Por Juan Pablo Ibarra.

Meridiano de Zúrich es una banda chilena instrumental de Post Rock, Shoegaze, Noise Ambient y Post Punk, formada el año 2012. A la fecha, cuentan con varias presentaciones a lo largo del país y también con algunos lanzamientos discográficos, entre los cuales figuran su EP Fisurando El Silencio, el Split Internacional Santiago Portland (junto a Baikonur de Chile, Coastlands y Long Hallways de Estados Unidos) y su reciente primer álbum oficial Saudade.

Los músicos que componen esta agrupación son Alejandro Riveros en batería, Álvaro Riveros en sintetizador y percusión, Francisco del Campo en bajo, Danilo Pérez en guitarra y Matías Cabezas en guitarra.

Actualmente pertenecen al sello chileno Le Rock Psicophonique, y a poco tiempo de haber logrado un hito en su carrera –lanzar su primer álbum–, Francisco, Danilo y Alejandro, nos comentan acerca de sus procesos en la construcción de sus canciones y los actuales percances que ha vivido la banda. También se dieron tiempo para hablar sobre sus influencias, anécdotas, pensamientos y cómo las cosas de la vida los han llevado a desarrollarse como la banda que son.

Muchachos, gracias por su tiempo ¿Cómo están viviendo estos tiempos de cuarentena e insomnio?

Alejandro: Para nosotros esta cuarentena ha sido un verdadero mazazo, un freno total. Es catastrófico en realidad. Ha sido tan catastrófico que nos ha afectado en la difusión de nuestro disco. Imagínate, este año teníamos una gira, nos íbamos a tocar a Europa, para seguir promocionando el disco. Íbamos a tocar en el Dunk! Festival. Y por todo esto, se canceló.

Se canceló todo, los espectáculos, teníamos fechas agendadas en varios países. Y esta situación fue un balde de agua fría, para todos. Es realmente duro. Muy duro. Porque en este minuto, estamos cada uno separados en nuestras casas, cada uno en sus cosas. Y el proyecto Meridiano de Zúrich quedó un poco frenado por todo esto. La sala de ensayo justo queda en la parte de Santiago que está en cuarentena total, entonces tampoco podemos ir para allá. Cada uno está viviendo esta cuarentena muy encerrado en su propio entorno.

En general, ha estado super complicado para el proyecto Meridiano de Zúrich poder sobrellevar esta cuarentena con todo esto que está pasando. Complicadísimo.

Yendo a la música, nos gustaría que nos contaran ¿Cómo fue su recorrido a lo largo de los años para consagrar su característico sonido?

Alejandro: Con respecto a nuestro sonido, te puedo decir que ha sido super poco pensado. Poco premeditado. Es más bien, espontáneo. Nos pusimos a hacer música y nos ubicamos a componer tocando juntos, en base a improvisaciones, y esto se liga un poco a la otra pregunta que nos hacías, que es con respecto al estilo Post Rock. Y se vincula porque creo que juntamente nosotros llegamos al estilo Post Rock, espontáneamente. Fue justamente sin pensarlo. Fue, de partida, por circunstancias de no poseer cajas de voz, ya que no teníamos donde amplificar la voz.

Entonces, comenzamos a hacer música sin voz. Y así fue, en definitiva. Nos pusimos a tocar. Comenzamos a crear temas. Los comenzamos a grabar, en maquetas. Después ahí fue cuando teníamos alrededor de 5 canciones, cuando hicimos el Fisurando El Silencio, que lo grabamos también muy artesanalmente, en una sala de ensayo que teníamos nosotros en Santa Filomena, que es justamente donde se hacían tocatas, en un lugar que se llamaba Espacio Filomena.

Ahí grabamos nuestro primer EP, y justamente quedó sin voz y nos encontramos con muchas más bandas que en ese mismo minuto estaban haciendo música que prescinde del uso de la voz. Entonces, así fue como de a poco entramos en ese círculo, hasta que ya nos vimos adentro, y seguimos haciendo música, en base a que no utilizamos la voz.

