Frontera Festival 2023: Vuelta en gloria y majestad
Movistar Arena, 14 y 15 de enero 2023.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar / Javier Martínez

Varios años debieron pasar para el retorno del Festival Frontera. Este reciente 2023 fue el que marcó su espectacular vuelta a las pistas. Y es que se necesita de un festival de esta envergadura para sazonar las calurosas tardes de un enero capitalino con calles más vacías, pero con igual intensidad de agitada vida.

Partamos por la premisa: Frontera no tiene fronteras. Ni musicales ni en cuanto a países de la región latinoamericana. Singular paradoja con resultados dinámicos y auspiciantes para una larga vida de este festival que, tras el largo silencio, parecía inexorablemente extinto.

Dos jornadas confluyeron entre los días sábado y domingo. En ellas, el wurlitzer variopinto nos hizo atravesar por diversos géneros musicales donde no faltó la música urbana, el pop, el reggae ni el rock. La diversidad de procedencia de los músicos también es algo característico de este festival. Así encontramos a bandas jamaiquinas, argentinas, venezolanas, brasileñas, uruguayas, por dar algunos ejemplos. Música y diversidad geográfica son la piedra angular para ver la increíble cantidad de estilos que acoge el evento.

Sumemos a esto que este año, el festival cambió de recinto y se alojó en el siempre bien ponderado Movistar Arena. Dos escenarios por día, uno dentro y el otro en las inmediaciones externas. La salida y entrada a uno y otro lugar era bastante expedita con el fin de disfrutar a concho lo que se pudiera de ambos espacios. Tal vez el inconveniente más grande lo trajo el duro sol que reinaba en las primeras horas de la tarde en el exterior, sin embargo, los fanáticos se acomodaron a resguardo como pudieron, mientras duraban los entretiempos entre uno y otro artista. El regalo al atardecer era el poder sentarse en el pasto y tener una experiencia relajada y fascinante frente a buena música. Ambos espacios eran lo suficientemente extensos para evitar el apretujamiento innecesario u obligado, lo que permitió que cada cual disfrutara el momento a sus anchas.

La diversidad etaria estuvo marcada también, debido a los distintos géneros mencionados. Padres con sus hijos, tías y sobrinas, primos de generaciones diversas, dividían la jornada entre uno y otro escenario. De este modo, mientras unos disfrutaban de la música urbana con L-Gante, Young Cister o AK420, otros removían su nostalgia entonando los ya clásicos de bandas como Lucybell, El cuartero de Nos, Pettinellis o Los Pericos. Y es que hubo de todo para pasar el día de manera agradable y consistente.

La organización fue otro punto importante. El espacio permite el acceso a baños con facilidad y los puntos de venta entre el público eran varios. A esto se sumaban una gran cantidad de food trucks con muchas opciones para comer y beber a destajo. Por otra parte, los números no variaron exageradamente en los tiempos dispuestos en el cronograma, lo que también se agradece.

Al fin y al cabo, cuentas alegres para la experiencia de vivir el regreso de este magno evento. Es de esperar que perduren las ganas, los espacios y el line up vaya variando de tal forma como lo ha hecho hasta ahora.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DEL DÍA 1 <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DEL DÍA 2 <<<

X