Por Francisco Aguilar A.
Pauta por Francisca Neira.

El próximo 2 de junio se presentará nuevamente en nuestro país el dúo rapero sevillano SFDK, quienes llegan a suelos nacionales en el contexto de la presentación de su más reciente trabajo de estudio, Redención, editado en marzo de este año. Con ocho discos de material propio y uno de colaboraciones a su haber, Siempre Fuertes de Konciencia o SFDK se yergue como uno de los pilares del rap en en español, no solo en su país de origen sino en el mundo entero.

Para saber más acerca de sus procesos de trabajo, temas de actualidad y su próxima presentación en Chile, conversamos con Zatu Rey, MC de esta legendaria agrupación.

Zatu, gracias por conversar con nosotros. Para empezar, felicitaciones por el nuevo disco, está muy bueno e incorpora sonidos nuevos al catálogo de Acción Sánchez ¿hubo alguna búsqueda particular en la producción de este trabajo?

Con este trabajamos buscábamos por sobre todo no alejarnos de nuestra esencia y tampoco sonar a ninguna de las tendencias actuales, aunque haya un poco de todo en el disco, pero que no fuera fácilmente asociable a la música que se está haciendo hoy. Que fuera algo atemporal dentro de nuestro sonido.

En cuanto a las letras, a ratos suena a confesión, tiene un aire más personal ¿cuál fue la inspiración, cómo nació?

Yo siempre he jugado con lo mismo, me gusta observar a la gente, pero primeramente a mí, primeramente hablo de los estados en los que atravieso, me considero uno más, no me considero nada especial, por eso mismo creo que la gente se identifica, pues todos pasan por cosas similares. En este último disco, llevo unos años donde he leído mucho, también he tenido una crisis de cosas nerviosas, todo esto de algún modo me ha hecho ver con más claridad muchas cosas. Un exceso de realidad, le llamo yo. Me ha llegado mucho, ya que yo nunca he tenido prejuicios a la hora de desnudarme y contar toda la basura que me ha pasado, así que todo eso ha sido usado para convertirlo en energía positiva.

Y en ese contexto ¿qué connotación tiene el título “Redención”?

El titulo fue lo último que pusimos del disco, teníamos ya todas las canciones, pero el disco anterior se titulaba “Sin miedo a vivir” y era un título insuperable, de verdad, una frase brutal para mucha gente que se ha retirado, es muy complicado. Barajamos cientos de ideas, pero al final en una reunión de última hora en la que estaba también Belin, quien es el que hace la portada, y necesitábamos darle algo para que él se empapara del espíritu del disco y salió ese título que representa un poco todo lo que hay, lírica y musicalmente es una manera de resumir, una manera de que no había ninguna letra vacía, de que la música está súper cuidada, de que sea algo que alguna vez algo estuvo mal o fuera de tono y ahora está pulido. Yo líricamente lo he sentido así, líricamente he sentido que como persona, en la juventud misma, son cosas que ya no puedes cambiar, maneras en las que has actuado en momentos determinados, que podrían haber sido de otra forma y ahora con el peso que tienen mis canciones, puedo usar todo mi peso para cosas buenas.

La canción “Me queo en mi casa” es también parte de un proyecto de recaudación y donación de recursos a asociaciones de niños enfermos, ¿cómo surge esa iniciativa? ¿y qué tiene que ver con este proceso de “redención”?

La canción ya estaba escrita hace como 2 años. Por casualidades de la vida un día me tocó ir a visitar un chaval que estaba ingresado en oncología infantil, a él le preguntaron qué música oía y les dio nuestro nombre, me llamaron y fui. Una vez que entras, te cambia la vida, la manera de verlo todo, ya no es el chaval de 15 y 16 al que yo iba a ver en primera instancia, si no que niños de 3 y 4, ves gente que no hay forma de entender por qué les toca a ellos, alguien que no tiene culpa de nada. Estando ahí, te quedas dentro, se corre la voz o no sé, pero la gente me siguió llamando y he ido conociendo muchos casos, he ido conociendo gente, muchos chavales que ya no están con nosotros y tenía la canción, no sabía lo que quería expresar, simplemente necesité un día para hacerla, la tenía escrita y no quería meterla en el disco. Sí sabía que no quería nada de esa canción, más que cantar, por eso quería destinar todo el dinero a 2 asociaciones que ayudan a los chavales, pero al final Óscar me convenció de meterla en el disco, pero en principio no iba, pero al final, está ahí y todos los beneficios van para asociaciones que ayudan en positivo, porque hay muchas que son muy famosas y los famosos españoles colaboran pero toman el tratamiento del chiquillo cuando está enfermo, mientras que estas dos en concreto, tratan a los chavales cuando ya han pasado la enfermedad y llevan meses sin asistir a los colegios debido a que la quimio es muy fuerte, entonces van más lento. Estas asociaciones se encargar de encaminarlos otra vez en la sociedad.