Además, que el hecho de que uno solamente toque música te da la libertad para poder jugar un poco con las emociones y sensaciones que te provocan solo los sonidos. Eso es lo rico, como también el hecho de que así cada persona puede imaginar o irse hacia donde ellos quieran, pueden interpretarlo de la manera en que ellos la vayan sintiendo en el momento. Eso es lo bueno que tiene la música instrumental. Fue lo que nos gustó, y entonces, solo seguimos por esa senda.

Su identificación al universo Post Rock ¿Fue una cuestión premeditada o fue de la mano de un surgimiento espontáneo?

Danilo: Bueno igual ya se habló un poco de eso, de este universo del Post Rock, del que en realidad ignorábamos un poco su existencia, cuando comenzó Meridiano de Zúrich.

Como dijimos, partimos de a poco, experimentando, una banda que los chicos tenían, Matías, Jano y Pancho. Y llegue yo ahí, de comodín no más. A ser la segunda guitarra. Y nada. Como comentábamos, nos quedamos sin cajas para la voz, y nada, seguimos, no paramos. En ese momento estábamos bastante motivados, y como que no nos importó el tema de la voz. Como que dijimos, va a salir en algún momento. Pero al final del recorrido, eso no llego. Y nos planteamos la idea de ser una banda instrumental. Sin pensar tanto en el Post Rock, así, en tanto que género, o como estilo. Empezamos a hacer música. Y en realidad, todo los que veníamos, no éramos unos chicos post rockeros. Solo empezamos a hacer esa música, y después comenzamos a descubrir bandas Post Rock. Yo igual conocía algunas, que son como legendarias, Tolstoi, Godspeed You! Black Emperor, Explosions In The Sky, entre otras. Pero veníamos todos con influencias distintas, desde el Shoegaze, el Post Punk, el Brit Pop, la Electrónica, el Rock de Garaje, el Indie, etc. Veníamos con todo esto, y lo metimos a la juguera, y es así como nace Meridiano de Zúrich.

Siento que en el EP es en donde están la mayor parte de las influencias que teníamos en ese momento, las que no están tan cercanas al Post Rock, son más cercanas al Shoegaze o al Post Punk, de hecho, los efectos que ocupamos ahí son efectos que se utilizan mucho en esa música. Y luego “Saudade”, creo que es un disco más Post Rock, porque ese álbum está elaborado y pensado en ese sentido. En “Fisurando El Silencio” era más loco todo, mucha improvisación. Yo en lo personal, siempre cambiaba las guitarras, entonces, en “Saudade” me ordene, y las guitarras son las mismas que toco siempre. Y bueno, “Saudade” es otra historia. Ahí solo nos fuimos en la introspección, en la introspección de las emociones, no nos importó el tiempo de la duración de las canciones, cuántas partes tuviesen. Lo hicimos mucho más estructurado. En “Saudade” prima mucho la estructura. Ese disco está hecho en dos partes, en dos periodos de Meridiano de Zúrich, son dos periodos muy heavys en cómo cambiaron nuestras historias de vida. Entonces, hay dos partes. Prismas, Surprise y Océanos de Boreal, son como una parte inicial, y Unísono, SurOriental y EVRST, son otra parte, son algo mucho más Nórdico, más invierno, más contemplación, y bueno, es así como siento que este álbum es mucho más Post Rock que Fisurando El Silencio.

En 2013 hacen público su EP titulado Fisurando El Silencio ¿Como ven la evolución de la banda desde aquel entonces a la fecha?

Francisco: Del 2013 al 2020, la banda, ha tenido una evolución super notable. A diferencia como comentábamos de nuestro EP debut que se dio gracias a las influencias que traía cada uno, luego eso fue mutando, el sonido también fue cambiando -Saudade es la mejor prueba de eso- Luego se incorporaron percusiones y teclado cuando entró Álvaro. Entonces eso también ha ido evolucionando. La idea también es ir en una evolución constante. Estar creando nuevos sonidos. Ahora para el próximo material, también queremos trabajar en algo diferente, a todo lo ya mostrado. Así que claramente se ha notado una evolución muy positiva, en la banda, musicalmente.

¿Cuáles son los pilares fundamentales, tanto de sus vidas personales y en el plano reflexivo y creativo, detrás del concepto de Saudade?

