Killswitch Engage en Blondie: Un regreso demoledor
10 de diciembre 2019.

Por Paulo Domic.
Fotografías por Javier Martínez.

“Veinte años no es nada” decía el gran Carlos Gardel. Dos décadas que pasaron tan rápido, haciendo que una banda “nueva” como se sentía que era Killswitch Engage, ya no lo sea tanto. Al contrario, llegan como consagrados y como clásicos del estilo musical que cultivan. Desde 1999 que los oriundos de Massachussets ofrecen la fuerza de su Metalcore, estilo del que se han vuelto grandes representantes, encabezando festivales y convocando a muchos fans en cada lugar del mundo donde aterrizan. Anoche, volvieron a hacerlo en Santiago de Chile, luego de cinco años alejados de estas tierras, que curiosamente también habían visitado cinco años antes. Así, la historia de este grupo y de nuestro país está marcada por los cincos y sus múltiplos. Vinieron por primera vez el 2009, cuando cumplían 10 años y estaban haciendo la gira de su quinto disco. Una lógica matemática sin ninguna lógica musical, realmente. Es mera coincidencia. Pero como nos quedó gustando lo del número cinco, escribiremos 5 párrafos de aquí en adelante para comentarles la experiencia de anoche.

Primero, cuando Killswitch Engage visita un país, quienes llegan son uno de los más destacados exponentes del metalcore melódico, un estilo musical que a comienzos de los 2000 se erigió como una fuerza con mucho potencial comercial. El principal valor que agregó Killswitch fueron los coros vocales melódicos y la fusión entre hardcore punk y death metal melódico. La receta mágica que posteriormente fue aplicada por muchas otras bandas como Trivium, Still Remains y Avenged Sevenfold, entre muchas otras. Una de las claves de su diferencia cualitativa es la calidad de su cantante, Jesse Leach. Nativo de Rhode Island, a sus 41 años mantiene un tremendo estado vocal, presentando intacta su voz melódica pese a que canta, y muy poderosamente, también con guturales. Algo que, por ejemplo, Phil Anselmo de Pantera no supo cuidar y muy rápidamente perdió su voz melódica. Killswitch Engage no podría darse ese lujo, porque su firma está muy marcada por ese paradigma del uso de voces limpias y gritadas a la vez.

Segundo, cuando las luces se apagan a las 20:05 y comienzan los sones de «The Final Countdown» de Europe, los asistentes se enfervorizaron. La introducción marcó la entrada de Killswitch al escenario de Blondie. Lugar que en un principio pensamos que sería insuficiente para este show, pero que casi a tope de su capacidad acogió cómodamente al público. Considerando su estatus en el mapa del metalcore, que hace 5 años no venían y que en esa oportunidad la cita fue en el Caupolicán, la sensación era que podrían convocar a más gente. No fue así. Lo cual tampoco fue excusa para entregarse por completo al show, que comenzó con un primer jab al mentón con “Unleashed”, corte que también da inicio al último trabajo que lanzaron este 2019, titulado Atonement. La moledora de carne continuó con “Hate by Design” y posteriormente con “The Crownless King”. La respuesta de sus fanáticos fue impresionante.

Tercero, luego de esa primera sección de tres canciones, Leach hizo una pausa para saludar a la gente y para dedicar también palabras de elogio a nuestro estallido social. La respuesta fue inmediata con un épico “el que no salta es paco”. Cabe destacar que el público de Killswitch Engage en promedio debe andar por los 30 años. Definitivamente es un nicho distinto al que vemos en conciertos de metal más clásico. Señal clara de que la segmentación del mercado y los productos específicos existen también en este género, más allá de esa, y probablemente falsa, creencia de que el público del metal suele ser bastante heterogéneo y transversal. Esto tal vez con bandas clásicas, pero en los conciertos que se hacen en Blondie, es evidente que hay perfiles específicos y muy variados de metaleros. Y en ese sentido, que tus fans sean como los de Killswitch Engage, es un real privilegio. La energía, entrega, pasión y como gritan cada canción, es envidiable.

Cuarto, el poder de la banda no da tregua. Y ellos parecen incansables. La guitarra y coros de Adam Dutkiewicz complementaban en forma perfecta la impecable performance de Jesse Leach. Sus coros melódicos y también guturales logran apoyar muy bien a la voz principal, logrando mucha fidelidad al reproducir en vivo lo que plasmaron en estudio. Por su parte, el guitarrista Joel Stroetzel destaca enormemente por sus solos y por conformar junto a Dutkiewicz un tándem muy sólido, y que con el bajo de Mike D’Antonio se vuelven un ejército de alto poder de fuego. Cierra el quinteto la máquina percutora que es Justin Foley. Su desempeño en “The Signal of Fire” es bestial, canción que pegada con “Always” lo hacen la estrella del show por un momento. Solo un momento, porque la estrella total es Jesse Leach, tanto por su perfecta interpretación vocal, como por su imponente presencia escénica e ilimitada energía. Un crack.

Quinto y último, con “This is Absolution” y el clásico “The End of Heartache” que titula uno de sus más aclamados discos, se comenzaba a cerrar una noche de gran reencuentro y derroche de poder musical. Broche de oro con “Strength of the Mind” y el inmortal cover de un clásico de Ronnie James Dio, el mítico “Holy Diver”. Versión original que grabara el cantante Howard Jones de forma magistral, que encuentra total justicia en la interpretación de Jones. Final emocionante para un gran concierto que tuvo como principal adversario el calor que se condensa y moja el piso. Algo clásico ya en Blondie, que sin lugar a dudas tiene una mística especial, sin duda. Más allá de eso, y circunscritos al show de Killswitch Engage, estamos seguros que los 5 años de espera por este quinteto, valieron totalmente la experiencia.

Setlist:
Unleashed
Hate by Design
The Crownless King
My Last Serenade
This Fire
Reckoning
I Am Broken Too
Rose of Sharyn
As Sure as the Sun Will Rise
In Due Time
The Signal Fire
Always
My Curse
This Is Absolution
The End of Heartache
Strength of the Mind
Holy Diver

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X