Chancho en Piedra en el Teatro Cariola: No son de cola pelá
Teatro Cariola, 31 de marzo 2017.

Por Jorge Fernandez
Fotografías por Victor Santibañez

Presentar a la fanaticada marrana el vídeo de “Dejando libre el amor”, nuevo single de su más reciente disco “Funkybarítico, hedónico, fantástico (2016), era la excusa perfecta porque todos los que estaban el viernes por la noche en el Teatro Cariola sabían que esta infranqueable banda de éxitos musicales no se iba a quedar sólo en ello. Sin ir más lejos, los fuegos los abrió el vídeo y a él le siguieron 30 canciones que recorrieron el largo trayecto de su carrera, iniciada el año 1994.

Hay muchas virtudes de Chancho en Piedra que otras bandas nacionales deberían replicar, como su innegable hermandad o la pasión y deleite que arrojan en el escenario hacia su fiel público. Más importante aún, es la increíble versatilidad que tienen sus presentaciones, donde todo el ramillete de canciones sufre modificaciones constantes. Esta vez hubo cabida para clásicos como “Paquidermo” y “Solo contra el mundo”. Incluso se dieron el lujo de interpretar “Calentón”, cover de una canción de Devo que tocaban en aquellos prodigiosos años 90.

Y es que Chancho en Piedra tiene como regla prioritaria sorprender. No se quedan en ese limbo inerte de espectáculos pauteados que recorren un año completo los diversos recintos, apelando al oyente primerizo y al conformista promedio, sino que hacen de su música un himno global y enriquecido con el paso de los años.

Así lo están demostrando con su reciente disco, conjunto de canciones potentes y de gran categoría, donde “Dejando libre el amor” es sólo una muestra del renacer soberbio que han tenido en el último tiempo. Durante el show, tocaron el álbum casi por completo, destacando “Mi mejor momento”, “Toc” y “El mundo que nos tocó vivir”. Sin duda, este conjunto de canciones ha revitalizado, tanto a la comunidad marrana como a nuevos fanáticos, quienes, cual rito de iniciación, disfrutan metiendo sus pezuñas en un gran chiquero de talento indiscutido.

Hablar de la calidad musical de la banda es un tema aparte y daría para otra reseña completa. La armonía y sensación de admiración es descollante. Cada cual maneja su rol de una forma nítida y sin tapujos sobrevalorados. Todos se dan momento para deslumbrar pues nadie quiere eclipsar la sobriedad del otro. Se entienden como un equipo, donde la victoria la entregará el juego asociado y no las individualidades.

Chancho en piedra no se deja amedrentar por el cartel de clásicos que tienen bajo la manga. No son conformistas y eso los hace relucir con más fuerza. En la presentación no estuvo ni “Sinfonía de cuna” ni “Edén” ni siquiera “Volantín” y así y todo, el trago final, después de más de dos horas de espectáculo, no fue amargo. Todo lo contrario, pues luego de su partida tras bambalinas, la sensación fue, de que les queda cuerda para rato.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X