Alejandro: Obviamente siento que este disco, tiene ligaduras directamente con los sentimientos de cada uno. Con lo que cada uno ha vivido. Con lo que cada uno ha pasado, en realidad. Lo que te hace conectar con cada una de las canciones, dependiendo de lo que te ha tocado vivir. Yo en lo personal tengo muy en claro qué vínculos tengo con cada tema, por lo mismo pude escribir textos de algunas de estas canciones, pero eso es personal, aunque puede que haya otros que no lo compartan, y bajo esa lógica, no sé si sea una respuesta en general de la banda.

Ahora bien, en lo que respecta a mí, y más aún con todo el tiempo que ha pasado, he podido entender y conectar, con el título que le dimos al disco, Saudade, que es como anhelo, anhelar, y también con la carátula que se le dio al disco. Tiene que ver más con obviamente, respuestas que están en uno, y obviamente, es por anhelos, por ansiedades que uno se autogenera, en definitiva, dependiendo de las situaciones que uno esté viviendo, o por cosas que uno no puede conseguir, lo que te genera frustraciones, o simplemente por cosas que perdiste, y que no las puedes volver a conseguir. Todo eso tiene que ver con los anhelos. El anhelo de poder tener algo que ya no puedes tener, o el anhelo de tener algo que todavía no puedes tener, que no lo puedes conseguir.

En definitiva, el manejo de todas esas sensaciones, tienen que ver un poco con el controlarte, y con el poder conectarse con lo que uno es. Y bueno, en la portada del disco, el “mono” esté tapado, con algo, y es en la cara, y, en definitiva, yo siento que eso que está tapándole la cara, te está indicando que las respuestas están en frente tuyo, o sea, es como que en definitiva no es que te esté tapando la cara, no es sino que te está mostrando que depende de ti, querer ser o no ser preso de tu anhelo. Es como eso. La respuesta está en frente tuyo. O sea, es preciso conectar con uno y encontrar. Es como eso. En definitiva, los pilares son las emociones y las vivencias que cada uno ha tenido, es eso lo que yo creo, y lo que también percibo.

¿Cómo es la elaboración de cada una de sus canciones?

Danilo: La forma es super sencilla en realidad. Alguien llega con una idea y vamos jugando, jugando, jugando. Como ensayo y error. Vamos viendo las partes, de repente salen otras, vemos como las unimos. De repente las cambiamos. Creo que la elaboración de las canciones es algo que siempre va cambiando. No es que vaya cambiando el método, si no que vamos cambiando las partes que vamos generando. De pronto pensamos el tema y nos decimos esta parte no va. O de pronto la canción está lista y pasa el tiempo, y nos decimos esta parte hay que sacarla porque no pega.

Como que de repente estamos siempre super atentos a que en el fondo sea una pieza musical, o sea, nosotros, lo que hacemos, son piezas musicales. Entonces, deben tener un desenlace, un clímax, un descanso y un reventón. En ese sentido, tratamos de trabajar con todo ese tipo de sensaciones. Eso es super importante igual. Porque creo que, al haber ausencia de voz, eso es como lo que le entregas a la gente, sensaciones, sentimientos, viajes.

Al principio nosotros nos comunicamos con la gente con el tema de los tripulantes, en cada tocata, era un viaje, y esa era la idea. Y esa es nuestra idea de elaborar las canciones. Que sea un viaje al interior, al exterior, un viaje a los recuerdos, a las emociones, a los sentimientos. Esa es la forma. Alguien llega con una parte, y vamos elaborando, trabajando, opinando, diciendo esto hay que cortarlo, quizá hacerlo más breve, esto hay que sacarlo. Y así. Hasta que llega un momento en que uno dice “si, esta lista”. En el caso de nosotros, nos cuesta mucho decir que una canción esta lista, nos damos un poco más de tiempo en la elaboración de las canciones. Y cuando llega el momento de decir “esta ok”, cerramos la canción, y ahí está.

¿Qué nos podrían decir de su estadía y permanencia dentro del sello LeRock Psicophonique?

Danilo: Bueno, nuestra estadía en el Sello LeRock ha sido muy positiva en realidad. Hace tiempo veníamos en conversaciones, y la verdad, como nosotros nos demoramos mucho en sacar Saudade, en realidad no teníamos material nuevo, y la idea de entrar el Sello LeRock, era entrar con un material fresco.