Háblanos un poco del arte que acompaña al disco, la carátula es muy alegre (a veces contrastando con las letras) en la que se superponen capas ¿cómo lo trabajaron para que estuviera alineado con el contenido del disco?

Estuvimos con el creador de la portada (Belin) en contacto en todo momento, le íbamos mandando las canciones. Él tiene 2 estilos básicos en sus pinturas: El hiperrealismo y el cubismo. El hiperrealismo ya lo había usado con un rapero acá en España y no queríamos que se pareciera, entonces le dijimos que tirara por el rollo abstracto y sabíamos más o menos a que iba y que era algo alejado y que no pegaba con el resto de nuestro recorrido, pero quisimos hacerlo así, no teníamos la necesidad de aparecer en la foto, de mostrar nuestras caras para que dijeran algo de las canciones. Le dejamos total libertad y al final se entienda o no, hay una fuerza impresa, que encaja con el contenido, lo que es obra del artista.

SFDK tiene ya 25 años de vida ¿cómo ves la evolución que ha tenido la banda en cuanto a lírica, estilo y público?

La evolución musical nuestra ha pasado por muchas etapas, primero porque como ha pasado en todos lados, menos en Norteamérica, las cosas nos llegaban más tarde, los aparatos con los que trabajábamos, los programas, los técnicos de sonido de los estudios de este país están acostumbrados al rock, al pop y no sabían tratar el sonido del rap, hasta que ya los raperos se hicieron mayores y se hicieron ellos técnicos de sonido. En cuanto a forma, sigue mucho eso, el intentar trabajar con ingenieros que no tenían idea de nuestra música hasta conseguir que todo por donde pasa son gente que está impregnada de la movida hip hop, que no tienen miedo de subir la secuencia de un grave en una grabación, eso en cuanto a lírica. En la música, no era Óscar quien la hacía toda, él era más el DJ, aunque estaba encima de las producciones, no la hacia él, en verdad que en los últimos años, él ha hecho más, hasta que ya casi nos cuesta buscar producciones de otros que encajen con el nivel de la suya y todo el disco, no en cuanto a sonido, si no que él produce todo, él produce en la mayor parte de las veces: cuánto deben durar los rapeos, si empieza o no con el estribillo, cómo tiene que ir, etc. Él es productor, no hace solo el ritmo, produce el contexto global de las canciones.

Líricamente la evolución, si bien nunca he sido mal rapero, siempre he rapeado bien y más que en técnica, aunque hay muchas técnicas vocales, la evolución ha ido en mí como persona y en las letras que he ido imprimiendo. En los primeros discos había letras buenas con la edad que tenía, hoy las tengo mejores, pero el enfoque que tienen los chavales hoy, con 20 años que están en el barrio, yo no puedo seguir haciéndolo, estoy en otro momento, también tengo más claridad y me gusta esa evolución de que no solo haya grupos y que el rap sea solo gente joven, sino que también haya gente mayor dando su visión, que están en concordancia con la gente joven que, de hecho, es parte del público que nos sigue.

Hablando del público, si metemos una canción del primer disco, no es para la gente que está en nuestros conciertos, por decirlo de alguna manera. Entonces el público evoluciona, seguimos enganchando a gente joven, lo que para mí no deja de ser sorprendente es poder conectar con chavales de 16 y yo creo que esa es la mayor evolución. Somos un grupo con 25 años, en una etapa de tu vida en este país (España), todo el mundo ha pasado por alguna canción nuestra, todo el mundo nos ha escuchado, todo el mundo sabe algo de nosotros, por eso funcionamos muy bien en festivales. Hay grupos que tienen mayor asistencia de público en sala, pero luego en festivales somos de los grupos a los que más se acercan a ver ya que saben que si toca SFDK tiene un show guapo en directo y piensan en ver esas canciones del verano aquel, de ese momento, que ha formado parte de tu vida.

¿Qué recuerdos tienen de las veces que han venido a nuestro país?

Con Chile siempre hemos tenido mucho contacto, de hecho es el país… aunque en redes sociales México es el que más visitas nos da, en ningún lado del mundo hemos estado como en Chile. Las primeras veces que íbamos, era como si fuésemos súper estrellas, en nuestro país nunca habíamos llegado a ese nivel, la gente esperando en el hotel, ir con guardaespaldas, una locura. Pero, por ejemplo, una de las últimas veces que fuimos, tocamos en el Hipódromo con B-Real de Cypress Hill y notamos que había movimiento en el lugar donde tocábamos en la previa, sentíamos cómo el país se acercaba dónde estábamos, siendo que tocaba B-Real en otra carpa, pero se acercaban a vernos. Chilenos, en la calle, la gente nos para, fuimos de los primeros españoles en aparecer por allá, llenar sitios grandes, quedando todo siempre en el recuerdo del país, y el país en el recuerdo nuestro, por eso siempre voy mucho.

¿Cuéntanos que pasó con el canal de youtube “Fumar Cagando TV”? Tenías muchos seguidores y parecía un proyecto interesante.

Sí, pero no puedo llevar tantos proyectos a la vez, no valgo, no me da tiempo, literal. Cuando hacia “Fumar Cagando” también hice un par de libros, que ahora tengo que sacar, cuando encuentre un hueco, pero ahora con el disco, es imposible. Por ejemplo hoy, llevo toda la mañana comprando cosas porque vamos a rodar un videoclip y la producción la llevo yo, me llevo todo el día en otras cosas, no me gusta hacer nada a la mitad. Es algo que tengo idea de seguir haciendo, una segunda temporada y quiero, aunque ahora parece que han cerrado un par de canales del sector de la marihuana y ya no va a que no te dejen monetizar los videos, si no que han cerrado los canales, así que hay que ver cómo se desarrolla eso.

En cuanto a la industria musical específicamente, su relación con las redes sociales es compleja, se han tenido que reinventar formas de producción y distribución de material ¿cómo han vivido o asumido ese proceso ustedes?

Yo creo que al principio, nosotros siempre vamos tarde, somos gente un poco tibia, en el sentido de que cuando vienen los cambios, no nos gusta hacerlos primero y cuando llegaron las redes, nosotros empezamos a usarlas, de hecho había un canal de youtube muy usado donde hicimos el single “Original Rap”, dijimos vamos a hacer un anuncio en youtube, que era novedoso. Somos gente de aprovecha las nuevas herramientas que hay, pero nunca abolimos a las que ya existen y funcionan, que es en lo que la mayor parte de la gente peca. Si fuera así, por ejemplo, el vinilo cuando ya entro el año 2000, se decía que este ya no existía, que se iba a morir y yo he seguido editando, todos mis discos en vinilo. Ahora este está de moda y se paga una buena cantidad por ellos. El CD se dice que se va a morir, pero si hay nuevas herramientas, hay que seguir usando las viejas, pero en todos los sentidos, en marketing, en publicidad, en todo, si algo funciona, para qué arreglarlo.

¿Qué opinión te merece lo sucedido en tu país con raperos como Pablo Hásel, Valtonyc y otros que han sido apresados, procesados y/o condenados por sus letras?

Una locura, ahora mismo se está viendo que este país de verdad siempre ha estado silenciado, una falsa democracia, todo el mundo feliz, haciendo dinero. Ahora ya se está viendo el descaro, las redes ayudan. Ahora no se pueden negar las cosas si hay un video en redes que dice que sí. La situación es lamentable, es duro contra esa gente se ha ido en completo, porque raperos habemos muchos, con mucha más influencia que a esos a los que han condenado y mucha gente ha dicho cosas. Se ha ido a por ellos, porque redundan en la temática política y en ciertos temas, se ha ido más que por ser raperos, porque siempre hablan de cierto tipo de cosas. Se ha ido a por ellos, por artistas de cuadros, por titiriteros, corta cabezas por muchos lados. No como los estudiantes chilenos, que en un minuto se tiraron a la calle a decir algo, pero acá hermano estamos atontados, aquí la cosa funciona así y no sé cómo vamos a seguir. Nunca he estado muy metido en política, nunca me ha gustado, no creo en la gente que hace política, no creo en que las personas sepan manejar el poder, todo el mundo es corruptible y nunca hablo mucho de eso por lo mismo. Prefiero atacar a las personas, porque si hacemos buenas personas desde chicos, estos serán buenos policías, buenos bomberos, por eso siempre he tirado a lo mismo, más a la persona que a la política, aunque lo que pasa es lamentable, es como de otra época.

