Por Germán Orellana.

El experimentado músico nacional Pablo Ilabaca, debuta con su alterego en Canciones para conversar con la muerte. Luego de la línea ya conocida por Chancho en Piedra y Jaco Sanchez, Pablo nos presenta las diez canciones que componen su nuevo trabajo del cual ya conocemos “Mi viejo” y “Pálida forma nocturna”, dos adelantos que prepararon anteriormente, el camino para el lanzamiento de este disco diferente, que no se parece a ningún trabajo que haya hecho el músico.

Parar conocer sobre este y otros temas, conversamos con Pablo Ilabaca, en la siguiente entrevista a continuación:

Hola Pablo, gracias por tu tiempo, para comenzar cuéntanos, ¿cómo has estado en estos días?

He estado súper bien, ¡no me puedo quejar! Por lo pronto estaba terminando los detalles de la caratula del disco “Canciones para conversar con la muerte” y esperando las copias del vinilo que va a llegar desde Estados Unidos y con entrega pronosticada para la primera semana de septiembre, así que queda muy poco para su llegada en formato físico.

Estos días, también, ando contento porque el 9 de julio salió el disco en formato digital y han llegado muchos mensajes entregando buenas vibras. Es nostálgico recibir todos los comentarios, piensa que estoy cercano a cumplir 45 años y dentro de ese tiempo ha cambiado mucho la forma en que se hace la música y los discos, esto también ha cambiado mucho el feedback en cuanto a la recepción, percepción y respuesta de la gente, por eso estoy muy contento, porque este es un disco que lo he trabajado con mucho tesón y especialmente porque era una deuda que tenía con mis queridos y recordados muertos.

null

Lo que nos convoca hoy es “Canciones para conversar con la parka”. ¿Por qué ese nombre?

Este disco es bajo el nombre de Pablo Ilabaca ya que era un compromiso personal con mis queridos muertos y antepasados, entonces sin duda era el disco indicado para firmarlo con mi nombre.

En un comienzo el disco se iba a llamar “Canciones para conversar con la parka”, porque así le llaman a la muerte en España y en México, pero al final la muerte es algo global, llámese como parka o como muerte directamente. Creo que implícitamente yo también estaba huyendo un poco del concepto de “la muerte” al no concentrarme puntualmente en esa palabra y hablar de “parka”, pero fui bien aconsejado por mi círculo cercano para poder cambiar y que el disco finalmente se refleje como “Canciones para conversar con la muerte”, siento que es más real, más fuerte. Hablar de la muerte no es fácil, ya que estamos acostumbrados a arrancar de ella y a que no nos llegue porque se puede acabar la diversión, pero creo que lo que plantea este disco hace relación con acordarte más de tus muertos, prenderles una vela y todos los rituales que sean necesarios. Siento que es muy importante hablar de la muerte porque ninguno de nosotros es inmortal, todos nos vamos a morir en algún momento, dejar un poco la idea de querer vivir hasta los 100 y querer vivir mucho tiempo, sino que, por el contrario, poder entrar en la razón de estar preparados para cuando el momento de partir venga a encontrarnos.

¿Es un tipo de manifiesto musical el que buscas dejar como mensaje de este disco?

Exacto, en el vinilo voy a publicar un manifiesto que estoy haciendo con el tema de la muerte, ahí hago un análisis exhaustivo de ello, como tipo crónica.

Esto es básicamente porque desde niño he tenido experiencias paranormales. Esto siempre ha sido un tema que me ha llamado mucho la atención y es una “salida del closet” el tema de los muertos y la gente que ya no está en este plano material. Si hago un recuento de las canciones que he escrito: “Da la claridad a nuestro sol” habla de la muerte, “Lophophora” habla de la reencarnación, “Voy a resucitar” y “Todo el mundo querrá partir” es la muerte la que habla. Desde los 19 años he comenzado con el tema de estar constantemente escribiéndole a la muerte.

Creo que con este disco me he sentido más resuelto y me ayuda a empezar a soltar un poco el tema de la muerte. En Jaco Sánchez, “Para mamá” es una canción que le hice a mi mamá cuando murió mi abuelo, “Te conocí sin querer” es para mi abuelo Luis, “Bailo con los muertos” lo compuse cuando mi papá tuvo un accidente en el campo y yo fui hacer una manda al cementerio, me acuerdo de que estuve 5 horas solo y ahí me sentía rodeado de todos mis muertos, esto tiene que ver con una sensibilidad que tengo con el mundo de lo no tangible.

Este disco deposita más tu dedicación personal en la voz que en el protagonismo de tomar la guitarra. ¿A qué se debe estos cambios a nivel de interpretación musical?

Tiene que ver con el proceso que el músico va teniendo con el pasar de los años, por ejemplo, ahora estoy estudiando batería y me ha resultado súper entretenido hacerlo. El cantar siempre me ha gustado, con el Felipe, mi Papá nos cantaba desde chico, a mi abuela materna también le gustaba mucho cantar y cantaba en un coro en Curacaví, entonces nosotros como familia somos bien cantantes y quizás eso hizo que de a poco me encantara más el tema de trabajar mi voz. Esto no es algo nuevo, mi camino como cantante, concentrándome solamente en la voz ya venía experimentándose desde Jaco Sánchez, donde en uno o dos temas solamente tomaba la guitarra, pero por lo general me gusta mucho más cantar y también me ayuda a liberarme de mí mismo y a conectarme con las composiciones de mejor forma.

Hablemos de “Todo el mundo querrá partir”. ¿Por qué fue convocado este tema de Chancho en Piedra en este nuevo setlist que le rinde culto a la muerte?

“Todo el mundo querrá partir” habla de la transformación. De no tener miedo a lo tangible y dejar de ser algo físico, es el pasar a ser un recuerdo. Esta era como cumplir una deuda con muchos temas que había compuesto anteriormente. La gente siempre piensa, por ejemplo, que con los Chancho en Piedra éramos muy buenos para el hueveo y solo eso, pero también teníamos este lado B en los temas más alternativo como este. Pues ello era lo que quería revivir en esta canción y volver a transformarla en otra cosa, sacarla de su disco y llevarla casi 20 años después a una nueva forma. Era el momento ideal para hacerlo, además este tema en particular siempre la he sentido como algo más personal que a lo que fue como interpretada como grupo en sus tiempos.

De tus propias palabras, este disco te ha hecho llorar. ¿Qué sentimiento te ha invadido en comparación a los proyectos de Jaco Sánchez o de lo que fue Chancho en Piedra?

Sí, definitivamente este es el disco con el que más he llorado, aunque ya me venía pasando desde hace un tiempo, por ejemplo, cuando grabé “Bailó con los muertos” (Jaco Sanchéz) no podía cantarla por completo, me costaba ene, porque me emocionaba mucho y se me quebraba la voz. Lo mismo me pasa con los temas de este disco nuevo, cuando interpretaba “Mi viejo” o “teniente de 1945”, me ponía a llorar pero no de pena sino que de emoción, de alegría, como dejando para la eternidad un trabajo que es muy querido, que lo tenía guardado dentro de mí y ahora he podido no tan solo soltarlo, sino que también compartirlo.

Hablemos del Guarisnaque. ¿Qué mensaje nos deja este tema?

Esta canción habla mucho la muerte, es un tema qué es un trabalenguas melódico de los caporales y su letra es culturalmente muy folclórica. Yo lo escuchaba cuando era chico, pero es de esos temas que injustamente pareciesen estar olvidados en el pasado. Por eso, para mi grabarlo e insertarlo en esta nueva e intencionada estética sonora ayudó a sacarla de la estantería. ¡La colocamos en un disco en el 2021 con vida nueva, rebosante de energía y también siendo parte del rescate cultural!

Hablemos de “El melonal”.

Este es mi tema preferido del disco, ya que habla de la infancia que tuvimos con mi hermano en el campo y habla de mi tío Tito cuando nos llevaba a pasear por portezuelo. Esta canción está llena de colores, pues la vivencia y recuerdos que existen en mi corazón y en mi mente son muy lindos.

En esta canción el coro suena como onomatopeya, pareciese que no dice nada, “Hey ya”,“Hey ya” “Hey ya”, “Hey ya”. Aun así, tiene mucha significancia ya que tiene un sentir muy rico, pareciese tener un lenguaje ancestral, aborigen, que no existe pero que está comunicado de una u otra forma con la tierra, esta canción me costó mucho cantarla, se me salieron algunas perlas por la forma en que está conectada con mi manera de ver la originalidad de la tierra, es donde me conecto con la vibra, en fin. Me encanta la sonorización de esta canción.

Hablemos de “Tonada para una guagüita recién nacida”, ¿Esta canción tiene alguna relación con marcar un ciclo en donde la muerte es el inicio de una nueva vida?

Este disco habla de la transformación, de como un proceso se transforma en otro. Podemos llamarlo muerte, podemos llamarlo vida, podemos llamar los días y noches, podemos llamarlo enamorarse y desenamorarse o podemos llamarlo amar u odiar, entonces el hecho de que se llame una tonada para una guagüita recién nacida es una homenaje para aquellos que vienen al mundo y que vienen del “gran antes” como decía la película “Soul”, Esta canción es una bienvenida, así como hay canciones que son elegidas para la gente que nos deja de este plano material, muy por el contrario esta es una pieza musical para la bienvenida de las personas que empiezan a dar sus primeros pasos en el planeta, como seres humanos. Si bien el título del disco es “Canciones para conversar con la muerte” este es un título solamente, porque en general son canciones para conversar con la transformación, también con la muerte, también con la vida, de la forma que quieras verlo, pero ese es el concepto del disco.

null

Este disco cuenta con un especial merchandising, ¿Qué podremos encontrar en él?

Podremos encontrar un pack especial: Un vinilo verde que se abre, que es de 180 gramos y que, junto con ello, también viene también con una lámina de stickers de ojos, de manera de poder personalizarla en mi cara que está en la portada del disco y también viene con una polera temática. Anteriormente nunca había lanzado un vinilo como solista y menos merchandising. Generalmente mi discografía personal es mas de carácter digital o algunos CD, pero esta es primera vez que me acerco a los vinilos y otras cosas que no necesariamente son musicales (poleras y stickers), así que bienvenidos a experimentar con este “pack amigable” de Canciones para conversar con la muerte.

¿Cuáles son los planes de Pablo Ilabaca para lo que queda de este 2021?

Ahora vamos a lanzar el tercer single del disco, “Libertad para ti, libertad para mí”, el cual es un video dirigido por Luciano Rubio, mismo director que con el que estuvimos grabando “Mi viejo” (primer single) y después lanzaremos un 4to single con el que esperamos terminar la promoción formal. Luego en septiembre se viene el lanzamiento de los vinilos, como te comentaba anteriormente, y por último, se viene un lanzamiento que si es que las medidas sanitarias nos permiten hacerlo sería para noviembre, pero es un secreto que más adelante les iré dando información ya que todavía no podemos anunciarla, pero te aseguro que será muy especial.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.