La Gaviota de Chéjov en el GAM: El teatro tras bambalinas
8 de junio 2017.

Por Tomás Soto.
Fotografías por Centro Cultural Gabriela Mistral.

El Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) constantemente se destaca y caracteriza por contar con grandes espectáculos, en cuanto a exposiciones de arte, música, danza y teatro en todo su esplendor. Por consiguiente, esta no es la excepción, ya que aterriza en sus salas “La gaviota”, obra escrita por el famoso y reconocido dramaturgo ruso Antón Chéjov, adaptada por el director Francisco Albornoz y protagonizada por actores de renombre como Ximena Rivas, Francisco Reyes, Álvaro Morales y Monserrat Ballarin.

Este frío jueves 8 de junio, me tocó asistir a esta obra de la cual había oído hablar debido a la popularidad de su autor, pero que realmente sabía muy poco de ella en sí misma. A solo una función de haberse estrenado, de inmediato me di cuenta del prestigio que tenía su título, debido a que, a pesar de comenzar a las 20:00 horas, parejas, familias, amigos e incluso turistas comenzaban a llenar media hora antes la entrada a la función. Al adentrarme en la sala, noté de inmediato el perfecto estado, buena iluminación e infraestructura del espacio, un punto a favor ya que GAM cuenta con excelente teatro y hace mucho más a gusto los poco más de 90 minutos que dura la función.

Con casi 10 minutos pasada la hora estimada finalmente comienza, con cinco de sus siete actores en escena y cada uno de ellos con un rasgo y personalidad bien destacada, se da paso a esta obra que nos sitúa en una casa de campo. No se menciona exactamente el lugar pero se logra deducir que es en Chile, lo cual es raro ya que a pesar de que todos sus personajes tienen nombres rusos como “Medvedenko” o “Arkadina” y además están constantemente consumiendo vodka y citando frases de la Revolución Rusa, se pueden escuchar ciertos modismos de nuestra esencia y sociedad. Es aquí cuando se nota la adaptación.

La trama y conflicto que nos propone esta obra, a grandes rasgos, es la gran perdida de afecto, emociones y sentimientos que provoca la fama y popularidad, que en este caso es provocada, en la actuación y la escritura. Se interpreta de manera magistral todo aquello que uno a simple vista no puede notar pero que realmente ocurre. La poca comunicación debido al olvido y falta de tiempo que producen las grandes producciones, la frustración al ser bueno en algún área, pero no tener el poder de surgir en esta y la guerra de egos al alcanzar tal nivel de prestigio en algunos personajes.

Como buena producción también cuenta con esos amores imposibles que producen empatía del público hacia la actriz o actor afectado, pero que sirven de hilo conductor para que el espectador no quiera perderse ningún detalle y también esas infaltables situaciones incómodas que tienen como objetivo que no todo sea solo drama y que causan gracia en los asistentes.

Bajo mi punto de vista y opinión personal, esta función no es para cualquier público, sino más bien para aquel que esté dispuesto a adentrarse y darse el tiempo de comprender y masticar bien aquellos mensajes discretos o representaciones que se realizan para interpretar una u otra cosa. Aproveche ya que desde este 7 de junio y solo hasta el 1 de julio podrá disfrutar de la obra y su excelente elenco.

null
null
null
null
null
null
null
null
null

Sobre El Autor

Tomás Soto

Artículos Relacionados

Deja un comentario