Julieta Venegas en Teatro Municipal de Santiago: La alegría de volver a empezar
28 de agosto 2022.

Por Amaranta Cartes.
Fotografías por @el.eme

Desde 2019 que el público chileno de Julieta Venegas esperaba reencontrarse con ella. La promesa del retorno de la mexicana a los escenarios nacionales fue calendarizado para mayo de este año, primero en el Teatro La Cúpula, para luego trasladarse a Espacio Riesco por motivos de fuerza mayor. Sin embargo, el itinerario sufrió una nueva modificación a pocos días del concierto y no solo se volvió a cambiar de lugar, sino que también de fecha, viéndose postergado para el 28 de agosto en el Teatro Municipal de Santiago. Así, el tour llamado “Volver a vernos”, se encontró con serias dificultades para que eso pasara. Sin embargo, finalmente el anhelo de Juli y su fanaticada se hizo realidad, en compañía, además, de Mariel Mariel y en un recinto que le dio a la reunión una solemnidad que ningún otro espacio capitalino puede otorgar.

Por supuesto, parte de dicha suntuosidad fue la apertura del pesado telón rojo que ocultaba el escenario. Se abrió a las 8:00 en punto revelando la presencia de un percusionista, con cajón peruano, y un guitarrista, invitando con ritmos latinos a Mariel Mariel, quien ingresó momentos después vestida de blanco. Su primera canción fue “Somos de piel”, perteneciente a su más reciente álbum, de temática feminista y originalmente grabada junto a la cantante colombiana Lido Pimienta. Finalizada la primera canción, agradeció a Julieta Venegas y declaró su breve show como un homenaje a ella, por haber inspirado a tantas cantantes más jóvenes con su música. Contó también de su último disco La Batalla, estrenado hace pocos días y que, además de Lido Pimienta, cuenta con otras colaboraciones ilustres como Cecilia la Incomparable y Flor de Rap para el tema “Flow Violento”, el que interpretó a continuación, asumiendo el espacio de la rapera y tocando flauta traversa. El show de la chilena continuó con algunas “canciones que conocemos”, como ella misma planteó. Un hermoso cover de “Los Dinosaurios” de Charly García, difícil de imaginar a puro cajón y guitarra, fue secundado por la canción “Negra Presuntuosa”, del cantautor peruano Andrés Soto Mena, pero dada a conocer principalmente por Susana Baca e Inti-Illimani. Mariel Mariel cerró su intervención con “La Batalla” y luego, haciendo referencia implícita al próximo plebiscito, invocó una plegaria por la convivencia con “Ángeles y Demonios” del disco Foto pa’ ti. Se fue llena de aplausos por un show corto, pero de calidad excepcional.

null

Resulta interesante ver un concierto de dos cantantes de música popular y de circulación masiva en un recinto como el Municipal. El ambiente de teatro, donde no se puede estar de pie, con un telón que se abre y se cierra y que aún conserva los tradicionales tres llamados antes de empezar el espectáculo, se mezcló extrañamente con gente usando elementos propios de un concierto pop, como cintillos luminosos y con el nombre de la artista o flores de plástico en la cabeza. Tras el tercer llamado, se abrió nuevamente el telón revelando un piano de cola en el que ya se encontraba sentada Julieta, tocando las primeras notas de “Ilusión”, acompañada solamente de batería y contrabajo, sin más decoración que las luces de colores. Continuó inmediatamente con dos canciones completamente dominadas por el público: “Despedida” y “Bien o mal”. De ahí en adelante, no dejó de conversar entre canción y canción, ya fuera explicando el origen o el significado personal de cada tema.

null

Tomó su acordeón por primera vez para cantar “Los momentos”, una canción inspirada en un poema de Jorge Luis Borges, y se mantuvo con el instrumento que la caracteriza para acompañar las siguientes dos canciones, “Original” y “Ese camino”, ambas coreadas por el canto discreto del público que parecía adaptar su comportamiento a la solemnidad del recinto. Un nuevo cambio de instrumento -acordeón por guitarra- dio paso a una canción de su álbum Otra Cosa titulada “Debajo de mi lengua”, que versa sobre las palabras que se guardan por más que se quieran decir. Nuevamente el canto del público se hizo presente con “Algo está cambiando”, canción de tiempos lejanos perteneciente a su icónico disco . A esto le siguieron dos de sus más recientes composiciones, adelantos de su próximo LP. La primera, “En tu orilla”, fue inspirada por el poema de Raúl Zurita llamado “Guárdame en ti”, a quien Juli agradeció, siempre manifestando su gran amor por Chile. Luego, sentada nuevamente en el piano, cantó “Caminar sola”, canción sobre el miedo que sentimos las mujeres al tener que caminar por la calle de noche y sin compañía. Poco a poco fue introduciendo a la audiencia en las ideas que inspiraron sus canciones. Y así como Zurita inspiró “En tu orilla”, la canción “Dos soledades” fue activada por el micropoema de la poeta española María José Martín, más conocida como Ajo que dice simplemente: “Microproblema: Si le sumo mi soledad a la tuya qué es lo que obtengo a cambio / ¿Dos soledades o ninguna?”.

null

El próximo álbum de Julieta Venegas ha dejado salir ya varios singles, en los que se nota la mano de la producción de Alex Anwandter. La artista lo elogió grandemente en el concierto, agradecida de su trabajo y recalcando su gran admiración hacia él. Con “Mismo amor”, continuó revelando partes del próximo lanzamiento, mientras también aparecían en el escenario las más conocidas “Lento” y “Eres para mí”, en la que también mantiene un vínculo con Chile a través de la colaboración con Ana Tijoux.

Llegó, sin embargo, el momento para el bloque mexicano. Primero con una canción del mismísimo José Alfredo Jiménez, “Canta, canta, canta”, canción llena de despecho y desamor, seguida de su propia “Despechada mexicana”, también con características rancheras.

null

Se despidió de la primera parte, por supuesto, con más hits como “Me voy”, “Andar conmigo” y “El presente”, célebre por su interpretación en el Unplugged de MTV que ya cumple 14 años. Los músicos se retiraron del escenario, pero el telón no se cerró. Volvieron a hacer frente a la solicitud del público por más canciones, para cerrar finalmente con “Oleada” y “Limón y Sal”, canción en la que se despidió diciendo, antes del cierre de telón: “solo tenerte cerca… Chile, siento que vuelvo a empezar”.

Setlist:
Ilusión
Despedida
Bien o mal
Los momentos
Original
Ese camino
Debajo de mi lengua
Algo está cambiando
Canciones de amor
En tu orilla
Caminar sola
Ya conocerán
Amores platónicos
Dos soledades
Lento
Eres para mí
Mismo amor
Canta, canta, canta
Despechada mexicana
Mis muertos
Me voy
Andar conmigo
El presente

Encore:
Oleada
Limón y sal

X