Por Francisco Aguilar A.

Guasones es uno de los grupos más experimentados y con mayor poder de convocatoria al otro lado de la Cordillera. Con 25 años de rock sobre sus espaldas, han editados 8 álbums de estudio y 3 en vivo, los cuales han recibido múltiples elogios por parte de la prensa especializada, destacando siempre la versatilidad musical del grupo que viaja de la crudeza del rock más puro a la sutileza de la balada.

Su más reciente producción es Hasta el final (Popart Discos 2017), material grabado en Buenos Aires por Álvaro Villagra en los Estudios del Abasto Monsterland; con producción de Villagra, Coti Sorokin y la propia banda.

La agrupación regresa a nuestro país para presentarse este viernes 21 de junio en Club Chocolate. En la previa de su show, pudimos conversar con su bajista: Esteban Monti. Todo el detalle de esta entrevista, a continuación:

Esteban gracias por tu tiempo. Para comenzar esta entrevista, me gustaría un poco remontarme a los orígenes, cuéntame cómo nace la idea de formar la banda.

Somos todos de acá de La Plata, y la verdad es que es una ciudad grande pero chica a la vez, ya que nos conocemos todos. En principio, nos conocíamos de ir a los mismos bares juntos, con algunos de los chicos íbamos al mismo colegio y comenzamos como parte cualquier banda de rock, como un proyecto no demasiado serio, pero nos encontró con muchas cosas en común, un origen bastante simpático. De ahí fue pasando el tiempo y las cosas fueron poniéndose cada vez más serias, empezamos a tratar de equiparnos, comprarnos instrumentos, fuimos tocando mejor, tratando de hacer una música más elaborada. A medida que iban pasando los años, nos fuimos poniendo más profesionales, pero el comienzo fue como cualquier grupo de chicos que se juntan a tocar rock, nada extraño.

¿A qué se debe el nombre de la banda, algo en particular?

Había varias opciones de nombre y quedó Guasones, no tiene mucho más fundamento que eso, fue el que más nos gustó, nada más.

¿Cómo defines, en pocas palabras, la propuesta musical que tiene Guasones?

Musicalmente es una banda de canciones de rock, básicamente eso. Creo que somos una banda típica de cancionero de rock argentino, ya tenemos sí una cierta personalidad, un estilo que se fue forjando por la cantidad de años que llevamos tocando juntos, fuimos redondeando una forma, una cuestión personal, quizá por la voz de Facundo, por los arreglos de guitarra, por las percusiones. En pocas palabras, sería una banda de canciones de rock clásico.

¿Cuáles son sus principales influencias?

Los Beatles, Los Stones, Lou Reed, Tom Petty, Neil Young, artistas clásicos de rock.

Llevan alrededor de 25 años de vida como banda, ¿cuáles son los principales hitos que ves haciendo una retrospectiva?

Déjame pensar (risas). Hay uno que tiene que ver con una cuestión de manejo que tuvo la banda siempre, que fue que nunca tratamos de dar saltos demasiados grandes o tratar de hacer cosas que no podíamos, tocar en un lugar que nos iba a quedar grande, por ejemplo. Por más que todo haya sido con harto esfuerzo, siempre hemos sido coherentes, eso ha sido un hilo conductor durante nuestra carrera. Como hitos, creo que podría mencionar los primeros shows en Buenos Aires en cemento, los shows en Obras Sanitarias, que es el templo del rock acá en Argentina; creo que haber tocado con Eric Clapton fue bien importante por temas bien particulares, por una cuestión de satisfacción personal. Haber sacado un disco como “Toro Rojo” que nos permitió darnos a conocer a nivel nacional en principio y sobretodo la paciencia que hemos tenido para no pelearnos en todos estos años (risas).

Sobre lo mismo, ¿cuál es la fórmula para mantenerse juntos?

Creo que el criterio musical es importante, sabemos para donde vamos ya después de tantos años, el definir la música, las canciones, es algo común, ya que pensamos como una sola cabeza. Además, el conocernos tanto, piensa que hemos estado juntos más que con nuestra familia, hemos recorrido juntos más kilómetros que con nadie, son muchos años y aprendes a conocerte con el otro, sabes cuándo a alguien puede molestarle algo a nivel personal, hay veces que somos los mismos chicos de hace 25 años atrás, hacemos las mismas bromas que antes, nos enojamos con lo mismo que en esa época. Somos respetuosos y nos cuidamos mucho entre nosotros, somos como una cosa homogénea después de tanto tiempo.

¿Como ves la evolución de la banda en esta veintena de años?

Tiene que ver mucho con la cantidad de tiempo que llevamos tocando juntos, obviamente puede haber una evolución de disco a disco, pero es un camino que vas transitando. Para cuando entramos a grabar el primer disco, los nervios que teníamos eran muy distintos a los de ahora, ya que estas parado desde otro lugar, tienes otro criterio, otra claridad de hacia dónde quieres dirigir el sonido, el producto en sí va cambiando ya que la experiencia te da más herramientas, todo es un aprendizaje constante. También el tocar en vivo, no sonamos de la misma forma que en el primer recital, aprendimos un montón de cosas en el camino, con los errores, la curiosidad y la búsqueda constante.


Al hablar de su último disco “Hasta el Final”, ¿cómo lo definirías?

