Copano, Freire y Avello en Serios: una noche delirante
Teatro Nescafé de las artes, 6 de noviembre 2016.

Por Pamela Cabello L.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

En la calurosa noche de ayer domingo y en el clásico Nescafé de las Artes, se nos convoca para dejarnos llevar por la risa y soltar todas nuestras aprensiones, para dar una macabra vuelta por temas de la vida cotidiana y mirarnos como sociedad.

Al conocer quiénes eran los anfitriones, debíamos sí o sí, despojarnos de las comunes complacencias, por no parecer “malos ni “crueles”.

Estos tres nombres han sonado fuerte ya hace bastantes años en la escena de la comedia nacional. Fabrizio Copano, Felipe Avello y Sergio Freire, juntaron sus mentes y crearon el show “Serios”, que lógicamente, no tiene absolutamente nada que ver con éste.

A eso de las 19:15 horas, en un simple escenario de fondo negro, nos recibe Fabrizio Copano, quien ha consolidado su trayectoria a través del tiempo con participaciones en televisión, mayormente en Stand Up Comedy, junto a la agrupación del Club de la Comedia, a su vez, en la elaboración de guiones para diferentes programas, siempre transgrediendo lo “común”, “lo que está permitido”, jugando al filo entre “lo moral” y la comedia.

Copano, al igual que sus dos compañeros de escena, tiene particulares características que lo hacen llenar un espacio con solo su presencia. Al partir el espectáculo, Fabrizio nos sube a una rueda que gira por temas de su propia vida, la religión católica, los curas y su relación con el colegio al cual fue en su infancia, realiza un análisis de las universidades, hace que nos miremos como sociedad, en cuanto a las comunas en donde vivimos y a los apellidos que llevamos, en fin, logra a cabalidad su objetivo, que es hacer reír a destajo, con un humor inteligente y retrospectivo.

A partir de una cariñosa presentación de Copano, luego de aproximadamente, una hora de show, aparece el escenario, el histriónico Sergio Freire, quien con sus incomparables dotes actorales, perfectamente mezclados con el humor, hacen que la audiencia se encuentre expectante a lo que vendrá. De la misma manera que su compañero Copano hizo reír, Sergio, quien analizó temas comunes y corrientes, como por ejemplo, la forma en que cantamos “el cumpleaños feliz” los chilenos, sus inicios como actor, de lo difícil que fue aceptar eso para sus padres, obviamente, todo mirándolo desde una perspectiva de la risa. Sin duda, este comediante destaca por su calidad como actor que fusiona de manera sin igual con el humor.

Ya han pasado casi dos horas de espectáculo y los asistentes hemos reído a destajo, sin embargo, nos queda aún. A eso de las 20:40 horas, sobrepasando el tiempo estipulado, llega él, aquel “Pececillo” que todos han seguido durante su pasar por los medios de comunicación. El “delirante” Felipe Avello se hace presente en el escenario, con su manera tan particular de ver la vida, la que no deja de ser sumamente inteligente, la que nos hace reír sin parar. Este “delirio” lo basa netamente en su historia de vida, partiendo por su separación, su vida como soltero, nos lleva a sus tiempos como adolescente, en su tierra natal, el cómo fue crecer bajo el alero de “una madre sobre protectora y un padre ausente”, de sus “salidas cada tres meses” a lugares característicos de Concepción, en fin, realiza un paseo por su vida, de una manera característica, burlándose de sus “desgracias” a través de un humor inteligente y como dije anteriormente importantemente delirante.

Con la participación activa del público, Avello, cierra un espectáculo redondo, de casi tres horas, en las cuales nos liberamos y reímos constantemente, sin duda, recomendable completamente para quien quiera pasar un buen rato, riendo inteligentemente.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario