Por Paulo Domic

El quinteto thrasher de Phoenix, sacó recientemente a la luz su decimocuarto disco titulado “Blood in Water”, celebrando así 35 años de carrera discográfica. Un trabajo que los revela totalmente vigentes aún para el mundo del metal.

Flotsam &Jetsam ha flotado en el inconsciente histórico del metal gracias al hecho de que el bajista de su primer álbum, “Doomsday for the Deceiver” de 1986, fue Jason Newsted. El mismo que tuvo el desafío de ser quien llenara el vacío enorme que dejó Cliff Burton en Metallica luego de su trágica muerte en Suecia en un accidente del bus en que viajaban durante la gira del “Master of Puppets”. El único currículo musical de Newsted estaba en ese disco debut de Flotsam & Jetsam, el cual fue una importante carta de presentación para conseguir el trabajo que a la postre, cambiaría su suerte para siempre.

Más allá de ese hecho, la verdad es que este grupo no corrió con la misma fortuna de otros exponentes de esa segunda ola del thrash americano, como Testament, Forbidden o Vio-lence. Sus dos primeros discos se transformaron en objetos de culto entre los amantes del género, pero su popularidad se concentró más en su país natal y en algunos países de Europa. El mismo hecho de que nunca en todos estos años hayan tocado en Sudamérica, zona donde el estilo tiene un consumo importante en países como el nuestro, Brasil o Argentina, ya es un indicador de que se quedaron un par de pasos atrás en su desarrollo artístico, pese a que han estado constantemente creando y grabando nuevo material.

Parlante tuvo la oportunidad de conversar con su líder y único miembro fundador que queda en la banda, Eric A. Knutson, y pudimos conocer más de este último lanzamiento y de los desafíos que se imponen de cara al futuro, junto con entender desde su propia versión el por qué no lograron elevarse más en el firmamento metalero mundial. Y nos encontramos con un personaje muy interesante que además de la música, tiene múltiples emprendimientos para ganarse la vida, sin aún renunciar al sueño de algún día vivir sólo de los réditos que le entregue el metal. Y algo muy importante, a una persona que ha hecho un ejercicio de autocrítica y que ha aprendido a través de sus errores y omisiones sobre qué debe y no hacer si quiere cumplir su sueño.

El mes pasado lanzaron “Blood in the Water. ¿Cómo ha sido recibido este nuevo disco?

Hasta ahora todo el mundo lo ama. No ha habido malos comentarios o malas reseñas de él, así que mantenemos nuestros dedos cruzados para que todo siga así. Sin intentarlo, creo que logramos darle esa energía y vibra de nuestros dos primeros discos.

¿Cómo fue este disco concebido y grabado en este contexto de pandemia?

Fue un poquito diferente. Nos mandamos muchos archivos de aquí para allá. Pero fue beneficioso tener más tiempo, no hubo apuro ni fechas límites para tenerlo terminado. Así que pudimos tomarnos nuestro tiempo y estar seguros de que estábamos felices con las canciones antes de sacarlas a la luz.

En este disco se siente una vibra un poco más Power Metal, un poco más melódica. ¿Cómo llegó eso?

Nosotros no nos ajustamos a sonar como algo, no nos decimos “vamos a hacer que esto sea Power Metal o Speed Metal”. En mi opinión es sólo Metal. No entiendo mucho lo de las categorías, nosotros hacemos las canciones como nos gustan y si algo suena como a algún estilo específico, pues está bien. Solo escribimos la música que nos gusta sin preocuparnos de cómo luego lo etiquetan.

¿De qué se trata este álbum? ¿Tiene algún mensaje o concepto?

No directamente, pero tiene un sentimiento detrás. De cuidarse a sí mismo. De que está bien estar triste, feliz o enojado. Cada canción tiene un tema distinto.

¿Los inspiró este loco contexto en que estamos viviendo?

No nos propusimos escribir sobre la pandemia, tal vez sólo en el sentido de hablar de la muerte en algunas canciones. Pero estoy seguro de que igual influyó en la forma en que salieron las canciones. Todos estábamos en esto, todo teníamos seres queridos por los que nos estábamos preocupando. Así que sí creo que nos inspiró, aunque en forma inconsciente, no premeditada. 