Es un disco bastante bisagra, ya que trabajamos con otro productor, Coti Sorokin, que entró hace un par de años a la banda, fue muy importante. Tiene una vuelta de canciones que esta bueno, me parece que en general está bien entretenido, tiene una de las tapas (carátula) que más nos gustó de todos los discos que hicimos, que es algo que siempre nos cuesta un montón. Ya nos queda un poco viejo sí, tenemos que sacar algo pronto. El mes que viene vamos a empezar a trabajar.

¿Cómo ves el rol del músico en la sociedad a la hora de dar un discurso desde su tribuna?

El músico tiene una herramienta que es importantísima, que es la música y la letra. Desde ahí no hace falta aclarar demasiadas cosas. Con una letra tú puedes decir lo que piensas, qué te pasa, qué sientes. Tienes hasta más herramientas que un discurso político te diría. Después, hay un tema que tiene que ver con la interpretación del público, uno puede decir algo, pero lo que se interprete dependerá del oyente, pero eso se da en cualquier ámbito. También hay una cuestión con el idioma, ya que Latinoamérica, salvo Brasil, habla español, y ese lenguaje común es importantísimo. Yo hablo con gente de México que se siente identificado con las letras, si al otro le llegó lo que quisimos decir de alguna forma, está buenísimo.

¿Cuál es tu visión de la escena musical argentina en la actualidad?

Hay un montón de bandas que ya están consagradas y están bien, hay otras que están por abajo, están saliendo y son buenas y también hay un montón que están por salir, pero me parece que no hay un movimiento como el que pudo haberse generado en la época de los ochenta cuando salió Soda Stereo, Los Enanitos Verdes, Charly García en su esplendor, Spinetta y otros. Ahora todo está bastante estático, paralizado, hay una capa de bandas ya establecidas, una que está saliendo y una que todavía no salió, pero no hay ninguna explosión que se esté generando.

¿Cómo ves el uso de la tecnología en la creación musical versus el proceso más orgánico?

Ya desde hace muchos años que se graba en computadora, pero el tema es hasta donde explotas la tecnología sin que ella te explote a vos, me parece que todo pasa por ahí. Si tienes la cualidad de explotar la tecnología, como por ejemplo: no es lo mismo escuchar un disco de ZZ Top versus uno de Radiohead, los dos te van a encantar, pero ambos usan la tecnología a su forma. Grabar en una compu es una gran ventaja, puedes hacerlo en casa, armar tu idea tranquilo. Pero cuando ya la tecnología sobrepasa la cuestión artística no está bueno. Muchas cosas que se escuchan en el mainstream tienen eso, ya que la tecnología termina por encima de la cuestión artística, cuando esta le gana al productor o al músico, está todo mal.

¿Tienen alguna relación con alguna banda chilena que les interese, conocen algo del medio nacional?

No, vínculos no. Bandas chilenas a Argentina muy pocas han llegado. No se escucha mucha música chilena acá. Hay grupos que vienen, pero son muy selectos y se mueven para poca gente. No han trascendido muchas bandas. El público argentino es muy cerrado, muy prejuicioso y tiene un montón de cuestiones, sobre todo con el rock en castellano. También lo que sucede es que se han generado tantas bandas acá en Argentina que el mercado se autoabastece solo y no digo que sea bueno, sino todo lo contrario, me parece pésimo.

Recurriendo a tu lado más melómano, ¿algo que estés escuchando a diario?

Hoy me levanté en la mañana y puse The Kinks. Otro día me levanté y puse a Mercedes Sosa, Soda, los Stones, otro Floyd. En general, tengo una apertura bien ecléctica. Un día puedo escuchar música clásica y otro metal. Ahora por ejemplo, estoy escuchando muchos discos en vinilo y quería tener todos los de Pink Floyd, estoy escuchando mucho Animals y aún me cuesta creer que se hayan hecho esas cosas, y cuando lo escucho digo: “por favor, qué bestias”. También me pasa con The Beatles, estos tipos grababan en cuatro canales y las cosas que hacían, ellos inventaron la tecnología y la explotaron, hicieron que todo evolucionase en relación a sus necesidades artísticas, cambiaron todo.

Hablando de su show en Chile, ¿cuéntanos con qué nos vamos a encontrar este 21 de junio en Club Chocolate?

Vamos a encontrarnos ese día justo con el solsticio de invierno (risas). Sinceramente estamos en un buen momento para ver la banda en vivo, por ahí mucha gente nos ha escuchado en discos, en la radio, en Spotify y otras plataformas, pero está bueno ver el show, estamos sonando con mucha energía y disfrutamos mucho de tocar, hay una buena química. Vamos a hacer una lista de un montón de temas, van a escuchar algo de todos los discos, tras todos estos años que venimos tocando, conociéndonos, disfrutando, cerrando un criterio de estilos y demases; estamos en un momento bueno para dar un show, así que la gente que vaya al recital se va a dar cuenta y lo va a percibir. Lo van a disfrutar.

Para cerrar, cuéntame de los planes que tiene Guasones para lo que queda de este año.

Principalmente vamos a empezar a trabajar en el disco nuevo y seguir girando. Tenemos fechas en Buenos Aires. En noviembre iremos a México y a la vuelta creo que entraríamos a grabar el disco. Tenemos bastantes cosas por hacer, por suerte vamos a estar bastante activos.

null

Los tickets para el show de Guasones en Club Chocolate, se encuentran disponibles por Sistema Passline.

Deja un comentario