Por Amaranta Cartes.

Desde el estreno de su último disco Rey, en 2021, Camila Moreno no ha dejado de sorprender con videos que cuentan una historia, un concepto, y con colaboraciones tanto en lo musical como en lo narrativo, como por ejemplo Ximena Sariñana y Lido Pimienta en el video de “Déjame” o “Rey”, en el que aparecen en formato animado encarnando dos personajes de la historia de ciencia ficción que se plantea a partir del disco. Este concepto es el que la cantante nacional buscará plasmar en el escenario de Lollapalooza el viernes 18 de marzo, cerrando el Lotus Stage.

La trayectoria de la artista de 36 años como solista suma ya 14 años, desde la publicación de su disco debut Almismotiempo, con el que obtuvo una nominación a Latin Grammy por la canción “Millones”. Desde entonces ha publicado 4 discos más, transitando hacia sonidos más electrónicos, pop y progresivos que en sus primeras creaciones.

Conversamos con ella acerca de su último disco, su mundo cyborg, sus influencias, su pronta presentación en Lollapalooza y los shows en vivo luego del festival. Con un 2022 que promete novedades y escenarios en Chile y en el extranjero, Camila no deja de sorprender con su propuesta conceptual, feminista y frontal.

Camila, gracias por tu tiempo. Últimamente, dadas las circunstancias de la pandemia, ya muchas personas dedicadas a la música han estado volviendo a los escenarios, tú también. ¿Cómo te has sentido con eso? Con volver a tocar en vivo.

Super, super bien, super contenta. También con un poco de temor porque igual el verano fue difícil, se cayeron hartos shows, no solo míos, sino que de mucha gente de la música chilena. Ha sido duro ver cómo las autoridades han “castigado”, por decirlo de alguna manera, más la música que otras cosas. Como a nivel de aforo, de cancelación de conciertos. Pero aparte de eso, volver a tocar, a estar con la gente… El sábado firmé discos en la Tienda Nacional. Es maravilloso, es lo que alimenta lo que uno hace al final.

Y hablando de discos, desde que estrenaste tu último disco, “Rey”, el 2021, han estado pasando hartas cosas en torno al disco. Lo presentaste online, por ahí tocaste también vivo, varios videos estrenados. Entiendo que el proceso de creación de ese disco duró dos años, aproximadamente. ¿Cuándo comenzó la creación del disco y cómo ha sido más o menos la historia de ese proceso?

Bueno, el verano del 2019, empecé a leer a la Judith Butler y empecé a tener como hartas reflexiones en torno a la identidad de género, a la realidad en sí, hasta donde llegan los límites o como se crearon las ideas de las construcciones de lo que somos. Y finalmente eso me llevó a un despertar psicológico, sexual, emocional que me llevó a explorar mi propia sexualidad y todo ese proceso interno me llevó a empezar a componer mucho. El primer semestre del 2019 yo diría que el 80% de este disco nació a nivel compositivo, y ya en mayo yo ya estaba produciendo. Empecé a experimentar con el “live” prontamente haciendo versiones, por ejemplo, las primeras canciones que surgieron de este disco fue “Es real”, creo que quizás fue la primera que hice y con la que empecé a experimentar y, claro, me empecé a arriesgar con sonidos mucho más pop, más urbanos, pero mezclados con cosas como medias agresivas, de hecho, justamente en esa canción hay un momento como que se corta y viene un momento agresivo que yo creo que es como un declaración de principios. Como, estoy en esto que está como pop y buena onda, pero no.

Y después teníamos hartas canciones dando vuelta, yo diría que aproximadamente siete, y empezó el estallido social y fue como… eso hizo que todas las cosas cambiaran, como que fue muy fuerte para mi y para todes. Pero estaba esta canción “Quememos el reino”, estaba esta consigna “amigas quememos el reino” que yo la tenía y salí a la calle y se estaba todo quemando el 18 de octubre. Entonces, nos dimos cuenta que esa era la canción que tenía que salir, por mucho que no fuera tan single, que fuera una canción bastante rara a nivel de estructura, como super progresiva, como con muchas partes distintas. Y ahí esa canción salió el 2019 en diciembre y tomó una fuerza muy bonita porque la gente la llevó a la calle, las frases de la canción empezaron a estar en las paredes.

Y después sacamos “Es real” y empezamos a tirar los singles primero del disco y en todo ese proceso el disco se iba armando y se iba cuajando, entonces fue como un proceso que yo nunca iba vivido que era como ir sacando singles mientras se estaba haciendo el disco y eso me hacía ir testeando la sensación de cómo tenía que ser, no sé como explicarlo, como que se iba construyendo con la gente al final. Pero esa tardanza en que saliera el disco tuvo que ver con la pandemia después. Sacamos el disco el año pasado, el 2021, cuando el encierro estaba medio acabándose, pero todavía estábamos ahí. Y también fue todo una experiencia, un disco super pandémico a nivel de promo. Hice todas las entrevistas y como sabemos el lanzamiento también lo hice online y también surgió en la pandemia y también estuve haciendo lo que acompaña al disco que fueron las historietas virtuales, hartos videoclips, mucho material audiovisual por el tema de la presencia online. Entonces es un disco que conlleva lo que propone, o sea, es un disco super cyborg en todo sentido. Así son las cosas que uno como que… decreta. ¿Es un disco cyborg? Sí, es un disco cyborg. Entonces, todo online, todo extraño, pandémico.

Pensando en “Quememos el reino”, pareciera que la hubieras compuesto a raíz del estallido social. Pensando en el orden que aparecen las ideas frente a un proceso creativo, esta historia que rodea el disco de esta niña cyborg en este mundo distópico del siglo XXIII, ¿ese mundo está creado al mismo tiempo que el disco no está pensado así?

Cuando yo tenía como casi el 90% del disco hecho, ya había nacido “Hice a mi amor llorar”, que fue una de las últimas, me di cuenta de que había como un arco narrativo en las canciones y que había una historia de amor que atravesaba las canciones y que había un inicio, un cúlmine, una crisis y un final. Había una historia en las canciones sin que estuviera planeado, entonces eso me hizo pensar en esto, “bueno, y cómo vamos a contar esta historia”. Y de repente eso escaló, no te sabría decir en qué momento, y de repente esa historia de amor ya tenía como un guión. Es un guión que podría ser una peli. Claro, entre una historia de amor entre una chica cyborg y una chica mutante de origen mapuche en la distopía… yo soy muy amante de la ciencia ficción y como te decía, este disco igual es como acompañado de lecturas que venía yo haciendo como de la Donna Haraway, que escribe el “Manifiesto Cyborg” y ahí también la Ursula K. Le Guin que es como la gran escritora mujer del siglo XX y XXI de ciencia ficción. Como que igual la ciencia ficción es un género como casi que está un poco raptado por los hombres, como que les perteneciera un poco, como que a los hombres les gustan esas cosas. Yo siempre fui super fanática de la ciencia ficción, sobre todo en el mundo del cómic, yo colecciono cómics desde que soy chica y eso es como lo que me ha nutrido y lo que me ha fascinado y lo que me llevó a escribir esta historia al final. Que hay harto Moebius, hay harto Jodorowsky, hay harto como del mundo de los Metabarones o del Incal, y también hay harta fantasía. Yo también soy super fan de la fantasía, no solo de la ciencia ficción, como “El señor de los anillos», “La historia sin fin”. De hecho en el momento en que X y M se encuentran en el desierto con el oráculo, es una cita a “La historia sin fin”. Entonces hay hartas citas a hartas cosas en esta historia.

