Por Francisco Aguilar A.

Siempre en colaboración con el poeta mapuche Elicura Chihuailaf, Kalfu presenta su nueva producción, La sangre grita vol.2, la que es una consecuencia del trabajo musical de raíz latinoamericana y worldmusic que ha venido desarrollando y compartiendo como una forma de proponer una urgente visibilización del respeto por nuestra cultura, muy necesario en estos complejos y confusos tiempos.

La realización de La sangre grita vol.2, corresponde a la segunda parte del disco La sangre grita que ya en 2019 tuvo su primera muestra.

Parar conocer sobre este y otros temas, conversamos con Pablo Diaulo, tecladista y compositor de la banda, todo el detalle en la siguiente entrevista:

Hola Pablo, gracias por tu tiempo, para comenzar cuéntanos, ¿cómo han estado en estos tiempos difíciles que actualmente vivimos?

Muchas gracias por darse el tiempo para conversar, para poder entablar este diálogo con nosotros, estamos muy honrados. Respondiendo a tu pregunta, hemos estado preocupados, alertas, pero a la vez esperanzados. Creo que estamos viviendo una época intensa, muy revolucionada, en la cual se nos está mostrando la fragilidad de la humanidad y cuales han sido las consecuencias de este progreso sin ir de la mano de la naturaleza, avasallando a ésta y un poco estamos viendo los estragos que esto ha traído. Nosotros personalmente lo hemos vivido como un proceso de introspección y de conversación interna.

¿Ha cambiado mucho la pandemia sus procesos como grupo?

Si, radicalmente y seguramente como a la mayoría de los grupos musicales y compositores. Ha cambiado mucho el proceso ya que estamos mediados por estas pantallas, por los aparatos tecnológicos, pero a la vez, nos ha forzado a buscar otros torrentes creativos a través de la misma conversación personal, de reencontrarse uno solo con el instrumento. También nos ha invitado a meternos en este maravilloso mundo de la tecnología, los instrumentos virtuales y poder hacer creaciones desde otros lugares. Ha sido súper positivo, en ese sentido.

Lo que nos convoca hoy es el lanzamiento de “La Sangre Grita Vol. 2”, en líneas generales, ¿cuál es el hilo conductor del EP?

El hilo conductor del EP es una conversación entre distintas poesías. En el primer EP, nuestras, en el segundo poesías de Elicura Chihuailaf y algunas de Gabriela Mistral, con palabras de ella traducidas al mapudungun por parte de Elicura. Esta conversación habla sobre la madurez, la belleza de la vejez, la fuerza de la resistencia, el grito de decir basta cuando hay que decirlo. Habla también sobre el respeto a nuestra madre naturaleza en el sentido más concreto y mas metafórico también.

¿Es una continuación lineal del primer volumen, o hay muchos cambios en esta nueva producción?

El volumen 1 y 2 son opuestos complementarios. El primer EP tuve la dirección de la producción, tiene una línea mucho más rockera y acústica, versus el volumen 2, que fue producido y arreglado por Sebastián Almarza del grupo Congreso. Lo buscamos a él para que le diera este contraste que tiene que ver mucho más con los sonidos electrónicos, con los teclados sintetizadores, baterías electrónicas, que sumado a la profundidad de Gabriela Mistral y Elicura logran una sinergia increíble.

Trabajan con la colaboración de Elicura Chihuailaf, ¿Cómo ha sido trabajar con este connotado poeta mapuche?

Ha sido un privilegio, un honor, ha sido también encontrar un amigo, un maestro. Es todo lo humilde y cariñoso que son los grandes sabios. Es todo lo humano que puede llegar a ser alguien que ha sufrido tanto en su vida y aún así tiene un amor increíble por la humanidad, un respeto.

¿Cómo llegaron al trabajo de Chihuailaf?

Antes que existiera el grupo Kalfu, Jaime Herrera compuso la Cantata Mapudungún, que era una serie de poemas que hizo Elicura y varios poetas del siglo XX chileno, que estaban traducidos al mapudungún. Esta cantata fue el primer acercamiento al trabajo de Chihuailafm donde empezó a la vez la comunicación con él y el comienzo del grupo Kalfu.

¿Han logrado una conexión con las temáticas del pueblo mapuche al realizar este trabajo?

Creo que estamos constantemente aprendiendo, a veces puede sonar pretencioso hablar de una conexión, pero creo que cada vez que nos vinculamos con la poesía mapudungún existe un sentimiento de gratitud, de asombro, de emoción y creo que la cosmovisión mapuche habla de lo más profundo del ser humano, entonces es casi imposible no sentir una conexión ahí ya que al fin y al cabo todos somos hijos de esta gran tierra. Como dice Elicura: “En todos nosotros y nosotros existe un nativo, más allá que seamos mapuches, todos los seremos humanos se originan de algún nativo”.

A la hora de musicalizar los textos de Elicura, ¿cómo es el proceso de composición?

Es bastante libre, generalmente tomamos textos de Elicura o hablamos con él, de repente nos entrega poemas originales que no están publicados y los trabajamos. Compongo yo y Jaime Herrera. Después de eso hacemos un taller con el grupo, depende de quién este produciendo. En general es un proceso creativo libre y súper estimulante.

¿Qué sienten que falta para que en general el pueblo chileno conecte con la cultura mapuche?

Yo creo que falta primero que todo conocimiento, no se puede amar lo que no se conoce. Hace falta silencio, que el estado chileno se calle y escuche. En general yo creo que el pueblo chileno siempre ha estado conectado con la cultura mapuche. Somos en gran medida un pueblo que esta permeado por la sangre mapuche. Lo único que falta es que se deje de criminalizar, de poner primero el dinero antes que la naturaleza, la humanidad.

¿Cómo ven la situación actual del país, asociado a la nueva constitución y todos los procesos sociales que ha vivido Chile?

Al igual que la mayoría del pueblo chileno estamos observando este proceso constituyente de una manera súper esperanzadora y a la vez escéptica. Creemos que no está todo ganado, que hay que estar ahí, que no es la solución a todos los problemas, pero que es un paso fundamental que no se puede eludir. También creemos que ya era hora, que es algo que viene siendo insostenible hace años, décadas y que esperamos que resulte en cosas concretas como el reconocimiento plurinacional de nuestro territorio, en una política cultural a la altura de los creadores que han existido, existen y van a existir en nuestro país.

¿Cuáles son los planes de Kalfu para lo que queda de este 2021?

Música, más música. Componer música nueva, seguir creando. Tenemos participación en algunos festivales y grabar un par de videoclips de lo que ha sido este nuevo EP. Un abrazo de parte de todo Kalfu, aguante la música chilena, la música latinoamericana y vamos con todo que lo mejor está por venir.

null

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.