Por Sebastián Allende.

Cuando en el año 2012 muchos leíamos sobre la compra de Lucasfilm por parte de la poderosa compañía Disney, varios dudamos de lo que podría pasar con la inmortal saga creada por George Lucas, Star Wars.

Dentro de los planes que tenía proyectado Disney, era inevitable aprovecharse del universo de esta fenomenal saga de ciencia ficción, y fue así que vimos el anunció de 3 películas que llegarían a cubrir la historia posterior a El Retorno del Jedi y la realización de distintos spin-offs.

Es así que desde hoy 23 de mayo llega a nuestros cines el segundo de los spin-offs creados de la saga, en lo que se ha transformado en la gran apuesta de Disney para incrementar de elementos (dinero y merchandising) al universo cinematográfico.

Han Solo: Una Película de Star Wars, llega para contar la historia del origen de este carismático contrabandista en lo que se desarrolla como una precuela de presentación para uno de los héroes más queridos de Star Wars.

Dirigida por el ganador del Oscar, Ron Howard, y con un Alden Ehrenreich en la piel del intrépido contrabandista, la cinta nos muestra los primeros días de Han como un ladrón callejero en el planeta Corellia, a través de múltiples aventuras iniciales que lo llevaron a convertirse en el infame contrabandista y piloto que nos maravilló a todos en el Episodio IV de la saga titulado A New Hope. Además de presentarnos el hábitat donde se estableció en sus primeros años, la película muestra, a través de una serie de arriesgados encuentros en las profundidades de un oscuro y peligroso submundo criminal, como se va formando el carácter arrogante y a la vez noble (que es un sello distintivo de este héroe), su naturaleza impetuosa y cómo conocerá a su futuro copiloto Chewbacca, a una serie de bandidos (quienes serán sus primeros compañeros), a Lando Calrissian y a la icónica nave espacial Millennium Falcon.

Si bien es una película que funciona como historia paralela a las cintas conectadas de Star Wars, cumple con dilucidar algunas preguntas que marcan la vida de los fans de la saga (reunión con Chewbacca, origen del Millennium Falcon, entre otros). Con las actuaciones de Alden Ehrenreich como Han Solo; Woody Harrelson como Tobias Beckett, el mentor de Han; Emilia Clarke como el primer gran amor de Han, Qi’Ra; y Donald Glover en un excelente rol como Lando Clarissian, entre otros; la cinta entretiene a base de mucha acción, su necesaria dosis de comedia y tensión, y aunque puede, por momentos, que sientas que es innecesaria para la saga, rinde culto a las películas clásicas de la serie entregando una gran versión de unos de los héroes (o antihéroes) favoritos de la historia del cine.

Deja un comentario