¿Por qué nunca han venido a Sudamérica?

Es una pena. Porque tenemos muchos seguidores allá. Me encanta todo lo que tenga que ver con Sudamérica. De verdad que me gustaría verlo todo. Quisiera ir a Chile, a Brasil, quiero ver todo eso. Quisiera conocer a nuevos amigos allá. Se que allá todos son muy locos y de verdad quisiera armar una fiesta con todo ellos. Trataremos de que eso ocurra en 2022.

De hecho, nos sorprendió descubrir que no han venido aún.

Siempre ha sido por una razón u otro. Hemos tenido planes de ir, hacer giras y tocar, pero algo siempre ocurre. Los promotores se echan para atrás, se cierran los lugares donde tocaremos, o las bandas con que iríamos de viaje se bajan. Siempre pasa algo. Pero está al inicio de nuestra lista. Realmente queremos ir allá.

¿Cómo has usado este “tiempo libre” que te ha dado la ausencia de giras? ¿Qué otras pasiones tienes?

No he podido dedicarles mucho tiempo a las pasiones porque tengo que mantenerme vivo así que he tenido que trabajar. Soy parte de una empresa de construcciones aquí en Arizona y eso me ha mantenido muy ocupado. También tengo un rancho de caballos que también requiere mucho de mi tiempo. No es lo que quisiera hacer, preferiría estar de gira. Pero debo mantener a mi familia.

¿Ves el mundo de una manera distinta hoy?

Siempre pienso que todo lo que he hecho en mi carrera musical ha sido un ensayo o práctica para llegar hasta donde estoy ahora. Y veo al mundo de la misma forma. He aprendido más y más de cada lugar en que he estado y de los que quisiera visitar. Así que mi opinión sobre todo va cambiando en la medida en que aprendo más cosas.

Pronto tienen algunas fechas para tocar en vivo en los Estados Unidos. ¿Qué sienten al regresar a los escenarios?

Cuando vuelva a las giras, me quiero quedar ahí. ¡Yo creo que mi familia también está cansada de tenerme aquí todo el tiempo! Así que estoy ansioso por subirme al bus y quedarme ahí por unos dos años, por lo menos.  Me gustaría estar tocando hasta que sea el momento de hacer otro disco.  Si podemos hacerlo o no, eso ya es otro cuento. Pero eso es lo que yo quiero que pase.

¿Cómo y por qué comenzaste a cantar heavy metal?

Hasta la secundaria nunca había escuchado heavy metal. Me decían que era música satánica, que me alejara de ella. Un día que estaba faltando a una clase de la escuela de verano, me encontré con un tipo en un estacionamiento y me dijo “¡oye, súbete a la camioneta, fumémonos un porro y escuchemos música!” Era Kelly Smith, baterista y también fundador de Flotsam and Jetsam, y realmente no podía creer lo que me hizo escuchar. Después de un tiempo me invitó a hacer una audición para él y Jason Newsted, me pasaron “Unleashed in the East” de Judas Priest y “The Number of the Beast” de Iron Maiden. Me dijeron que aprendiera algunas de esas canciones y esa fue mi puerta de entrada a cantar heavy metal. Y me enamoré y no paré de hacerlo hasta ahora.

¿Quiénes son tus cantantes favoritos?

Me gustan muchos cantantes de distintos estilos, así que depende de mi estado de ánimo. Pero en lo que al metal respecta, Bruce Dickinson y Rob Halford están en lo más alto de mi lista. Geoff Tate también, que me dio una perspectiva y una visión de lo que puedes hacer en el metal. Ya que es un cantante, no es un gritón, no es un cantante “monstruo come galletas”, él canta. Halford le pone más fuerza y bolas. Y Bruce mezcla todo eso y lo junta en su estilo que realmente adoro mucho. En mi estilo le he robado muchas partes y pedazos a todos quienes he escuchado. Así he logrado sonar como sueno, ¡robando de todos! (risas)

Y en todos estos años, me imagino que has tenido la oportunidad de conocerlos a todos ellos. ¿Cómo te has sentido ahí, conversando con tus ídolos y tomándote unas cervezas con ellos?

