Por Sebastián Allende.
Pauta por Bernardita Ponce.

Fabiana Cantilo es dueña de una de las voces más reconocidas de la Argentina y una carrera que tiene más de 30 años de vida. La transandina nos visitará el próximo 14 de noviembre en el Club Amanda y, para esta ocasión, promete entregarnos una verdadera batería de hits de rock latinoamericano.

Conversamos telefónicamente con Fabiana sobre su vida, la música y el gran viaje de vida que ha tenido durante estos 33 años de carrera. A continuación, te invitamos a revisar la entrevista:

Fabiana, muchas gracias por contestar nuestro llamado. Nos gustaría comenzar esta entrevista un poco rememorando tus inicios en la música. ¿Recuerdas cuándo comenzó tu interés por la música?

Prácticamente nací cantando. Según me contaba mi mamá, ya a los dos años hablaba. Soy una niña índigo, adelantada para mi época. Nací con una sensibilidad muy desarrollada. Ya a los 6 años sabía que quería cantar y así, a los 7, ya cantaba, dibujaba, pintaba, tocaba la guitarra, hacía de todo. Ahí empezó. Llegué a cantar «Balada para un loco» cuando pequeña, donde incluso fue Astor Piazzolla a verme.

¿Qué significa para ti la música?

La música para mí es todo. Absolutamente todo. No me imagino la vida sin música, es algo fundamental. Sin música yo me muero, no existo. Desde que nací yo estaba con música; primero el folclore, el tango, después empecé con Los Beatles a los 9 años. Toda la belleza del mundo la describiría con música. La música es mi cable al cielo.

¿Tienes algún referente o músicos que te inspiren al momento de componer?

Yo me crie con Mercedes Soza, Piazzola, un poco de Violeta Parra; después Los Beatles, Stevie Wonder, James Taylor. Cuando empecé a hacer canciones, Charlie me dio el empujón y me dijo que yo podía componer y empezar a hacer canciones propias. Él me dijo: «¡Vos podés!».

¿Qué significa para ti ser conocida como «la voz femenina del rock argentino»?

Son títulos. Yo no soy la voz del rock femenino, hay un montón de voces. Me encanta, aunque en estos momentos, como soy simpatizante del budismo y no creo en el abuso de drogas, he cambiado, soy otra persona y en esa persona no hay cabida para el ego. Si los políticos y los músicos tuvieran menos ego, sería un mundo mejor.

¿Cómo ves la participación de las mujeres en la música, en especial en el rock?

Yo soy mujer con un espíritu indomable. La primera etapa la compartí con Patricia Sosa, María Rosas, entre otras. La generación que me siguió no fue tan popular, a mi opinión, a causa del periodismo machista de los noventa. Esta visión es mía, ahora, ya que cuando era chica no me daba cuenta, pero te puedo decir lo que puedo ver ahora. Durante esos años saqué el disco De qué se ríen, que fue el primer disco totalmente mío. Ahí la prensa no me dio bola y, aunque me dijeron que no iba a poder, pude y acá estoy: arriba.

Sobre ese machismo que dices existía en la escena de los noventa: ¿crees que ha desaparecido?

Si, está desapareciendo. Lo estamos matando ya que están cayendo uno a uno, he vivido suficiente para verlos caer. Son tiempos difíciles, pero está viniendo la vuelta de la tuerca para los que sobrevivimos. Yo, particularmente, no hablo de política ya que considero que la misión del músico es abrir una brecha en donde no se habla de política. Ellos quieren que nos peleemos y yo no me voy a prestar para eso. Lo demuestro tocando con Fito, con distintas personas que tienen distinto pensamiento político. No hablamos de política, porque la música es más poderosa.

Ya que mencionaste a Fito, tú que has trabajado con grandes del rock argentino como lo son Charly García, Spinetta, Cerati y el mismo Fito Paéz, ¿qué recuerdos tienes de esos trabajos?

Con Fito ya vuelvo, ya que me ha contratado para seguir cantando con él. De hecho, voy a Chile conmigo misma y acompañándolo. De Fito, yo fui su mujer un tiempo, ahora es mi hermano y nos amamos. Cerati no era tan amigo mío, no éramos tan compinches, pero lo respetaba mucho y él a mí. Yo era más del bando de Fito, Charly, Spinetta. Charly es mi mentor, mi maestro; lo amo con todo mi corazón, ya que fue él quien me dijo que comenzara a componer y me dio la fuerza para ello. Charly es el más genio de todos, tocaba el piano a los 3 años: es como Maradona que ve todo. Charly me dijo una vez: Vos vas a ser como Joni Mitchell, no te vas a casar nunca. ¡Y me mató! (risas) Ahora estoy feliz con mis gatos y entregada al universo.

Hablando de tu música, el año pasado regresaste a los escenarios con «33», un show recopilatorio de tu carrera. ¿Qué significa para ti poder mostrar en vivo gran parte de tu trabajo?

No sabes lo que fue. Primero sufrí tanto, ya que hubo que organizar los 26 temas de todos mis discos, desde Los Twist hasta lo mío solitario. El año pasado hacían 33 años de mi primer disco y eso fue lo que me impulsó: yo creo en la numerología y el 11, el 22 y el 33 son números maestros. Gracias al trabajo de mis productoras, organicé ese gran show e invité a Fito, a los Twist, a Celeste Carballo, a todos. Imagínate lo que es llamar a todos y distribuirlos en shows. Empezamos el proyecto el año pasado, hicimos los tres shows en el Teatro Maipo y ahora está por lanzarse.

¿Cuál es el mejor y el peor recuerdo en estos 33 años de carrera?

El peor recuerdo fue cuando me internaron la primera vez. Lo bueno, para mí, es seguir viviendo, estar viva, pudiendo hacer música y haciendo arte, que es lo que más me apasiona.

Fabi, para terminar y agradeciéndote tu tiempo, cuéntanos ¿qué tienes planeado para tu show el próximo 14 de noviembre, en Club Amanda?

Es un show acústico, que tiene un popurrí de todos mis temas clásicos, en el cual se van a sorprender de la calidad con que suena todo. Tocaremos las grandes canciones de toda mi vida. Un show bastante entretenido, en donde esperamos que todos se hagan presentes.

Me dejas contarte una anécdota de Chile: nunca me voy a olvidar de una vez que crucé la cordillera en taxi, hace muchos años. Nunca me voy a olvidar de la escena genial que fue esa, siempre sumamos gratas anécdotas en Chile.

Así es Fabiana Cantilo, una mujer auténtica, mordaz, con toda una vida ligada a la música, en la cual ha sabido salir a la luz y reencontrarse sin perder su esencia. El próximo 14 de noviembre Fabiana presentará, a las 21:00 horas en Club Amanda, un gran viaje por lo mejor de su trayectoria musical. Las entradas para el show están a la venta a través de www.passline.com

X