¿Cuál es tu relación con otras ramas del arte, como la literatura? Sabemos que tienes un par de libros, algunos sin publicar incluso.

Siempre he estado bastante alejado y he tenido compañeros que no y me han dicho que les sorprende como escribo y que nunca lea y que no sea alguien aficionado y la verdad es que se nota bastante, en estos 10 últimos años he estado leyendo más y no es que me ayude a la hora de componer, ya que a mí no me gusta nada influenciarme por alguien que escriba u otros músicos ni de nada, yo tengo una edad y no tengo que copiar y sonar a tal rapero americano, como cuando tenía 18 años. Me gusta tener mi estilo, mi personalidad y mis cosas, pero sí que es verdad que te ayuda como persona, a la hora de ver cómo funciona todo, de leer sobretodo cosas de hace siglos, ya que veo que nos seguimos comportando igual, lo que yo tenía en mi cabeza no era ninguna locura, me lo están diciendo notas de hace 300 años y es lo mismo. Entonces es la manera de leer cosas, en parte yo creo que también fue una etapa de ver para el lado, esa crisis que he tenido ahora último, los libros también tenían que mucho que ver porque era como bueno, yo siempre he pensado cosas en mi interior, las he dejado ahí, soy un poco loco, pero luego leo y me doy cuenta que las cosas que yo pensaban no eran ninguna locura, ha estado en la cabeza de la gente desde siempre. Me ha ayudado mucho en ese sentido.

Hemos leído en varias partes acerca de que este es el último disco que graben o “el final de SFDK” ¿qué hay de cierto en eso?

Nos ha cansado mucho hacer este disco. Pero como disco, porque hemos desmontado el estudio que lo teníamos a medias con una gente y ahora ya vamos a montar el nuestro y estoy deseando abrirlo para meterme a hacer canciones, pero claro, luego cuando te metes a hacer canciones y haces un disco luego esas canciones deben tener una concordancia entre ellas, tienen que formar un todo y esa parte nos ha costado más. Ponerle un título al conjunto global de esas canciones y un poco por ahí es cuando uno dice “ya no quiero hacer más discos”. También con este trabajo hemos sentido, a posterior de sacarlo, cuando empezamos a montar la gira, “si ya sacamos el disco y no podemos cantar las canciones en directo, porque cuando la gente viene a vernos quieren ver las canciones de los discos anteriores que le gustaron y cada vez hay más discos anteriores”, entonces es imposible. Parece que grabase esas canciones para nada, estoy 2 años guardándolas para meterlas en un conjunto con otras cosas y luego ni las puedo cantar: para eso las hubiese sacado en el momento que las escribí, con su movida y luego las vas cantando, las metes en la gira, siempre vas introduciendo canciones nuevas, entonces al final, no necesito sacar un disco, yo creo que por ahí van los giros de la música.

¿Qué podemos esperar del concierto a principios de junio en Chile?

Pues básicamente haremos el mismo concierto que estamos haciendo aquí (España), hemos montado un show en el que todavía estamos cambiando cosas, vamos con una idea, luego damos los conciertos de una forma, quitamos esta canción, ponemos otra, cambiamos cosas hasta que conseguimos que el mecanismo vaya perfecto. Cuando vayamos a Chile van a ver la maquinaria funcionando al 100%. Mucho de las canciones del disco nuevo y de los anteriores también. De los dos primeros no cantamos canciones porque básicamente el sonido desde los años 90 hasta hoy ha cambiado y cómo están sonando las demás canciones el concierto se viene abajo, porque están grabadas de esa época, sin una banda tocando, entonces el instrumental suena fatal y bajito. Del resto, un poco de todo.

¿Cuáles son sus planes para lo que queda del año?

Girar y montar el estudio, sobre todo. Porque queremos trabajar mucho en el estudio, con gente, queremos usarlo, porque vamos a muchos sitios a maquear, montar los master class y un montón de cosas. Entonces es más fácil que la gente venga a nosotros. Pero eso, sobre todo gira a corto plazo, aunque tenemos cosas pensadas a 10 años, de momento, gira (risas).

null

Las entradas para el show de SFDK de este 2 de junio en Coliseo Santiago se encuentran a la venta bajo el sistema Puntoticket con precios que fluctúan entre los $ 17.250 y $ 29.900
Enlace venta de entradas: https://www.puntoticket.com/evento/SFDK-Teatro-Coliseo
Nota: Precios incluyen cargo por servicio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.