He pasado tiempo con Rob Halford y también he estado en algunos shows con Geoff Tate. Nunca conocí a Bruce, y es tal vez con el que más similitudes tengo. Él es piloto de aviones, yo soy piloto de helicópteros. Espero conocerlo algún día. Pero ha sido un viaje muy salvaje a través de los años. He conocido a Whitesnake, Foreigner, Triumph, todas esas bandas en una misma noche. Y me remece mucho cuando conozco a toda esa gente, me digo “¡guau, no puedo creer que estoy aquí cono este compadre!” Ha sido tremendo y no cambiaría un minuto de todo eso por nada del mundo.

¿Por qué crees que Flotsam and Jetsam no logró llegar más lejos entre las bandas del Thrash Metal?

Hay varias razones. Una de ellas es, y lo he dicho desde hace tiempo, que sufrimos muchas circunstancias. Cada vez que estábamos por dar ese paso hacia arriba de la escalera, algo pasaba. Se nos iba un músico, perdíamos a los managers, o dejábamos de ser parte de un sello. Siempre había algo que ocurría que nos mandaba de vuelta un par de escalones abajo y teníamos que empezar otra vez. Bandas como Testament o Death Angel lograron crecer más que nosotros porque realmente hicieron el trabajo. Sudaron la gota gorda para conseguir más fans, ir a las giras correctas. Nosotros no, siempre confiamos en que alguien más hiciera eso por nosotros. Y aprendimos a través de los años de que realmente tú tienes que esforzarte y hacerlo. Tú debes empujar a la banda y su nombre. Y yo solía culpar a todos menos a nosotros mismos, y parte de no haber llegado más arriba, es porque simplemente no hicimos las cosas bien. Y ahora que hemos crecido, madurado y aprendido, aún estamos hambrientos por lograrlo.

¿Están cansados de que les pregunten por Jason Newsted, considerando que él solo grabó un solo disco con ustedes antes de irse a Metallica?

No me importa que me pregunten por él. Es un gran tipo, aún somos muy amigos. Nos vemos año por medio. Viene a la ciudad, me llama y nos vamos a tomar algo o a cenar. Lo pasamos bien por un par de horas y luego no nos vemos hasta un par de años más. Él sigue siendo la misma persona que siempre ha sido, el mismo que estuvo durmiendo en mi sofá por un año hace 30 años. Muy buena persona, extremadamente talentoso. Así que no, realmente no me molesta.

Con la perspectiva del tiempo, ¿crees que fue una buena idea regrabar “No Place for Disgrace”, uno de sus discos más elogiados?

Teníamos a mucha gente rogándonos por remezclarlo y sacarlo, y eso queríamos hacer. Pero las cintas estaban en Elektra y cuando comenzamos a hacer las gestiones para conseguirlas, fue realmente infructuoso. A Elektra la vendieron, la compraron, le cambiaron el nombre. Ya nadie nos conoce ahí. Así que pensamos en regrabarlo. ¿Por qué no? No resultó ser tan bueno como el original, pero la producción fue mucho mejor. Fue divertido hacerlo, adoro esas canciones. No se si lo haríamos otra vez, pero fue divertido revisitar esas canciones.

En 2004 grabaste “A Different Brand of Country”, un disco de música country bajo el nombre de AK Corral. ¿Tienes pensado lanzar un segundo álbum?

Estamos de hecho trabajando en un segundo disco ahora. Tenemos un extraño culto de seguidores principalmente en la costa oeste de los Estados Unidos. A ellos les encanta y no me dejarán en paz hasta que saque un nuevo disco. Así que en eso estamos. Realmente lo veo como un hobby divertido.

¿Qué podemos esperar del futuro de Flotsam and Jetsam?

Me gustaría llevar la banda a un punto en que ya no deba tener un negocio en casa para mantenerme vivo. Lo logramos cuando estamos de gira, pero cuando no, se pone difícil la cosa. A través de mi carrera siempre ha sido así. Tampoco tengo muchos delirios de grandeza, no quiero comprarme un Lamborghini. Tengo algunas metas alcanzables en mente, pero realmente me quiero mantener haciendo esto por siempre. Hasta que sea tan viejo como para no hacerlo más.

Puedes escuchar el disco Blood in the Water aquí, o en tu plataforma preferida.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.