Fito Páez en Teatro Caupolicán: Yo te digo que dar es dar
24 de mayo 2019.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Si Fito Páez se siente como en casa cuando visita Santiago de Chile, el Teatro Caupolicán vendría a ser el reconfortante living donde descansa sobre su piano de cola y mira con fervor inusitado a un publico que le rinde pleitesía y devoción. En su cotidiana acción hiperquinética, Rodolfo Páez, se para, se siente, saca el micrófono del atril y lo vuelve a poner. Y todo parece tan sincero, tan lleno de gozo, que los asistentes agradecen el nivel de transparencia de un músico extraordinario con muchos años de carrera sobre sus hombros. Y es que en las canciones del rosarino parece ser que el hablante lírico y el artista son irremediablemente una misma persona, no solo en sensación general, sino que con cada línea, frase y palabra.

null

La presentación que lo trabajo por enésima vez a nuestro país contuvo una cantidad arrolladora de sus grandes éxitos, amalgamados de manera perfecta con varias de las canciones de su más reciente y aclamado álbum La Ciudad Liberada (2017). Promediando dos horas es mucho lo que se puede ofrecer y Fito parece entregar más aún. Por momentos, el Caupolicán era una fogata encendida con chispas electrónicas y en otras ocasiones las melenas sueltas se removían al son de las guitarras afiladas del rock más puro. Bajo este último punto es que pudimos escuchar canciones recientes como “Aleluya al sol”, donde hay un tinte evidente al movimiento feminista, y “La ciudad liberada” dedicada a Santiago de Chile, pero la cual puede referenciar a cualquier ciudad sudamericana que alguna vez vivió presa del poder de unos pocos. Entre las clásicas destacaron “Naturaleza sangre” del disco homónimo del 2003, la inextinguible “Mariposa Tecknicolor”, coreada a grito destemplado, y la maravillosa “Ciudad de pobres corazones”, que como canción es una delicia y como recuerdo para el artista debe ser un sempiterno suplicio pues fue escrita, junto con todas las canciones del disco que lleva el mismo nombre, tras el asesinato de parte de su clan familiar a finales de los años 80.

null
null

A veinte años del nacimiento de su hijo, el inicio del concierto estuvo marcado por “Rey sol” canción dedicada precisamente a ese momento de su vida. “El amor después del amor” fue escrita tras su termino con Fabiana Cantilo y el comienzo con Cecilia Roth, relación duradera a la que mucho tiempo después, tras su cese, dedicaría el mencionado disco Naturaleza sangre, y así podríamos estar asociando cada canción a cada estación del tiempo y es eso precisamente lo que hace tan íntima una presentación del trasandino. Con cada partitura nos regala un trozo de su vida y de su esencia, por mucho que pueda doler. Porque al fin y al cabo las ideas se repiten una y otra vez en canciones que dan vueltas de una y otra forma, lo que se hace visible en las poderosas “Dar es dar”, “Al lado del camino”, “Y dale alegría a mi corazón”, entre tantas otras.

null

El último disco es tan bueno como sus predecesores y no fue un cansancio escuchar aquellas canciones que aún no se insertan en nuestro inconsciente. A las ya mencionadas anteriormente se hace necesario recalcar momentos álgidos con la interpretación de “Wowowo” y “Se terminó”. Y de los clásicos aún quedaba más por supuesto. La noche nos entregó canciones como “Un vestido y un amor”, “Circo Beat” y la exquisita “11 y 6”, protagonista de uno de los coros más sonoros de la jornada.

null
null

No es mucho lo que se puede decir cuando la magia está en escuchar. El talento de Fito Páez y de los músicos que lo secundaron es innegable y habla por si solo. Dar es dar reza la canción y eso es lo que el argentino entrega a su fanaticada nacional. El concierto fue redondo de punta a cabo y cualquier malentendido entre realidad y ficción está absolutamente permitido para esta mágica y fehaciente ocasión.

Setlist:
Rey sol
A las piedras de Belén
Ciudad Liberada
Giros
Aleluya al sol
Wowowo
Tu vida mi vida
Naturaleza sangre
11 y 6
El amor después del amor
Un vestido y un amor
5778
Tumbas de la gloria
Islamabad
Se terminó
Al lado del camino
Circo Beat
Brillante sobre el Mic
Ciudad de pobres corazones
A rodar mi vida

Encore:
Dar es dar
Mariposa tecknicolor
Y dale alegría a mi corazón
El diablo de tu corazón

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario