Por Sebastián Allende.

Con treinta años de vida, una de las verdaderas instituciones del rock latinoamericano son los trasandinos de Bersuit Vergarabat. Con 13 discos editados, han creado verdaderos himnos que se han clavado en el subconsciente de muchos fans de este lado de la cordillera, tanto así, que para celebrar su tercera decena han lanzado una gira mundial que los llevará a presentarse en nuestro país, específicamente en el Club Chocolate, los días 31 de agosto y 1 de septiembre del presente año en una celebración que promete ser histórica.

Para conocer sus impresiones sobre su próximo reencuentro con el público chileno, revisar lo que ha sido estos treinta años de ruta y sobre la actualidad latinoamericana, conversamos con Daniel Suárez, voz de esta agrupación, en la entrevista que podemos revisar a continuación:

Daniel, primero darte las gracias por conversar con nosotros en parlante.cl Vuelven a nuestro país en medio de las celebraciones por los treinta años de vida de la banda, haciendo un recuento, ¿qué es lo bueno y lo malo de estos 30 años de gira?

¿Tenemos tiempo? (risas). Lo realmente bueno es seguir celebrando y hacerlo en un marco como éste. Por ejemplo, en Chile nos regalaron un segundo concierto y eso es muy bueno. Lo malo, creo que con el tiempo tendré un momento para poder hacer un balance de toda nuestra historia. Pero debo indicar que me inunda lo optimista que soy y considero que nos ha pasado un montón de cosas, a veces uno inicia en esta profesión de estar 30 años de gira, haciendo tu música con libertad y eso nos aleja de las personas que tu amas, ya que como estas en otro lugar físico, quizás eso podría ser lo malo que produciría para mí.

¿Alguna anécdota que nos puedas contar?

Todas las que se puedan. A mí siempre me gastan (molestan), me hacen bulling, porque cuando empecé en la banda hace muchos años estaba manejando el micro de gira y en una mala decisión de quedarnos en un hostal de una clínica que nos habían invitado, pero no era el dueño quien nos invitó sino que un amigo, por lo tanto nos echaron y nos tuvimos que ir. Así que marchamos a la carretera y en una mala maniobra, antes de entrar a la estación de servicio, volqué el micro con todos adentro. Por suerte no salió nadie herido, pero fue como el principio del fin. El principio de cantar y el fin de manejar el micro (risas).

Te diste cuenta que la conducción no era lo tuyo.

Antes de eso ya habíamos viajado por todo el país conmigo a cargo del micro. Yo manejaba ese micro no solo con la banda, sino que alquilándolo, llevando a otros artistas. Era otra época, fines del 95 y principios del 96, en unos años en donde se viajaba mucho. Volviendo a lo que nos pasó, enderezamos el bus y seguimos con la gira, pero a partir de ahí ya no era más el chofer.

Haciendo una vuelta, comenzaron como Bersuit Vergarabat y hoy son La Bersuit. ¿Se puede mantener el espíritu inicial en una banda que ha sufrido cambios de integrantes y ha evolucionado con los años?

Somos lo mismo, Bersuit Vergarabat, es un nombre con apellido. No sé si podemos mantener el espíritu inicial, quizás uno aprende a dosificar ese espíritu inicial y llevarlo a las presentaciones en vivo o a las grabaciones de disco y no a ese rebeldía absoluta todo el tiempo. Nosotros para poder mantener funcionando esa máquina con ese espíritu que te lleva a tocar un instrumento o a encerrarte en la rebeldía o a escribir y para no soltarlo, es que nos juntamos a ensayar constantemente. Somos una banda que tenemos treinta años y aun así nos juntamos a ensayar de lunes a viernes, vivimos relativamente cerca, nos reunimos y tocamos, nos vemos, nos juntamos a escuchar música y es ahí donde mantenemos ese aliento inicial cuasi de egresados permanente.

¿Qué tanto ha cambiado la banda desde su comienzo con el disco, Y Punto, a su última producción, La Nube Rosa?

La banda cambia continuamente, disco a disco, por suerte. Creo que gracias a ese desprejuicio que tenemos en La Bersuit, somos bien irreverentes, bien argentinos, es que encontramos ritmos en otros países y nos tomamos a hacerlo, sin que se tome como prepotencia el tema de ser argentinos, todo el tiempo nos hemos atrevido a hacer nuevos ritmos. Cuando en los noventa el rock argentino, era mucho más conservador con las bandas que nos atrevíamos a tocar algo más latino o folclor, te tildaban de otras cosas y creo que La Bersuit siempre se ha burlado de eso constantemente. Fuimos mutando y llevando nuestra música a distintos lugares por diferentes motivo, pero manteniendo esa química de banda, las mayores canciones y/o hits del grupo han nacido de lo grupal.

Hablando del proceso de composición ¿Cómo viven el proceso de composición siendo una banda tan numerosa?

Justamente tenemos diferentes formas. Se arman a veces grupos o tienes los que son más celosos con sus ideas y vienen directamente con una canción cuasi terminada. Pero tenemos tanto tiempo de estar juntos que nacen improvisaciones de ese tiempo que se van transformando en canciones nuevas, de hecho una canción que acaba de salir hace pocos días en Argentina que se llama “Morocha”, la cual no está en ningún disco, nace de una especie de zarpada como decimos nosotros y la soltamos al mundo con esa frescura.

Ustedes son una banda que constantemente tienen una conexión con nuestro país ¿Algún artista chileno que les guste o les gustaría colaborar?

