Por Paulo Domic.
Fotografías de Drake tomadas por Mauricio Villarroel.

El Mar de Drake es uno de los lugares más desafiantes del mundo para navegar. Así como la vida misma, la cual muchas veces lleva por oleajes sorpresivos e insospechados. Así como la carrera musical, que también debe soportar con resiliencia los embates de un mercado en el que no es fácil prosperar y para el cual hay que dedicar mucho trabajo, esfuerzo y sacrificio. Algo que conoce muy bien la banda santiaguina Drake, que este sábado 23 de abril realizó el lanzamiento de su nuevo disco en MiBar. Un proceso marcado por la navegación sobre  los picados mares de todas las situaciones que Chile ha debido enfrentar en los últimos años, pero que finalmente llega a buen puerto con la liberación de esta nueva producción.

Activos desde 2001, Drake es una banda experimentada y reconocida dentro de la escena del heavy metal chileno. Su primer larga duración, Entre el Inconsciente y lo Real, data ya de 2013, por lo que para ellos era muy importante consolidarse discográficamente con un segundo disco que también ratifica a la actual formación que cuenta en la voces con Felipe del Valle (ex Delta), con quien sólo habían editado un EP: Simbiosis, lanzado el 2016.

En la previa del lanzamiento, presentaron dos sencillos. El primero fue “Condenado”, publicado en enero de este año, y luego vino “La Iglesia del Mal”, hace una semana. Ambos esfuerzos han contado también con videoclips de alta factura a cargo de Bastion Films y en lo que cuentan con la participación del recordado actor Iñigo Urrutia en el rol de Lucifer.

A las 21:00 horas fue la cita a MiBar, recinto del barrio Italia que ya se ha transformado en un lugar tradicional para las bandas metaleras. Su central ubicación, cómodo espacio y excelente sonido lo han convertido en un local en donde se puede disfrutar de la música en muy buena forma. A las 21:45 el quinteto sale a escena, abriendo con “Solo un Instante”, corte con el que también parten su nuevo disco y que comenzó el desembarco del pesado metal que por varios años fueron forjando. Luego de un breve saludo, prosiguen con “La Iglesia del Mal”, que contó con el reconocimiento instantáneo de varios asistentes que los acompañaron a cantarlo. “Porque si eres fan de Drake, la conoces. Y si eres fan de Drake, la cantas”, decía Felipe para conminar a sus seguidores a acompañarlos con sus voces.

Felipe del Valle saluda y anuncia “Prefiero Perderte”, potente canción en que canta con toda su tremenda fuerza interpretativa, demostrando que el paso del tiempo lejos de mermar su capacidad vocal, solo la ha hecho evolucionar más hacia un estilo agresivo y desenfrenado. Con toda su trayectoria en bandas como Delta, Dolezall y Húsar, ha sido protagonista del metal chileno de los últimos 20 años. Y esa experiencia se nota en su desenvolvimiento sobre el escenario y en la notable performance vocal que entrega en sus conciertos.

Y en realidad toda la banda no hizo otra cosa que derrochar talento y energía musical a través de todos sus miembros. Los solos y riffs de la pareja de guitarristas formada por Felipe Vargas y Gonzalo Nuñez hacían crujir el segundo piso de MiBar. Y la base rítmica de Jaime Ballesteros en el bajo y la bestial batería del joven y talentoso Martín Álvarez, fueron los cimientos de titanio sobre los que el quinteto ofreció una impecable presentación musical. El sonido a cargo del también ingeniero del disco, el connotado Cristian Mardones, completó un equipo ganador con el que difícilmente se podría obtener un resultado que no fuera de excelencia.

Un instante destacado y que fue un excelente matiz para su presentación, fue el set acústico que ofrecieron, espacio en el cual interpretaron canciones clásicas del repertorio de Drake en un medley compuesto por “Sueños Lúcidos”, “Entre Luces” y “Eterna Paz”. Cerraron ese momento con “Momentos”, corte acústico del nuevo disco que sonó impecablemente.

A través de un intenso show de 100 minutos, junto con tocar su nuevo álbum en su totalidad, Drake visitó lo mejor de su repertorio sin dejar de incluir canciones clásicas que sus parciales cantaron con el alma. Con “En Silencio se Forja el Metal” culminaron potentemente su show, pero la gente nos los dejó ir. Debieron tocar “Espíritu”, que les pedían a gritos, para cerrar una sólida presentación. Luego de ello, se dieron el tiempo y con la mejor disposición atendieron a quienes les acompañaron, entregándoles también los CD y las poleras que estaban ofreciendo como merchandising. Una jornada memorable para el quinteto que por fin pudo volver a los escenarios y cumplir un nuevo sueño musical al lanzar finalmente su disco.

Tan difícil como cruzar el Mar de Drake, así es el tránsito por la escena independiente de cualquier estilo musical. Detrás de cada paso que da una banda o artista, hay un trabajo arduo y a pulso que se realiza con mucho esfuerzo y sacrificio. Por ello se hace necesario también darle espacio a quienes a través de una labor silenciosa pero profesional, sacan producciones de tan alto nivel como lo ha hecho Drake. Han dejado la vida en la organización y el lanzamiento en vivo de su nuevo disco, y vaya que lo han hecho en gran forma. Los asistentes se fueron muy contentos a sus casas, con el alma y la mente llena de buena música. La banda, pudo también irse a descansar con la satisfacción de que entregaron un producto de gran calidad y un espectáculo de alta categoría.

Setlist:
Solo un Instante
La Iglesia del Mal
Prefiero Perderte
Con Fe en Existir
Condenado
La Respuesta
No es más que Dolor
Sueños Lúcidos / Entre Luces / Eterna Paz
Momentos
Cuando Yo No Esté
Atlas
Mar de Drake
Tierra de Brujos
En Silencio se Forja el Metal
Espíritu

 

X