Heterofóbia: Realidades en la diversidad
Matucana 100, Sala Patricio Bunster. 27 de enero de 2017.

Por Mackarena León
Fotografías por Leonardo González

El pasado viernes 27 de enero tuve el honor de presenciar, en la sala Patricio Bunster de M100, Heterofóbia, una de las mejores obras de teatro a la que he asistido. Dirigida por Jimmy Daccarett y protagonizada por Tatiana Molina, Marcia Pavez, Cristián Gajardo, Cristina Tápies, Felipe Ponce, Esteban Cerda, Andrés Escobar, Mario Ocampo y José Fernández.

La historia se basa en un grupo de actores amateur, integrado por lesbianas y homosexuales, que deciden montar una obra en donde exponen las situaciones a las que se deben enfrentar por vivir en una sociedad homofóbica. El guión que llevan a escena, trata de un joven que es secuestrado y torturado por sus vecinos que no aceptan su homosexualidad. Para alcanzar un mayor impacto y emocionalidad, convocan a una destacada actriz de TV con un extraño pasado “homofóbico”. Es en este punto, cuando las cosas van perdiendo el control y cada integrante comienza a sacar sus máscaras, a exponer sus variados puntos de vista y lo peor de sí mismos.

Volviendo al comienzo, la función inicia con un coro, bastante afinado, donde comienzan a decir palabras descalificadoras que todos hemos escuchado más de alguna vez en referencia a la diversidad sexual. Tatiana, es una actriz que fue marginada y estigmatizada por “sacar del closet” a un director en televisión, es por esto que el grupo decide llamarla y ofrecer una oportunidad para reivindicarse con las minorías. Para ella no es fácil porque es una mujer adulta y conservadora, que debe lidiar con los nuevos tiempos y con los distintos personajes, que con mucho talento interpretan a los estereotipos homosexuales actuales.

Una obra graciosa, con muchos detalles de la vida cotidiana, un poco de misterio, muchísimo histrionismo y completamente actual. Sin duda, una puesta en escena agradable, simple y con un maquillaje que, personalmente, destaco.

Desde el punto de vista personal, una creación que transmite al mil por ciento lo que quiere decir. Valor, deseo de aceptación y también una pizca de resentimiento. El mundo homosexual, expresado en los diferentes puntos de vista, según las vivencias de cada personaje, haciéndonos razonar en cómo la sociedad puede acabar con la vida y la esperanza de personas que tienen otra orientación sexual.

Un gran espectáculo, con una duración de 110 minutos, que sólo se notan en tu espalda o tu trasero (butacas algo incómodas), pero que entretiene demasiado y nos hace reflexionar en cómo actuamos, abriendo tu mente a las alteraciones que podemos llegar a provocar con nuestros actos discriminatorios.

Revisa a continuación nuestro registro fotográfico:


 

Deja un comentario