Hemos colaborado con hartas bandas chilenas, hemos compartido escenario, antes del 2000, con los chicos de La Ley, conocemos artistas plásticos, algunos poetas en el Liguria, hemos compartido escenario en el sur de Chile, el sur es muy rockero. Con La Bersuit participan muchos artistas locales, uno disfruta mucho de ello, ya que es lo más puro y natural que te puede pasar en la música, lo que es compartir. A mí me sucedió algo concreto con Chile hace poco, estaba cerca de la montaña y escuchaba en una radio un tema de Violeta Parra que no había escuchado nunca, donde ella maldecía todo el tiempo. Maldecía la vida, maldecía el agua, la luna y el sol, una historia tan desgarradora y a la vez tan bella, algo que nunca había escuchado. Nos pasan muchas cosas con Chile, se canta muy bien en tu país y harto.

Cambiándolos de tema, ustedes siempre han sido una banda con cierta tendencia a ser contestatarios y en Latinoamérica se está dando una tendencia, una serie de gobiernos de derecha, ustedes tienen a Macri y nosotros a su símil que es Piñera. ¿Cuál es la misión de ustedes ante estos síntomas de los gobiernos de turno más preocupados del tema económico que lo social? Se me viene a la vitrina que las canciones de ustedes, en especial lo creado durante los noventa, podrían estar en boga hoy.

Lo primero que se me viene en mente, a modo de respuesta de donde yo estoy parado, es que estos personajes se vayan lo más pronto posible. Mientras más pronto posible, mejor. No creo que sea una tendencia, yo creo que hace rato nos teníamos que haber dado cuenta que se venía esta ola de neo liberales de derecha cual cuasi plan cóndor de los setenta pero desde el otro lado, con vaciamientos de forma que son imposibles de digerir. Lo único que da es tristeza. La derecha es implacable, viene a llevarse todo lo que pueda y después a hacer daño en otro lado. Lamentablemente ahora, mira estamos en España, ellos tuvieron sus votaciones y terminaron echando a Rajoy (ex presidente del Gobierno de España y político del Partido Popular), charlábamos con los periodistas de acá y hablaban sobre el tema y yo les decía ojalá que en países como el nuestro uno pudiera, desde ese grado de respeto, llegar a sacar a alguien. En Latinoamérica, lamentablemente, para que eso suceda tiene que correr sangre y eso ya sabemos en lo que termina y es horrible. Llevándolo al rock y llevándolo a una de las preguntas que hacías antes de como mantener el espíritu, yo creo que esto es parte de eso. No hay que perder la batalla cultural, me parece que ahora se termina el momento de los tibios, por lo menos para que haga el menos daño esta gente, más allá de las redes y las caretas. Está gente entendió hace muchos años que son los dueños de la información y que te mantienen siendo un rehén mediático y de la sociedad, y es así como el cerebrito se va quemando con la telenovela y los programas más livianos, no me quiero poner en contra de ellos, ya que conozco mucha gente que los hace con mucha pasión, pero si en el trasfondo y en el contenido. Habrá que hacer más canciones, abrir un libro, que salgan bandas nuevas que lleven el espíritu y que puedan cumplir 30 años y que puedan alzar la voz.

Dentro de las celebraciones de los 30 años están lanzando listas en Spotify en donde hay un playlist de cada uno, tu lista tiene desde Underwood, Iggy Pop a Fito Páez, lo que en cierta manera habla de lo eclécticos que son ustedes ¿Cómo se les ocurrió esta idea?

La verdad es que teníamos ganas de colgar nuestros gustos. Escuchamos mucha música cuando estamos en gira, y fue allí que son ocurrió crear una lista de 30 canciones que cada uno elige. Está muy bueno.

Me di cuenta que tienes ahí a Chico Trujillo, una banda chilena.

Si, es una gran banda, tocamos hace un tiempo con ellos. Hay música de todos lados, está Café Tacvba con David Byrne, hace poco incluí lo de Iggy Pop que me voló la cabeza, ya que me encantó que dure más de siete minutos. Está bien variada.

Dany, para ir finalizando y agradeciéndote el tiempo para conversar con nosotros. Tienen agendados dos shows para celebrar los 30 años en Chile ¿Qué tienen preparados para cada show? ¿Alguna sorpresa? ¿Van a ser distintos?

Esa es una de las cosas que me tiene motivado, ya que teníamos de primera agendado el 31 de agosto y al sumarse el sábado 1 de septiembre, nos dio una alegría increíble, ya que eso habla de ese cariño y feedback que tenemos con el público chileno, nos hizo plantearnos dar un show que realmente recorra los 30 años, en donde se transiten todas nuestras épocas, con algún matiz por el medio cuasi acústico. Al ser dos fechas variaremos la lista de canciones, no en un 100%, eso como una especie de premio para el fan que va a los dos shows. Van a ser shows largos de casi dos horas, no menos de 24 canciones. Si entre los días podemos hacer unas 40 canciones diferentes será un show buenísimo para celebrar los treinta años.

Los días 31 de agosto y 1 de septiembre serán las fechas escogidas para celebrar junto a La Bersuit sus treinta años de destacada carrera. Las entradas para este reencuentro se encuentran disponibles, a través del sistema PuntoTicket, tiendas Hites y Cinemark. Los valores de los tickets van desde los $22.000 sin cargo de servicio.

null

Deja un comentario