Claudio Narea y Los Indicados en Pacto Arte Bar: Entre el ayer y el hoy
24 de junio 2017.

Por Johanna Dagnino.
Fotografías por Gabriel Padilla.

Una fría noche de sábado nunca es impedimento para buscar renacer de algún modo en los distintos lugares de la capital. En pleno barrio Manuel Montt, en medio de la fauna urbana que se ha instalado en este sector de Providencia, encontramos Pacto Arte Bar: arte y sensualidad. El lugar celebra diez años de vida en pleno barrio bohemio, con una propuesta mística que busca dar espacio a las artes y la cultura en un formato de fácil acceso. Y para celebrarlos como corresponde, contaron con la presencia de Claudio Narea y Los Indicados.

El recinto se encuentra repleto de fotografías, el aniversario da cuenta del proyecto del lugar y cuenta con la exposición del fotógrafo chileno Francisco Farías, quien en esta ocasión refleja pedazos únicos de la vida en la capital. Entre estas imágenes, se sitúa un pequeño escenario, el que se inundará de nostalgia y buena onda. Tras una presentación al estilo stand-up, sube Narea y su banda Los Indicados a tocar entre platos y camareros paseantes, y la gente que lo esperaba de pie en ambos niveles del local a esta hora lleno del público más diverso que puedan imaginarse.

Inician con “Ya no eres el rítmico de antes” y “Baile mental”, la gente empieza a prender de apoco y a bailar en sus lugares moviendo los pies. Para el tercer tema de la noche, la elegida es «Mentalidad Televisiva», encendiendo el interruptor de nostalgia y tiempos mozos que lleva a todos a sacar sus celulares y comenzar a seguir cada palabra cantada por Narea, sinfonía que sólo iría creciendo en la medida en que pasan los temas y que terminan por armar una polifonía dulce y cargada del ayer. Continúan con “Doralisa”, canción que parece pintada para una noche de invierno: “Llueve en la ciudad, corre, ríe y se deja atrapar. Está mojada y no le importa nada”. Siguiendo con los nombres, viene “Mario” para dar espacio a otra canción de la mítica banda de rock nacional Los Prisioneros: “Brigada de negro”. Con cada canción de esta banda icónica estalla una algarabía, los coros se intensifican y la gente salta y baila como sus propias épocas les han enseñado, el público ochentero salta y patea el piso, los más jóvenes mueven las caderas de un lado a otro, pero todos bailan: algo se siente venir, música sin frontera de edades ni tiempos.

Continúa la noche al ritmo de “No me ves” y un tema para “cantarlo todos juntos”, en palabras del mismo Narea: “Profeta y frenético” de la banda noventera de rockabilly que fundó a principio de esa década. El público no falla y corea con la alegría de encontrarse este espacio para rememorar otros tiempos. Desde aquí, rematarían con una seguidilla de temas de Los Prisioneros: “We are sudamerican rockers”, “La estamos pasando muy bien” y “Quieren dinero”. El gran broche fue “La voz de los 80”, canción para la cual Narea invitó al escenario a uno de sus fanáticos más jóvenes y que, sin duda alguna, se robó la película en la noche. Luciano es un pequeño de unos 9 años que llamó mi atención durante toda la noche: con chaqueta de cuero y una cabellera rebelde era quien con más ímpetu coreaba cada canción y que tenía más estilo y actitud que cualquier persona en el local. Este chico termina por ser el mejor ejemplo de lo que fue la noche de ayer: Un sincretismo perfecto entre el ayer y el hoy, la muestra de que existe música que no tiene fecha ni edad.

Narea se despide y el público reacciona desde sus propios contextos de espectadores: al tiempo que unos vociferan “¡Otra, otra!”, la otra mitad de la audiencia canta “el ya conocido ¡wuooo, ooh, ooh!”. La banda retoma sus instrumentos y rematan la noche con “Cuando todo está al revés” y el himno de una generación (que sigue sin perder vigencia) “Sexo”. La banda se retira, El público permanece aún de pie, y Luciano vuelve a tomar el micrófono para agradecer el haber cantado esa noche. Una noche cargada de sensaciones y baile en donde, esta vez, nadie sobró.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X