Y con Caramelitus, con el Tomás Preüss, que era mi banda antes, hacíamos harto eso, como de jugar como con el lenguaje en las entrevistas, jugar incluso a que éramos otras personas. Había harto de querer como empujar la imaginación y llevarla a la realidad al final. También yo estudié ocho años con una mujer mapuche, digamos, tengo mucha admiración por la cosmovisión mapuche, entonces siempre he querido hacerle algún tipo de homenaje. En esta historia los mapuche son los únicos capaces de preservar la relación con la naturaleza. Y después con la muerte y esta cosa que me encanta que tiene que ver con el fuego secreto, digamos, el fuego secreto, eso también es muy bonito porque el fuego secreto se presentó en las letras de las canciones. Es un concepto que se repite en las canciones y en la historia se transformó en el elemento mágico que te permite viajar por el tiempo y el espacio y las dimensiones, cachai. Y eso para mí tiene como algo muy especial porque creo en verdad que uno puede hacerlo, sobre todo con la música, no sé si a ti te ha pasado que escuchas una canción que te gusta, que escuchabas cuando chica y en verdad te trasladas a otro tiempo. Bueno y el fuego secreto está presente, digamos, estoy contando la historia como por capas de influencia.

Camila, quería preguntarte por Lollapalooza. ¿Qué es lo que más te entusiasma de esta versión del festival? ¿Cómo vas a llevar esta propuesta al show en vivo? ¿Algo particular del show de Lollapalooza con respecto a esta propuesta?

Bueno, es la primera vez que vamos a poder presentar el show de “Rey” como en todo su esplendor, digamos con escenografía, con unos vestuarios impresionantes. Digamos que es nuestro estreno de la magnitud que puede llegar a tener esto y de cómo hemos intentado, y creo que lo vamos a lograr… o sea ustedes tendrán que decir después si logramos plasmar ese universo cyborg y la historia y este disco conceptual en un show en vivo. Yo creo que lo hemos venido desarrollando desde que empezamos a tocar como en octubre, pero creo que en Lolla vamos a hacer un 2.0 de eso que ya veníamos gestando a nivel de vestuario y de escenografía y de visual, de luces. Y eso está complementado con un concierto igual festivalero, o sea, por mucho que sea el show de “Rey” también vamos a cantar canciones antiguas, la idea es que la gente lo pase bien y que cantemos y que bailemos, cachai. Bueno, voy a cerrar un escenario, también eso me tiene como… y va a estar como Foo Fighters al otro lado, en algún momento todo el mundo se va a ir a ver a los Foo Fighters, o no sé. Van a quedar solamente un par de personas ahí resistiendo.

Yo creo que vas a tener tu fanaticada ahí.

Ojalá, ojalá.

¿Algún grupo o artista que tú quieras ir a ver en Lollapalooza o que recomendarías ir a ver?

Yo quiero ir a ver a los artistas chilenos. Me interesa Dulce y Agraz, Fernando Milagros, Francisco Victoria, Soulfia, Javiera Mena, Mariel Mariel. La verdad es que los artistas extranjeros que vienen… es que se cayó Phoebe Bridgers y la amo. A ella la quería puro ir a ver y más encima tocaba el mismo día que yo. Soy una viuda de Phoebe Bridgers.

Habías preparado un show con Marineros en el Teatro Coliseo y se tuvo que postergar, ¿cierto?

Sí, al 30 de abril.

¿Cambia en algo el show esta nueva fecha?

O sea yo creo que ahora estamos mejor preparados para el show del Coliseo. Yo después de Lolla me voy a México a una gira y vuelvo de la gira a enchufarme 100% para ese show. Yo creo que va a estar… porque en Lollapalooza yo puedo tocar una hora, pero en el Coliseo vamos a tocar más rato, una hora y media, dos horas. Entonces, claro, es un show un poco más completo, donde nos permitimos viajar más. En general cuando hacemos shows en teatros podemos hacer un momento acústico, desenchufado. Entonces, yo creo que va a estar super bonito y, bueno, aparte que tocar con Marineros lo encuentro muy especial, ¿no? Yo le tengo mucho cariño a ellas entonces algo bonito vamos a hacer.

null

X