Por Sebastián Allende.

Consecuencias. Toda acción, tiene una reacción y por sobre todo una consecuencia. Esta parece ser la palabra clave y que encierra todas las aventuras que hemos logrado apreciar en las dos primeras partes de esta saga titulada John Wick y que hoy nos trae devuelta, en un tercer episodio, a Keanu Reeves bajo la piel de este ex asesino a sueldo que lucha por escapar de su pasado arrasando con todo y todos los que se le crucen por su camino.

Chad Stahelski continúa en la dirección de esta trilogía que nos muestra como John Wick huye por las calles de Nueva York debido a que es perseguido por cientos de asesinos que buscan llevarse una recompensa global de 14 millones de dólares, que será cobrada por el que logre tomar su cabeza. El haber asesinado a uno de los miembros de la Mesa Suprema, nada menos que en los dominios del Hotel Continental, rompió con una de las reglas centrales de la Orden y por ello, fue declarado excomulgado, lo que hace que John pierda todos los beneficios como su identificación de asociado, no tener entrada al Hotel, no poseer derecho a utilizar cualquier tipo de servicios y ser aislado de otros miembros de esta inusual comunidad. Es así, como logramos apreciar en esta tercera parte, como John usa todo tipo de artificios para poder sobrevivir y salir ileso de la ciudad de Nueva York, mientras también conocemos detalles desconocidos sobre la historia de este personaje que sigue atormentado para no perder el recuerdo de su gran amor y por la pérdida de su mascota.

A lo largo de esta película apreciamos distintas escenas cargadísimas de acción que se roban toda la cinta, porque sí, hay que decirlo está es una película de acción, pero ACCIÓN con mayúscula. Son en estos momentos en que el film gana por sí solo debido a lo alucinante que es visualmente y en cómo logra transmitir la violencia Stahelski, quien en conjunto con el equipo de coreógrafos, genera notables piezas gráficas, solo como por nombrar algunas: la persecución en motocicletas, que es letal; ¡Asesinar a uno de sus perseguidores con un libro!, y la escena de pelea en conjunto con Halle Berry (quien tiene uno de los grandes papeles de la película, Sofia) y sus perros, momentos que son de esas partes en la película en que te preguntas como rayos lograron rodarse. Cabe destacar que se nota en demasía parte de la experiencia del director en el género de acción. Para los que no lo conozcan, Chad Stahelski fue un aclamado doble de acción y particularmente con Reeves se conocen desde que trabajaron juntos en las escenas más intensas y extremas de Matrix.

Pero no crean que la película solo descansa en peleas sin sentido, mucha sangre (que si la hay y en toneladas) y en acción desbordaba. Hay momentos para la reflexión y para entender las motivaciones del eterno escape del protagonista y de la búsqueda de redención, junto a la vez, con la aparición de nuevos personajes que destacan y refrescan la historia, como son los casos de Anjelica Huston como The Director, Asia Kate Dillon como The Adjudicator y el de Mark Dacascos como el antítesis de turno, Zero, quien incluso nos entrega parte de los momentos graciosos del film.

John Wick 3: Parabellum se estrena en nuestros cines el próximo 16 de mayo. Posee una duración de 130 minutos (que realmente pasan volando) y junto al rol protagónico de Keanu Revees y los nombrados anteriormente, se repiten el plato en esta saga un tremendo Ian McShane como Winston (uno de los papeles que realmente sostiene esta película junto al de Wick), Lance Reddick como Charon, el asistente del Hotel Continental y Laurence Fishburne como The Bowery King, personaje de quien seguramente escucharemos mucho más, ya que la tercera parte de las aventuras del “boogeyman” marca sustento para seguir generando más historias de una marca que ya se encuentra posicionada gracias a toneladas de ultra violencia inagotable, crudeza y mucha acción.

Deja un comentario