Entonces, un día nos juntamos con Javier, con Rodrigo Jarque, y comenzamos a conversar, de distintas cosas, sobre temas de difusión, proyectos, festivales. Y bueno eso básicamente. Esto partió alrededor de marzo, y en abril nosotros ya estábamos haciendo el Ciclo LeRock, que fue una muy bonita experiencia. Estuvimos en Valparaíso, en Santiago, en Concepción y en Puerto Montt. Allí fueron las fechas. Todo eso fue muy excelente, hubo una gran acogida del público. Además, fuimos la primera banda del sello en tocar en Puerto Montt, fuimos los primeros en tocar allá.

Tenemos una relación bien estrecha. En realidad, el sello es de prácticamente amigos. Es gente que tiene muchas ganas de trabajar, y de generar proyectos. Este año se venía el Ciclo LeRock, nuevamente, se venía el Dunk! Festival, y se venía el LeRock Fest para nosotros, bueno, por la contingencia, ninguna de las tres se pudo realizar. Pero nos tocó el año pasado trabajar en el LeRock Fest, en Matucana 100. Y bueno, también la idea más allá de ser una banda es colaborar en instancias que el sello amerita. Nos han ayudado mucho en la fabricación de los discos. Con los fondos para postular a giras. Creo que es super positivo estar en LeRock. La verdad sentimos que en gran parte no somos solo personas, sino que somos amigos, donde hay mucha colaboración y ese tipo de cosas. Eso podríamos decir del sello LeRock, ha sido muy positivo.

Y también podemos mencionar el aprender. Ha sido un aprendizaje, de varias cosas, que nosotros, dentro del underground, ignorábamos realmente. Por ejemplo, el tema de los fondos, de repente también muchas cosas técnicas, como fijarnos que en una carátula no haya nada descuadrado, detalles, cosas que de pronto las bandas no toman en consideración. Pero nos han enseñado a trabajar de una forma muy pulcra. Entonces eso, es super valorable.

¿Cómo fue el proceso de creación del video de su canción “EVRST”?

Danilo: ¡Everest! Es una de mis canciones favoritas la verdad. La forma en cómo se gesta “Everest”, tiene que ver un poco con la total responsabilidad de Marcelo Sanhueza. Un gran amigo. Quien comenzó yendo a las tocatas, a vernos tocar. Y se contactó con nosotros, empezamos a reunirnos, nos mostró algunas de las referencias que tenía. A nosotros nos gustaron mucho las referencias que tenía. Y así fue como nos comenzamos a conocer, a conversar.

Él nos hizo una producción totalmente profesional. Porque él trabaja en Schkolnick. Entonces, también ahí es director ejecutivo. Y aparte, le gusta mucho el asunto de los videoclips. Entonces el -como en toda la elaboración de Everest- fue super profesional. Había un equipo técnico detrás. El Marcelo tenía todo super claro. “En esta parte va esto: número 1, número 2, número 3, número 4, el número de las tomas”. Como que hacerlo fue super fácil en realidad. En el sentido de que todo estaba super pensado. Cada parte. Cada toma. No había nada que en el fondo a él se le escapara. Como que de su tintero no existió la improvisación. Quizá en la edición Marcelo cambio algunas cosas. Pero en lo que fue la grabación del video, todo estaba pensado. Y el equipo con el cual trabajamos, fue super buena onda, se portaron un 7. Estamos muy agradecidos de Marcelo, por brindarnos esa pieza de arte. Encontramos que “Everest” es una pieza de arte. Nos gusta demasiado el video. Y bueno, pretendemos seguir trabajando con él y seguir elaborando más videoclip con la misma calidad.

Francisco: Escuchando la respuesta de Danilo más que nada reafirmo la espontaneidad que se dio en todo el trabajo con Marcelo. Él nos fue a ver un par de fechas. Particularmente se acercó a mí, a preguntar si estábamos interesados. Gracias a él fue la primera vez que sacamos un material audiovisual. Hace mucho tiempo teníamos ganas de sacar un videoclip. Nunca esperamos el resultado que tuvimos. Fue demasiado satisfactorio. Como dijo Danilo, el equipo era de por lo menos, unas 30 personas, teníamos maquilladores, iluminadores, todo estaban apañando un domingo, desde las 9 de la mañana hasta las 6, 7 de la tarde. El trabajo fue fenomenal. Marcelo se demoró muy poco en la post producción. Así que como dice Danilo, estamos ad-portas de comenzar a trabajar en un nuevo videoclip. Así que eso también se viene dentro de las proyecciones.

¿Cuáles son las nuevas proyecciones que tienen con la banda?

Danilo: Las proyecciones que había para este año se fueron al carajo. Estaba el Dunk! Festival, estaba el Ciclo LeRock. Estaba el lanzamiento del Saudade. Había un sinfín de tocatas. Teníamos un año súper bueno. Estábamos armando un año muy bueno, en cuanto a presentaciones. Nos íbamos a ir a Europa. Después al llegar nos íbamos a ir de gira por Valparaíso, Santiago, Puerto Montt, Valdivia, Concepción. Y todo esto del coronavirus en realidad nos desarmó todo. Y bueno ahora pronto, vamos a comenzar a preparar el año 2021. Estamos esperando un poco, porque no sabemos cómo va a estar esto del coronavirus, cuando más menos va a detenerse. No lo sabemos. Entonces en ese sentido igual hay que tantear un poco. Aun así, la gira a Europa va el próximo año, si todo vuelve a estar mejor. Iríamos al Dunk! Festival y a hacer todo lo que íbamos a hacer este año. El Ciclo LeRock lo mismo.

Es muy difícil proyectarse ahora. Por cómo está la situación. Por cómo estamos cada uno. Estamos preocupados de estar en casa. Componiendo. Buscando sonidos. Igual la idea -ya que Saudade se demoró tanto en salir- queremos hacer otro disco, pero sin demorarnos tanto. Y tratar de buscar un nuevo sonido. Esa es la idea, ir avanzando. No quedarse meramente con lo que hiciste. Sino que presentar un spot nuevo. Así que eso. Trabajar en la composición, principalmente este año. Y tratar de agendar lo que va a ser el 2021. Eso igual tenemos que verlo con LeRock. Y ver que va a pasar. Pero por lo pronto, todo es cuidarse. Estar tranquilo en casa. No exponer a nadie a una posible infección o algo así. En fin. Componer y preparar el 2021, es en resumen en lo que estamos.

¿Cómo sienten que es la recepción en Chile de su trabajo, considerando que el Post Rock es aún incipiente por estas tierras?

Danilo: La verdad, basándonos un poco en el año pasado. En el cual estuvimos lanzando 3 singles (SurOriental. Surprise. Everest). Las tocatas que tuvimos, generalmente, siempre hubo una buena convocatoria de público. En Chile igual es difícil el Post Rock. Es un género muy de nicho. A la gente que le gusta el Post Rock, a la que realmente le gusta y que va a las tocatas, no es mucha, es poca. Nosotros hemos tenido el privilegio de haber tenido grandes shows, como en La Batuta, en Matucana 100, donde hubo mucha audiencia, lleno total. Emocionante. Es emocionante subirte a un escenario y ver tanta gente.

Creo que somos pocos los post rockeros en general en Chile. Se puede ver en los grupos, como los de Facebook, los que funcionan como “itinerantemente”. Siento que al Post Rock en Chile aún le falta empoderar más las bandas y ponerlas quizá a la altura de otras bandas como Explosions In The Sky, Godspeed You! Black Emperor… Y la manera de que eso funcione, es girando por el mundo. Nuestra visión, como banda, es por lo menos, una vez al año, girar por algún país, y hacer nuestro Ciclo LeRock, anualmente. Pero la idea es ir para afuera. Nos pasa mucho que nos compran el disco por Bandcamp, desde afuera, en otros países, como de Europa y México, Colombia, en Chile también. Pero es difícil el Post Rock en Chile. Cuesta un poco que la gente salga.

Siento que a veces encasillarse en ser una banda Post Rock te limita un poco. Porque claro, al no tener voz, pasas de inmediato a ser Post Rock. Pero si de pronto escuchas bien, escuchas otras cosas, tales como el Shoegaze o el Dream Pop, Ambient también, y todos esos estilos que son muy interesantes.

¿Cómo se relacionan con las bandas de este país? ¿Tienen agrupaciones afines/amigas?

Francisco: Con respecto a las relaciones que hemos gestado desde que existe Meridiano de Zúrich, han sido siempre unas amistades notables. Partimos el 2013 aproximadamente, o entre el 2014, tocando con Baikonur, de hecho, fue con ellos con quienes nosotros lanzamos nuestro EP “Fisurando El Silencio”, la fecha de lanzamiento fue con ellos. Así que hasta el día de hoy siguen siendo amigos nuestros, seguimos haciendo shows juntos. La Ciencia Simple también son otros amigos, ellos son una banda de show, de escenario. Y bueno muchas bandas con las que nos hicimos amigos cuando existía el Espacio Filomena, como La Bestia de Gevaudan, Tortuganónima -que también es parte del sello LeRock-. La verdad es que tenemos muy buena afinidad con las bandas amigas, con las bandas del sello. Tratamos siempre de participar cuando nos invitan, como también tratamos de devolverles la mano he invitarlos a ellos también. Pero es una amistad muy positiva, super constructiva. Y nos apañamos siempre el uno al otro. Eso es super bueno. Eso es lo bueno de la escena que genera LeRock y que genera el Post Rock, que es algo tan de nicho que siempre es como una familia, al final somos tan pocas las bandas, que somos super afiatados.

¿Qué bandas o proyectos que estén escuchando en estos momentos nos podrían comentar y recomendar?

Francisco: El Jano dice que ha estado escuchando mucho Oh Hiroshima, una banda sueca y los recomienda, dice que son muy buenos. Como dijo Danilo en una de las preguntas, somos muy poco post rockeros la verdad. Tenemos estilos e influencias super diferentes. Yo escucho mucho Shoegaze, Rock Garaje. Ahora con el paso de los días he estado escuchando mucho el nuevo disco de The Strokes. También The Radio Dept, son super buenos, a ellos los he estado escuchando hace meses. Tienen discos muy buenos, ocupan máquinas, son más ligados a la Electrónica, y bueno mucho Shoegaze. Slowdive. Bueno, The Cure, mucho de esa banda también. Hace poco me compre un disco de puros Remixes de The Cure, mezclados por Robert Smith. Bueno a Primal Scream también. Muchas bandas medias noventeras, con mucho Shoegaze. Eso recomiendo. Sobre bandas chilenas, recomiendo el nuevo disco de Tortuganonima, que esta super bueno, tienen colaboración con Cómo Asesinar A Felipes, y también recomiendo seguir los proyectos musicales que tiene LeRock. hay muy buenas bandas, como Sistemas Inestables, Inverness, La Ciencia Simple, hay muchos proyectos con muy buenas propuestas musicales.

Danilo: Bueno en mi caso yo la verdad he estado escuchando más Shoegaze. He estado metiéndome mucho en la discografía de Slowdive. Escuchando Glades, Whirr, Colores Santos. Esas son las bandas que podría recomendar, y en realidad he estado escuchando Nothing, otra banda que ha sido parte de mi discografía cotidiana.

Para finalizar ¿Qué mensaje le gustaría dejar aquí a Meridiano de Zúrich?

Danilo: Bueno, Meridiano de Zúrich vuelve con todo. Yo creo que lo más probable que eso sea ya en el 2021. Con bastantes sorpresas yo creo. Vamos a tener varias sorpresas, yo creo que más que un par, serán varias. Será un año movido. Eso es lo que estamos tratando de gestionar. Lo más probable es que vengamos con algo nuevo. No sé si con algún lanzamiento, pero yo creo que lo más probable es que volvamos con material nuevo este 2021. Así que invito a que la gente esté atenta. Que se suba a la nave, para emprender el viaje. Gracias por la entrevista. Aquí estaremos, siempre, si quieren hacer otra entrevista, respecto a lo que quieran, estamos a su disposición. Agradecemos mucho que se hayan interesado en nosotros. Así que un saludo a la gente que escucha Meridiano de Zúrich, y a la que no, también la invitamos a que escuchen Meridiano de Zúrich, no se van a arrepentir. Esta muy bueno el disco Saudade. Y también pueden encontrar las cosas que ya hemos hecho como Fisurando El Silencio, y el Split Santiago Portland.

Les agradecemos la invitación a esta entrevista, un abrazo grande, y mierda, mierda, mierda para este 2021. Adiós.

Deja un comentario