Perry” resonaba en el lugar, porque fue en medio de esa canción cuando llegó a nuestros oídos la canción “Hormigas Planas” de Los Tetas, cantada era que no, por el siempre talentoso C-Funk.

null
null

Momentos eclécticos para un disco de las mismas características: desde canciones disparatadas como “Funky tu madre”, “Mala Yerba” y “Funk del Balsa” hasta los sonidos reposados de “Paquidermo” o “Frito” y atravesando, por supuesto, otros éxitos como “Socio” “Lolín” y “Sinfonía de cuna” esta última con letra del fallecido antipoeta nacional Nicanor Parra.

null

Cuando el show llegaba a sus últimos instantes, Felipe tomó unos versos del cantautor cubano Pablo Milanés para decir “El tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos”. Tal vez era porque se venía la última canción de la jornada que precisamente habla de ello (“Frito”) pero también puede tener otra significación. Y es que es cierto, el tiempo pasa y los Chancho en Piedra se van poniendo viejos, pero viejos amigos, viejos queridos, viejos talentos que rejuvenecen y hacen rejuvenecer a quienes los escuchan. En realidad, para Chancho en Piedra el tiempo no pasa y se sabe que, de celebraciones, queda una infinidad de conciertos más.

Setlist:
Todo se me pasa
Mi mejor momento
Cóndor
Huevos revueltos
Tren a la luna
La vida del oso
TOC
Lophophora
Hacia el ovusol
Multirricachón
Volantín
Bola de fuego
Chancho
Sinfonía de cuna
No quiero verte
Funky tu madre
Sn Guijuela
Paquidermo
Lolín
Socio
Airian
Funk del balsa
Mala Yerba
Guach Perry (Hormigas Planas)
Frito

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.